Mayra Martí ofrendó un ramillete de canciones a la UCLA

 

Juan José Peralta
Periodista

Aquel diez de enero de 1970 la sorpresa fue mayúscula cuando Oscar Martínez anunció la ganadora en el renglón femenino del II Festival de la Voz de Oro de Venezuela, ante una emocionada multitud reunida en el anfiteatro del complejo ferial de Barquisimeto. Envuelta aún en los furores y las alegrías del Año Nuevo, la ciudad celebraba la IV Feria de la Divina Pastora, programada entre los días 3 al 11 de ese mismo mes, como ambiente de fiesta para recibir la visita de la patrona sentimental de los larenses en su tradicional peregrinación de los 14 de enero desde Santa Rosa.

Con pancartas y pitos, gritos y aplausos, la concurrencia aupaba a sus artistas favoritos mientras el animador anunciaba la decisión del jurado presidido por el periodista Gustavo Carmona, entonces director de El Impulso y el presidente del evento, el periodista José “Cheché” Cordero.

Entre un selecto y respetable grupo de consagradas estrellas nacionales de años en el espectáculo como Lila Morillo, Mireya Delgado, María Teresa Chacín y su hermana Rosa Virginia, Estelita del Llano, Raquel Castaños, Myriam Tamayo, Olga Teresa Machado y Noemí Berlaty, entre otras, una muy joven portocruzana llamada Mayra Martí había ganado con el tema “Ya sé”, de la compositora barquisimetana Lesbia Delgado. Los arreglos fueron de Atilio Ferraro y José Gay dirigió la orquesta de 40 músicos.

El segundo lugar lo ocupó María Teresa Chacín con el pasaje “La paraulata”, de Juan Vicente Torrealba y el tercero, Raquel Castaños con el “Himno al amor”, de Frank Vale.

Alfredo Sadel, quien en la primera edición del festival había ocupado el tercer lugar después de una polémica participación lograda por decisión cautelar de un juez, ganó en el renglón masculino con su tema “Aquel cantor”, arreglado y dirigido por José Gay. En el segundo lugar quedaron empatados Luis D’Ubaldo y Héctor Murga. Muchas historias faltan por contarse de aquellos festivales dorados.

Ya era conocida

Mayra Martí ganadora del premio en una foto inédita de Igor Salazar

La muy joven Martí no era una desconocida pues el año anterior había obtenido el Guaicaipuro de Oro, prestigioso premio de farándula y había impuesto en el Hit Parade de Venezuela el tema Elevación que la había catapultado al primer lugar de aceptación nacional. Ya había obtenido segundo lugar en 1967 en el III Festival de la Canción Popular Venezolana y ganadora al año siguiente del IV Festival de la Canción del Niño junto a otros premios de significación.

Había debutado en 1966 en el programa del afamado Numero Uno de la Televisión, Renny Ottolina y en Barquisimeto ya era familiar su figura, su voz, su arte, en frecuentes presentaciones en el programa dominical del inolvidable locutor Abraham Jiménez, transmitido por la radio regional las tardes de los domingos desde el Círculo Militar y más tarde desde la Hostería El Obelisco.

En el Alma Mater

Estas historias vuelven a la memoria porque el pasado 28 de septiembre, en ocasión de celebrarse los 56 años de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, el Auditorio Ambrosio Oropeza sirvió de escenario para disfrutar del talento de Mayra Martí en la Serenata “Alba de Luz” ofrecida a nuestra Alma Mater, institución que aprovechó la ocasión para otorgarle la Medalla Institucional como reconocimiento a su carrera artística y sus méritos profesionales de juez penal y docente universitaria.

El acto protocolar comenzó con la lectura de la resolución del otorgamiento por el consejo universitario de la Medalla Institucional, la entrega de pergamino con el texto y la imposición por la rectora Nelly Velásquez, quien reconoció en la homenajeada el privilegio de nacer con una virtud que trascendió fronteras. “Hay una luz infinita que proviene de esa canción Elevación y seguirás mirando al cielo, no solo por el consuelo, sino por esa gloria que Dios te brindó de ser una artista reconocida”.

Medalla institucional

Contó el periodista César A. Crespo que “visiblemente emocionada y con algunas lágrimas que recorrieron su rostro, Mayra Martí agradeció el gesto de la universidad, reconocimiento solamente otorgado antes a seis personalidades del ámbito universitario, que aseguró recibir con el mismo cariño que la gente de la ciudad le ha demostrado siempre” y que esta medalla institucional otorgada por “la Universidad más prestigiosa del estado Lara” significa mucho para ella, al tiempo de reconocer a Barquisimeto donde ha recibido las mayores muestras de afecto, desde sus presentaciones en el Círculo Militar y en el festival donde obtuvo el premio de “La Voz de Oro”, cuando apenas era una adolescente.

Mayra Martí, como la bautizara hace más de cuarenta años su padrino artístico Mario Suárez es también abogado, con posgrado en Criminología y doctorado en ciencias, mención Derecho. Moira Elisa Martínez Álvarez por su nombre de pila, ha ejercido como juez penal y docente universitaria, también comentado por ella para explicar su ausencia  de los escenarios por varios años.

Esto no le ha impedido llevar su espléndido tono de voz, su afinación y brillo por varios escenarios del mundo, veinte producciones discográficas y presencia permanente con la Orquesta Típica Nacional como enamorada de nuestra música.

Contó que buscaba una canción para completar un disco y se presentó Gilberto Mejías Palazzi y le encantó el tema muy apreciado en la ciudad como una alegoría: Guitarra Larense y de inmediato lo grabó.

Acompañada por un grupo de maestros de la universidad dirigidos por el guitarrista Alexis Meléndez, Mayra Martí desplegó un ramillete de canciones en un recorrido de piezas musicales que identifican a las distintas regiones del país como Mujer barcelonesa, Guitarra larense, Brisas del Torbes, Apure en un viaje, Quinta Anauco, Viajera del río y su emblemático tema Elevación, “deleitando durante más de una hora a los presentes quienes vibraron y sintieron en lo más profundo cada una de sus interpretaciones”.

Fotos: Lcda. Andreyna Perozo

Para el recuerdo Elevación, letra de Manuel Osorio Calatrava, música Josefa Almenar de Arreaza

COMENTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *