Evangelina García Prince al desarrollo cultural del país

 

Freddy Torrealba Z
Escritor e investigador

ANTES DE 1975 imperaba en el sector cultural del país el empirismo. espontaneidad y la improvisación al desarrollar planes de trabajo, por la falta de personal capacitado académicamente. En 1975, durante el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, es fundado en Caracas el Centro Latinoamericano y del Caribe para el Desarrollo Cultural (CLACDEC) por iniciativa de la doctora Evangelina García Prince (La Guaira, 1934 – Caracas, 2019)


El CLACDEC vino a suplir el vacío existente con unos estudios de primera, serios y excelente calidad apuntalados en un moderno pensum de estudio y un personal docente altamente calificado. El CLACDEC funciona adscrito al CONAC y la Presidencia de la República indicativo de su alta jerarquización institucional. Este tipo de estudios provienen de Francia donde se desarrollan desde los años 50 del siglo pasado con el objetivo de llenar el tiempo libre de la ciudadanía. En el país galo se les aprecia y reconoce académicamente por su integración a la vida en sociedad.

Ello lo facilitaba el auge petrolero que también trajo el CONAC, el Centro Latinoamericano de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (CELARG) y el Plan de Becas Mariscal Ayacucho con el que centenares de estudiantes venezolanos estudiaron en los más avanzados centros de enseñanza del exterior. Eran las expresiones de una gestión gubernamental que invirtió en el sector clave de la educación con visión de amplitud y futuro. Tiempos de la masificación de la educación con calidad sin el dañino dogmatismo ideológico y político que excluye a quien no comulga con su feudal catecismo de verdades preestablecidas.

Una institución precursora 

En ese momento su prioridad en Venezuela era la capacitación de personal en esa área de la administración pública. Para ello se le dota de herramientas, capacidades y destrezas para su debido desempeño y darle a la vez rango profesional más allá de un simple oficio. En ese sentido el CLACDEC pone en marcha un pensum de estudios en 3 niveles, a saber:

  • Animación sociocultural
  • Coordinación de los servicios culturales
  • Administración y Planificación Cultural

En su diseño participa un equipo interdisciplinario encabezado por Evangelina García Prince, quien se encarga de pulir el más mínimo detalle. Se trataba de una de sus mayores obras profesionales y aporte al desarrollo del país en el contexto del gobierno de CAP.

Su línea de trabajo contemplaba: “La formación de personal para la acción cultural institucionalizada, para los servicios culturales y aún para el ordenamiento más productivo de las iniciativas espontáneas de las comunidades, es un proceso complejo, que sólo muy recientemente se ha iniciado en América Latina y el Caribe y en el que Venezuela ha sido pionero, con la creación del Centro Latinoamericano y del Caribe para el Desarrollo Cultural (CLACDEC)”


Doctora Evangelina García Prince

 

Su filosofía establecía la democratización del hecho artístico y cultural. Así pues, la enseñanza-aprendizaje de conceptos e instrumentos teóricos y prácticos estaba orientado a “facilitar y estimular la participación de los diversos sectores de la población en los procesos de desarrollo cultural integral”.

Se trata de la cultura vinculada al desarrollo histórico y la naturaleza social del hombre y la sociedad con su visión práctica y teórica del fenómeno a la vez. En este campo de los estudios e investigación Venezuela y México son países modelo en América Latina. México es uno de los pocos países en producir un “Manual de promoción cultural” que conozcamos, escrito por Guillermo Marín.

Excelencia educativa

Cada programa del CLACDEC constaban de casi 200 horas de clases equivalente a un diplomado. Eran lo que académicamente se denomina estudios de avanzada. Entre sus docentes figuran el humanista y escritor Domingo Miliani, Michelle Arias, experta en museología, Jorge Cáceres, docente de la UCV y una autoridad en Metodología para la investigación, Daniel Andueza, Antonio Briceño y el poeta Agustín Callejas Vieira, coordinador de la Página Literaria del diario El Impulso, quien expuso en una conferencia la relación entre literatura, cultura y filosofía. Los módulos de estudio constaban entre 14 y 16 horas. Metodología para la investigación y Análisis y redacción de proyectos culturales eran los más extensos con 21 horas. El alumno debía presentar un proyecto en el área como requisito para aprobar la materia.

Las labores de formación educativa del CLACDEC se hicieron presentes en lo sucesivo en las principales ciudades de la República. En Barquisimeto fueron impartidos varios de sus programas, talleres, seminarios y conferencias de actualización y reciclaje. Esto orientado por la égida de una filosofía democrática y plural de la gestión cultural sin dogmatismos ideológicos o políticos. Es tal vez una de sus mayores fortalezas que siempre inspiraron a su creadora. Una educación de primera por su calidad muy alejada de las falsas y demagógicas ofertas del populismo y socialismo del siglo XXI dados al forjamiento de empíricos con título. En el CLACDEC el alumno demostraba lo que aprendía con trabajos escritos o exposiciones orales en clase. Ello indica lo exigente de dichos estudios.

Algunos de sus alumnos procedían de algunos países del continente americano bajo el régimen especial del disfrute de una beca. Sus servicios de formación y asesoramiento fueron requeridos en otras latitudes por lo novedoso y evidente calidad.

Una incansable trabajadora cultural

Su fundadora Evangelina García Prince dictaba las materias Desarrollo Cultural y Comunicación Social. La cultura la concebía como un instrumento para el bienestar y desarrollo del hombre en sociedad lo cual siempre recalcaba en sus clases. A esa mujer daba gusto escucharla por el dominio de la variedad de temas que abordaba. Esta antropóloga y socióloga, nativa de la Guaira, fue una firme defensora de los derechos de la mujer, docente universitaria en la UCV, dirigente política de Acción Democrática, senadora, funcionaria de la ONU y experta mediadora de conflictos internacionales, entre estos el de Centroamérica. Se desempeñó como Ministra de la Mujer y directora de la revista especializada en comunicación Órbita. Una de sus mayores preocupaciones era la organización de los trabajadores del sector en defensa de sus derechos, de lo cual hablaba en sus clases.

Entre 1979 y 1980 cursamos estudios en esta institución precursora en esta especialidad del sector cultural que antecedieron a las actuales escuelas de arte de las universidades. Esos estudios nos proporcionaron una sólida y reconocida capacitación para la promoción, investigación y gerencia sociocultural.

Foto de portada: Años 70, programa “Mesa Redonda” (Venevisión) con  la periodista Marianella Salazar (Centro) y las invitadas Elia Borges de Tapia y Evangelina García Prince, líderes del partido AD

REFERENCIAS
Prospecto explicativo del CLACDEC. Multigrafiado. Caracas. Venezuela. Abril de 1979

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *