Shirley Radio, los atisbos de ruptura con el periodismo reflejo

Freddy Torrealba Z.
Escritor e investigador

Desde el momento de la aparición de la radio en Venezuela, el 23 de mayo de 1926, la misma ha padecido de una lamentable deformación en su género periodístico. Ésta ha sido un espejo de las noticias de los periódicos, la televisión y ahora la variedad de plataformas digitales, entre éstas la multimedia. Un medio desprovisto de producción propia, identidad particular y definida como instrumento informativo


Por ente, la evolución del periodismo radial en Venezuela ha sido muy lenta quedando anclado en el pasado con métodos artesanales de trabajo y formatos arcaicos como el radio periódico. Ello por la marcada ausencia de actualidad que lo hace atemporal conocido como periodismo reflejo.

Se trata de una deformación en las labores informativas de la radio que en Estados Unidos duró 18 años cuando fue solventada tras los aportes hechos por el creador del género Edward R. Murrow.  Entonces este periodista de la CBS superó aquel molde informativo conocido como revistas de prensa con lecturas de las noticias de los periódicos por el locutor de guardia.

Rompiendo esquemas

Así resulta grato y alentador la emisión de un espacio como Shirley Radio. Un innovador programa conducido al micrófono por la periodista Shirley Vergnagy en el formato de revista informativa de 6:00 am a 9:00 am desde Caracas por Onda La Superestación del Circuito Onda. El mismo es transmitido a la vez por 13 emisoras en el interior del país, entre éstas Onda 104 FM en Barquisimeto.

Cuando se planea un programa radial uno de las primeras incógnitas a despejar es el del contenido que debe ser lo suficientemente envolvente para atraer al oyente. Se trata de copar   un amplio lapso de 3 horas. La radio hay que hacerla interesante al oído. Máxime en este mundo actual de la comunicación digital en que es carrada la competencia con la multimedia y las redes sociales.

Ello se logra con contenidos de calidad y el empleo a fondo de su riquísimo lenguaje sonoro como lo son la voz, música, efectos y el silencio. En ese sentido la emisión analizada cumple con dichas exigencias. Tengamos presente que estamos en un país cuyos habitantes tienen marcados hábitos televisivos para entretenerse e informarse ocupando la radio un lugar secundario.

Por el significado (contenido) y significante (forma) comunicacional apreciamos que no transmiten   lecturas de los periódicos. Así pues, exhibe una alta proporción de la forma por el empleo de micro formatos radiales presentes pocas veces en la radio venezolana. No incurren en las falsas ofertas de ciertos programas, los cuales anuncian abundancia de noticias, pero no cumplen.

Éste al contrario   se diferencia por la atractiva forma más un contundente y preciso   contenido. La palabra es su fuerte combinada con música en disco que desarrollan durante la mañanera jornada. Es evidente el predominio del lenguaje lingüístico sobre el extralingüístico.

 Se trata de un programa en el formato largo de 3 horas en el estilo de revista y estructurado con varias secciones o micros. Cuando se le escucha, en las primeras de cambio, se percibe que no es uno más de los que proliferan en la radio venezolana a esa hora en los cuales lo común es la repetición de esquemas. Magazines, con ausencia de imaginación para comunicar al oyente, es el pan diario en el medio.

Esta situación nos lleva afirmar que bastaría con poner en antena uno solo sin que se note el cambio pues el contenido de estos es el mismo: las revistas rutinarias de prensa con noticias desactualizadas de hace más de 24 horas. Complicado además por falta de la necesaria actualidad radiofónica y su ajuste a los códigos particulares del medio de las ondas como lo son brevedad y sencillez.

No estamos ante una fatigosa, desactualizada e insustancial caravana de titulares y leads de prensa sino al contrario la invención de una agenda propia que marca la pauta a la hora de su transmisión. Para hacerlo recurren a las voces protagonista de la noticia. Se trata de una innovadora técnica que realza el rico lenguaje radiofónico que incluye la palabra oral. Una ágil y adecuada manera de dirigirse al sentido del oído que requiere unas reglas al consumar esa labor por parte del productor y el ancla del espacio. El reto de saber comunicar información por radio con su propio estilo.

El mismo se enmarca en el género informativo que ha evolucionado hacia la opinión y el comentario a la vez con un conjunto de formatos prácticamente inexplorado o subutilizados en la radio venezolana. Entre otros citamos el flash o extra echados al cesto del olvido cuando de informar se trata mientras es ampliamente explotado por CNN y la radio colombiana.

Formatos breves

En radio un género es un discurso original y fundacional como la información, entretenimiento, cultura, propaganda y publicidad. Mientras que un formato representa un modelo de programa planificado y sistemático con una reducción de la improvisación. Los esquemas y guiones suplen así los riesgos de la improvisación, la cual necesita de dominio y experiencia de quien la ejercita.

En Sherley Radio el tema de presentación y la cortinilla son un tambor y fagote que suenan con fuerza al comienzo a manera de anuncio.  Eso recuerda a los anunciadores de noticias que en Venezuela acudían a las plazas durante el siglo XIX conocidos como “el Propaganda”. Ese recurso para informar al aire libre con la palabra oral fue usado por los liberales durante la Guerra Federal en un país con 90% de analfabetismo. El mismo suscita expectativa en el escucha.

El programa se sostiene programáticamente en breves secciones o micro formatos que lo tornan muy ameno y digerible al captar de inmediato el interés de la audiencia, precisamente la razón de ser y objetivo de una producción radial. Estos segmentos son muy ágiles y atractivos, la garantía de su pegada y éxito.

A esa hora la mayoría de periodistas y locutores de las otras radios realizan las tradicionales lecturas de los diarios impresos. Estos fragmentos tienen una duración de 30 segundos, un minuto o más de un minuto. Una labor que requiere paciencia y laboriosidad de un trabajo en equipo en lucha contra el implacable factor tiempo que impone la radio.

Estos lacónicos espacios son: Menú del día, El tiempo, Datos económicos, El país en cifras, La protagonista del día, Frases que son noticias, Agenda del día, Lo más viral, Personaje del día, Micrófono abierto, Meza país, El tablero (deportes), Espectáculos.

En su casi totalidad son empleadas voces en ráfaga algunas y otras más largas que deslizan un retrato sonoro, como lo denominan en Radio Exterior de España en sus informativos. Los mismos son una evidencia del conocimiento y práctica de la técnica radiofónica y de valores estéticos que desde luego lo convierten en un diversificador de las formas de informar.

De tal manera que manifiestan desbordante imaginación. Las noticias las presentan con una corta entrada en texto que sigue con la voz de la fuente a manera de un retrato sonoro. Las entrevistas son generalmente informativas y otras veces de profundidad las cuales exploran la vida del entrevistado.

Las entrevistas efectuadas por Shirley Vergnagy sobresalen por lo grato dado que no incurre en el error frecuente de ejecutar un riguroso interrogatorio al igual que interrupciones inoportunas que desconcentran al oyente en lugar de enfocarlo en el tema tratado. Ella es oportuna, discreta, comedida pero también atrevida cuando tiene que serlo. Es suave en el trato, pero enérgica en el asunto. Sin duda, sabe navegar en ese oleaje de la entrevista con el requerido tacto. Conoce y domina el arte de saber preguntar sin ser inquisitorial, pero muy indagadora.

Se agrega además la entrevista a la que algunas veces complementan con música, otro elemento del lenguaje radial. A partir de una canción lanza la pregunta suscitando recuerdos, alegría, tristeza, temor, reflexiones u otras sensaciones. También ponen a cantar al invitado para desde ese hecho preguntar.

Es algo poco visto en nuestra radio, pero que retoman muy ingeniosamente. En Caracol Radio de Colombia emiten un programa sabatino llamado Banda Sonora en el cual la música es el protagonista y punto de partida de la entrevista.

La de Vergnaig es una voz informativa apuntalada en la serenidad que transmite la exigida credibilidad, seguridad y veracidad de la noticia abordada. Esos objetivos los logra con el tono pausado, armónico timbre, clara sonoridad y adecuada modulación de la voz cuando está ante el micrófono. Indudablemente sabe sacarle provecho a la misma al imprimirle el debido brillo sonoro del buen orador. 

Por su tipo los programas monologados son los más frecuentes en la radio venezolana siendo su mayor riesgo el aburrimiento del oyente que los soporta n lugar de disfrutarlos. Curiosamente el espacio escapa del mismo por el certero uso que de la voz hace su conductora en el lapso de 3 horas.

Cabe señalar que por lo general no es suficiente disponer de una excelente voz para lograr el éxito de un programa. Formalmente representa una audición de máxima producción y contenido en el exigente género informativo en que por lo común se llena el tiempo con la tradicional lectura de periódicos.

Dinámica y refrescante comunicación

Así tenemos que en estos más de 90 años de la radio venezolana han proliferado las revistas o magazines. Se trata del formato preferido por los estudiantes de comunicación social al momento de emprender un programa, confeccionado casi siempre con música y palabra. No obstante, este magazine de Shirley Vergnagy presenta unas condiciones que lo hacen fuera de serie.

Es un troqueador de paradigmas por su originalidad, creatividad, agilidad, temporalidad y amenidad que llama la atención del escucha para atraparlo. Una audición renovadora de ese modelo radial. Su equipo productor le busca la vuelta a la noticia para consumar frescas versiones a manera de actualizaciones prolongadas. Evaden resueltamente esa larga caravana de escritos de los impresos que presentan lo sucedido el día anterior.

El espacio apenas registra el principal titular que ha sido tendencia en ese lapso. Allí radica su novedad y actualidad que distinguen a la radio. En ese sentido nada contra la parasitaria corriente del periodismo reflejo que niega la inmediatez y actualidad propias de la radio.

Un comentario en “Shirley Radio, los atisbos de ruptura con el periodismo reflejo

  • el 16 septiembre, 2020 a las 7:49 pm
    Permalink

    Un trabajo novedoso con profundidad y metodología investigativa
    Además precisa lo que es realmente el periodismo por radio.
    Felicitaciones al autor que se mueve entre la historia y el periodismo.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *