El suicidio del presidente de Yaracuy

Daniel Navarro Petit
Escritor e investigador
@ElJournaldeDani

Este trágico suceso conmocionó a la capital yaracuyana en el año de 1929, cuando su presidente Severiano Giménez se quitó la vida en la casa presidencial.


Don Severiano Giménez Giménez era yaracuyano de nacimiento, hijo de Joaquín Giménez y Juana Giménez quienes trajeron al mundo a cinco hijos, tres hembras y dos varones, siendo el mayor de ellos el General Juan Victoriano Giménez, quien también fue presidente de Yaracuy, pero murió trágicamente en ejercicio de sus funciones en el año 1923. 

Severiano Giménez, presidente del estado Yaracuy desde 1927 hasta 1929 cuando se quitó la vida. Foto: Centro de historia del estado Yaracuy.
Severiano Giménez, presidente del estado Yaracuy desde 1927 hasta 1929 cuando se quitó la vida. Foto: Centro de historia del estado Yaracuy.

Para el año 1927, don Severiano reemplaza al General José Antonio Baldó Raldíriz, cuando este es puesto al frente de la presidencia del estado Trujillo, por órdenes del General Juan Vicente Gómez. Severiano aportó inteligencia y carácter al estado Yaracuy, fue organizador de exposiciones agropecuarias y de las festividades patronales del mes de mayo, es por esto que el recinto donde se hacían las magníficas y recordadas exposiciones de las Ferias de Mayo, lleve su nombre.

General José Antonio Baldó Raldíris, presidente del estado Yaracuy, Carabobo, Portuguesa y Trujillo. Foto: Rosalbo Bortone Baldó.
General José Antonio Baldó Raldíris, presidente del estado Yaracuy, Carabobo, Portuguesa y Trujillo. Foto: Rosalbo Bortone Baldó.

Lamentablemente se suicidó en pleno ejercicio de su mandato presidencial con un revólver calibre 38, el cual introdujo en su boca acabando con su vida la madrugada del lunes 12 de mayo de 1929 en la casa presidencial de San Felipe, ubicada en lo que es hoy la Zona Educativa en la avenida Libertador. Tras el hecho lamentable fue sustituido por el General Félix Galavís quien acompañó y encabezó las ceremonias pertinentes al funeral de Giménez. Sus restos fueron velados en capilla ardiente en una casona de San Felipe ubicada en la cuarta avenida entre calles 14 y 15 y sepultado en el Cementerio de San Felipe, actualmente el Cementerio Municipal de Independencia, donde se le construyó su tumba con los más finos materiales traídos de Europa.

Mucho antes del suicidio de Giménez, un fuerte alzamiento en armas ocurrió en Portuguesa y dicho alzamiento estaba comandado por el General José Rafael Gabaldón Iragorri y otras personas descontentas a la dictadura. Presuntamente Gabaldon estaba conectado con Severiano Giménez para derrocar a Juan Vicente Gómez, pero Gómez ya se había enterado de dicho complot. El dictador poseía una red de inteligencia que lo mantenía informado de todos los movimientos, en especial los de en su contra. 

General José Rafael Gabaldón. Uno de los principales luchadores en contra de la dictadura de Gómez. Foto: Luis Barragán
General José Rafael Gabaldón. Uno de los principales luchadores en contra de la dictadura de Gómez. Foto: Luis Barragán

El día del suicidio, Severiano recibe un telegrama de parte de Gómez, donde le ordena comandar una tropa hacia Portuguesa para enfrentar al supuesto conspirador y lo designa presidente del mismo, Gómez había tomado la decisión de hacer cambios en las presidencia de los estados amenazados por el alzamiento. 

Esa noche Severiano lo traicionaron los nervios y la desesperación, debido a que ya había sido descubierto de aquel complot de derrocar al Benemérito, además iba a enfrentar a Gabaldón con quien supuestamente pactaba, es por esto que decidió quitarse la vida antes de ser atrapado y recibir castigo por parte de Gómez, los cuales que eran bastantes crueles para la época. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *