La Casa en donde nació el poeta Ezequiel Bujanda

En esta casona nació el poeta y hombre de letras cabudareño Ezequiel Bujanda. Hoy es la sede del Ateneo de Cabudare
Dedico a don Julio Álvarez Casamayor, sin él este hecho estuviera oscuro 
 

Desde el año 1.965 se empezó a confundir donde estaba ubicada la casa donde nació el poeta cabudareño Ezequiel Bujanda.

 
Todo ello por la publicación de un pequeño libro que la familia Bujanda encomendó a Hermann Garmendia con motivo del centenario del nacimiento del gran poeta.
 
Aparece allí una fotografía indicando la supuesta casa de nacimiento. Desde siempre se conoció como “La Bujandera” a la casa que estaba en la esquina de la Avenida Libertador con esquina Simón Planas y que llegaba hasta la calle Santa Bárbara. 
 

La Gota de Leche

 
Esta construcción que estuvo en ruinas hasta la década de los cincuenta, dio paso a otra construcción donde funcionó la Estación de Puericultura, llamada “La Gota de Leche” y en otra parte del terreno se edificó un mercado municipal.
 
Luego es sede del Sindicato de Trabajadores del Concejo Municipal hasta que es cedido para el funcionamiento del Ateneo de Cabudare.
 
Hoy el terreno completo tiene al Ateneo de Cabudare, la Biblioteca “Héctor Rojas Meza” y al Archivo Histórico Municipal. 
 
Fue construida por Miguel Bernal y el valor de la cerca lo puso su esposa Asunción Ponte de Bernal, como aparece en el testamento del Juan de Ponte (Cabudare el 30 de enero de 1.834). Después el señor Bernal la vende según documento del 5 de marzo de 1.865 a la señora Carolina Hernández Quintero.
 

Su asiento

 
Sus linderos son: “Por el este casa y solar del ciudadano Policarpio Rivero (hoy familia Pérez Escalona) calle transversal de por medio (hoy calle Simón Planas). Poniente: Casa y solar pertenecientes a herederos del ciudadano Carlos Parra (hoy solar al lado del Ateneo); Norte: Calle Santa Bárbara; Sur: La referida calle principal que es su frente (hoy Avenida Libertador).”
 
En 1.890, el señor Clemente Hernández se la compra por Bs. 4.800 a la señora Carolina Hernández viuda del Doctor Pablo Bujanda. La escritura se registró en Cabudare el 5 de Septiembre de 1.895.
 
Otros dueños fueron: Ramona Ponte de Bastidas en 1.913, el Presbítero Arquímedes Torres en 1.916, Benjamín Orejuela en 1.917, el General Emilio Rivas en 1.919 y en 1.931 los señores Alfredo Rivas y E. Chirinos Lares, en 1.940 Ramón Perdigón y en ese mismo año las Hermanas Terán.
 
En 1.945 la compra don Mariano Yepes Gil que la dona a perpetuidad a la municipalidad del Distrito Palavecino. Con esto se demuestra donde existió la casa conocida como “La Bujandera” que era propiedad de la familia Bujanda Hernández y donde nació el poeta Ezequiel Bujanda el 25 de julio de 1.865.
 
La otra casa, que estuvo al lado del Ateneo de Cabudare, pertenecía en 1.841 al señor Carlos Parra. En 1.890 era de los herederos de Francisco Cárdenas y la señorita Dolores Parra, en 1.916 era de Blas Antonio Gadea, quien la compró al señor Rafael Parra Díaz el 11 de noviembre de 1.916.
 
Los linderos de esta propiedad, para esa época eran: “Naciente casa y solar que fue de la señora del Doctor Pablo Bujanda, después de la señora Ramona Ponte Bastidas y que hoy es de Benjamín Orejuela; poniente casa y solar del señor Pompeyo Valbuena; norte calle Santa Bárbara; y sur, que es el frente de la calle real o de San Juan Bautista” (hoy Avenida Libertador). Subrayados nuestros.
 
En 1.920, era de Antonio Piñero. En 1.970 de sus herederos. Hoy, apenas queda parte del frontis y con el terreno vacío. Perteneció al Doctor Amado Gudiño. Hoy cedido para la consolidación y crecimiento del Ateneo de Cabudare.
 
Nunca la familia Bujanda Hernández adquirió la casa de la foto que Garmendia colocó en su libro de 1.965, lo que confirma que en el terreno donde está el Ateneo de Cabudare que históricamente fue llamada “La Bujandera” nació el poeta Ezequiel Bujanda, del cual celebramos este 25 de Julio el Sesquicentenario de su nacimiento.
 
Esta verdad se debe a la perseverancia de don Julio Álvarez Casamayor con su estudio sobre la tradición de la Bujandera. Su constancia hace que la luz de la verdad resplandezca. Un abrazo Coronel.
 

Américo Cortez

Cronista de Cabudare

 

COMENTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *