Cristóbal Palavecino Liscano. 203 años de su fallecimiento

 

Yolanda Aris
Cronista Oficial del Municipio Palavecino
www.cronistaoficialdepalavecino.blogspot.com

     NACIÓ EN CABUDARE. No hay mayor información sobre su nacimiento. Casó con María Candelaria Pino. Sus hijos María Encarnación, María del Carmen, María Candelaria, y José Cristóbal.  Fue un militar con el grado de Comandante que participó en la lucha independentista. Murió en el pueblo de Cuiloto, Colombia, en  febrero de 1817.  Figura entre los próceres de la independencia.


     Después de con­for­ma­da la Jun­ta Supre­ma el 19 de abril de 1810, el Mar­qués del Toro fue nom­bra­do Coman­dante del Ejérci­to de Occi­dente y debido a que las Provin­cias de Coro y Mara­cai­bo desconocían la legal­i­dad de la Jun­ta Supre­ma, real­izó una expe­di­ción entre octubre y noviem­bre de ese año, hacia Coro y Mara­cai­bo, para que reconocier­an  esa autori­dad y apo­yaran  las ideas repub­li­canas. Lle­ga así a  Bar­quisime­to, y entre los que se anexaron a su ejérci­to, está Cristóbal Palave­ci­no. El inten­to del Mar­qués fra­casó, dejan­do esas provin­cias, bajo el con­trol colonial.

     Sin embar­go, el 5 de julio de 1811 se declaró la inde­pen­den­cia de Venezuela del dominio  español y se dio ini­cio a la Primera Repúbli­ca. Cristóbal Palave­ci­no per­maneció en Cabu­dare desar­rol­lan­do una  guer­ra de guer­ril­las con­tra las fuerzas monárquicas.

     El real­ista Domin­go Mon­teverde llegó a Coro en 1812, para restau­rar el orden,  ante la renun­cia del Capitán Gen­er­al Juan Vicente Emparan, el 19 de abril de 1810, e ini­ció  en mar­zo,  la recu­peración del ter­ri­to­rio vene­zolano para la monar­quía españo­la.  Avanzó des­de Coro some­tien­do a  Siquisique, Bobare y Caro­ra, pero antes de lle­gar a Bar­quisime­to, ocur­rió el ter­re­mo­to del 26 de mar­zo de 1812, que destruyó las prin­ci­pales ciu­dades patri­o­tas. Entró a Bar­quisime­to el 7 de abril sin resisten­cia, pero por la can­ti­dad de muer­tos, decidió insta­larse ese  día en Cabu­dare, donde per­maneció has­ta medi­a­dos  de ese mes.

     Mon­teverde emprendió una políti­ca de per­se­cu­ción, ter­ror, expropiación de bienes y cár­cel, con­tra todos los que habían apoy­a­do al Mar­qués del Toro, a la causa repub­li­cana e inde­pen­den­tista y a las ideas patri­o­tas en estos espa­cios geográ­fi­cos. Nom­bró al Alférez Real Juan José de Alvara­do, Teniente  Jus­ti­cia May­or, quien sometió a juicio a su pro­pio her­mano Domin­go de Alvara­do, por haber suscrito la declaración de inde­pen­den­cia que dic­tó el ayun­tamien­to de Bar­quisime­to el 18 de mayo  1811, y como diputa­do al Con­gre­so Nacional de 1811, haber fir­ma­do la Con­sti­tu­ción aproba­da ese año;  envián­do­lo pre­so a Puer­to Rico donde murió.  (Lino Irib­ar­ren Celis. La Guer­ra de Inde­pen­den­cia en el esta­do Lara. p. 115). 

      Debe recor­darse, que el Ayun­tamien­to de la Provin­cia de Bar­quisime­to, en rebe­lión con­tra el dominio colo­nial y a favor de la Repúbli­ca, había suscrito el 6 de mayo de 1810, su apoyo a la recién crea­da Jun­ta Supre­ma de Cara­cas, sub­or­dinán­dose en lo políti­co, mil­i­tar y admin­is­tra­ti­vo. En junio de 1810, se le había dado apoyo al Ejérci­to Expe­di­cionario del Mar­qués del Toro,  y muchos se habían incor­po­ra­do a su ejército.

       Además, había declar­a­do la Inde­pen­den­cia, el 18 de mayo de 1811, dos meses antes que Cara­cas; es decir, que había un cli­ma, un  sen­timien­to y una men­tal­i­dad en gran parte de la población, que apoy­a­ba las ideas de lib­er­tad e inde­pen­den­cia. Esa actuación fue cas­ti­ga­da por Mon­teverde, quien final­mente, logró la capit­u­lación de Fran­cis­co de Miran­da, el 25 de julio de 1812, y asum­ió la Cap­i­tanía Gen­er­al, perdién­dose la I República.


    


Medi­ante la Cam­paña de Ori­ente, empren­di­da por San­ti­a­go Mar­iño y otros, ini­ci­a­da en enero de 1813, y  la Cam­paña  Admirable lid­er­a­da por Simón Bolí­var, des­de mar­zo de ese año, se logró la recu­peración de la Repúbli­ca. En el mar­co de esta Cam­paña  se pro­du­jeron:  la Batal­la de Los Hor­cones, el 22 de julio de 1813, donde José Félix Ribas entra tri­un­fante a Bar­quisime­to; y la batal­la de Cer­ri­tos Blan­cos el 13 de sep­tiem­bre de ese año, en las cuales Palave­ci­no  par­ticipó, tal como lo señala el his­to­ri­ador Fran­cis­co Cañiza­les Verde. 

     Es procla­ma­da  la II Repúbli­ca el 6 de agos­to de 1813, e inmedi­ata­mente se emprende la lucha por lib­er­ar los ter­ri­to­rios aún en manos real­is­tas.  Bar­quisime­to había sido ocu­pa­da nue­va­mente por los real­is­tas  después de su tri­un­fo en la Batal­la de la Puer­ta de Bobare, el 17 de octubre, por lo que Simón Bolí­var llegó a Los Ras­tro­jos y Cabu­dare el  9 y 10 de noviem­bre de 1813 para resti­tuir estos ter­ri­to­rios al con­trol patriota. 

       Cristóbal Palave­ci­no se incor­poró a las filas del Lib­er­ta­dor, con un ejérci­to for­ma­do en los Ras­tro­jos, inte­gran­do el cuer­po de caballería que entró primero a Bar­quisime­to.  Se desar­rol­ló así, en la entra­da de esa ciu­dad, la Batal­la de Tier­ri­tas Blan­cas, y ante la der­ro­ta de los patri­o­tas, el ejérci­to real­ista per­sigu­ió al Lib­er­ta­dor; y  Palave­ci­no, cono­ce­dor de las veredas y caminos, facil­itó la hui­da de Bolí­var por la cues­ta del Río Tur­bio, salván­dole la vida. 

     Sin embar­go,  el Gen­er­al Rafael Urdane­ta con­tin­uan­do la defen­sa de la II Repúbli­ca, recu­peró Bar­quisime­to el 24 de diciem­bre de 1813, pero tres meses después, el 28 de febrero de 1814,  tuvo que reti­rarse ante el avance de Cebal­los con unos mil hom­bres, quien cer­có al patri­o­ta,  en la puer­ta de la hacien­da  de Tara­bana.  Cristóbal Palave­ci­no  y José Gre­go­rio Basti­das lle­garon en su aux­ilio y lograron pudiera reti­rarse, salván­dole la vida. 

       Palave­ci­no sigu­ió des­de entonces con Urdane­ta, y lo acom­pañó a los sitios de San Car­los, Valen­cia y Nue­va Grana­da. Par­ticipó en la primera Batal­la de Carabobo el 28 de mayo de 1814.  El 23 de enero de 1817, esta­ba a las órdenes del Gen­er­al José Anto­nio Páez, habi­en­do tri­un­fa­do en Mucu­ri­tas, y a los pocos días, en el asalto al pueblo de Cuilo­to, en los llanos de Casanare en Colom­bia, muere en febrero de 1817. Dio su vida a favor de la inde­pen­den­cia y la libertad.

     El 19 de sep­tiem­bre de 1936, la Asam­blea Leg­isla­ti­va del esta­do Lara, en reconocimien­to a su patri­o­tismo, le asigna, el nom­bre de Palavici­ni al dis­tri­to Cabu­dare. El 24 de enero de 1945, se le cam­bia por Palave­ci­no, por con­sid­er­arse que esa era la for­ma cor­rec­ta del apel­li­do. Final­mente en 1989 con la Ley Orgáni­ca de Rég­i­men Munic­i­pal, adquiere la denom­i­nación de Munici­pio Palave­ci­no, que se mantiene has­ta hoy.


Fuentes con­sul­tadas
Brito, José Ramón. Sem­blan­zas de Cabu­dareños Ilus­tres. p. 5. Boletín del Cen­tro de His­to­ria Larense. Enero-junio-1987. Bar­quisime­to. 67 p.
Irib­ar­ren Celis, Lino. La guer­ra de inde­pen­den­cia en el esta­do Lara. Edi­ciones del gob­ier­no del esta­do Lara. Fun­da­cul­tura. Colec­ción de Autores Larens­es No. 1. Bar­quisime­to, 1994. 210 p.
Rodríguez, Tay­lor. Cristóbal Palavici­ni. Epón­i­mo de la comar­ca cabu­dareña. En: Cin­co larens­es en la Guer­ra de Inde­pen­den­cia. Mag­a­lis Pérez. (Com­pi­lado­ra).  Pp. 9 – 22.
Cañiza­les Verde, Fran­cis­co. Notas Biográ­fi­cas de Próceres Larens­es. Fun­da­cul­tura. Cor­poc­ci­dente. Enel­bar. Fun­dalara. Bar­quisime­to, 1987. 148 p.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *