Potosí la “Atlántida” venezolana

Daniel Navarro Petit
Investigador y escritor
@ElJournaldeDani

Así como Grecia, Egipto, China y otros países más, tienen ciudades perdidas bajo océanos y ríos, en Venezuela también tenemos un pequeño pueblo sumergido, que en los últimos años ha quedado al descubierto


Potosí, pueblo pequeño perteneciente al municipio Uribante, ubicado en el estado Táchira en Venezuela. Fue fundado a mediados del siglo XIX, dado al auge del café y la expansión agrícola, su nombre deriva dada a la similitud con el poblado mexicano, lugar de gran importancia en épocas coloniales, por ser un centro minero.

Iglesia de Potosí y la Plaza Sucre. Fotografía: archivo web

Dentro de las verdes montañas del Táchira, se alza a unos 1.185msnm el pueblo de Potosí, donde todo era tranquilo en sus angostas calles de piedra que dibujaban perfectamente la cuadrícula donde se ubicaba la iglesia San Isidro Labrador y la pequeña plaza en honor al Mariscal Antonio José de Sucre. El lugar contaba con lo necesario para su población, un almacén, dispensario, escuelita y prefectura, sobre todo de unas lindas casas coloniales de grandes ventanales y puertas de madera con sus techos de tejas.

Para el año de 1984 bajo la presidencia de Luis Herrera Campins, se da inicio a la construcción de la represa hidroeléctrica Uribante – Caparo, un megaproyecto que borraría por completo del mapa a este poblado (cabe resaltar que el poblado no tenía tendido eléctrico). Potosí, es uno de los 5 pueblos que fueron inundados intencionalmente como medida de presión para que los pobladores abandonaran el lugar, pero muchos estaban aferrados a quedarse en sus casas, en sus tierras, en su pueblo donde nacieron, pues se negaban abandonar su hogar. Ya muchas familias habían tomado camino a los pueblos aledaños, con ellos llevaban sus pocas cosas y hasta sus animales, para así donde fueran ubicados, empezarían una nueva vida, sin embargo, el gobierno al ver que algunos pobladores se negaban a marcharse, les prometió no solamente reubicarlos sino regalarles casas. El pueblo quedó vacío y ya estaba unos metros inundado.

Habitantes de Potosí abandonando su pueblo. Fotografía: archivo web

Debido a la sequía producida por el Fenómeno “El Niño” en el año de 1998, el nivel del embalse disminuyó y dejó ver parcialmente una parte del cementerio y el campanario de la iglesia que en principios de los años noventa, varios campesinos decidieron elevar la cruz de la iglesia unos 2 metros para que pudiera apreciarse cuando el embalse estuviera en su máxima capacidad. Nuevamente para el año 2003 la iglesia se mostraba casi en su totalidad, pero no es hasta el 2010 cuando se dejó ver por completo las ruinas de lo que un día fue Potosí.

Hoy en día el lugar es visitado por numerosas personas, ya que se convirtió en un atractivo turístico, el pueblito de Potosí emergió negándose a morir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *