El 4 de febrero fue cubierto por Radio Tricolor

 

Freddy Torrealba Z. 
Escritor e investigador

ENTONCES LA SITUACIÓN EXISTENTE en los diversos medios de comunicación social del país era otra. Se disfrutaba de plena libertad de pensamiento, expresión e información propio de la democracia liberal que hoy no tenemos. Es más, llegamos a pensar que por los medios se incurría a veces en abusos. Es algo mil veces preferible a vivir víctimas de los tenebrosos controles impuestos por los regímenes totalitarios de izquierda o derecha


Cier­ta­mente que para 1992 la sociedad vene­zolana atrav­es­a­ba por un des­gaste a con­se­cuen­cia de la inefi­ca­cia de sus insti­tu­ciones, entre estas la de jus­ti­cia, y hechos de cor­rup­ción de un lid­er­az­go políti­co incon­sciente. Ese cli­ma adver­so es lo que le com­pli­ca la gestión a Car­los Andrés Pérez quien afronta dos inten­tos fal­li­dos de golpes militares.

Así lleg­amos al 4 de febrero cuan­do estal­la la rebe­lión cas­trense encabeza­da por el teniente coro­nel Hugo Chávez Frías. A éste lo acom­paña­do ofi­ciales de ran­go medio, entre estos Fran­cis­co Arias Cár­de­nas con­sid­er­a­do el estrate­ga de la acción.



El golpe por las antenas de Tricolor

En esa opor­tu­nidad Mundi­al Tri­col­or de Bar­quisime­to infor­ma opor­tu­na­mente sobre el desar­rol­lo de los vio­len­tos acon­tec­imien­tos. Esa madru­ga­da en Tri­col­or se con­for­ma un equipo de peri­odis­tas, locu­tores y oper­adores que estu­vo a la altura de las exi­gen­cias infor­ma­ti­vas del momento.

En el Depar­ta­men­to de pren­sa estábamos: Hugo J. Boscán, Rafael “Castil­li­to” Castil­lo, Hum­ber­to “el mex­i­cano” Med­i­na Aguilar, reportero y Fred­dy Tor­re­al­ba Z en la coordinación.

En la nar­ración de las noti­cias Gaudy Luce­na, Anuar j.  Mogol­lón y Pedro Luis Gutiér­rez. En las labores téc­ni­cas el oper­ador de pren­sa era Hernán Zavarce Vil­lanue­va. En las opera­ciones de estu­dio Víc­tor Azuaje.

La direc­ción de la emiso­ra la ejer­cía Car­los Arge­nis Lugo, un fal­co­ni­ano prove­niente de la indus­tria petrol­era donde había incur­sion­a­do con éxi­to. Luego lo haría en la radio con igual suerte por sus dotes de estrate­ga que siem­pre recono­cer­e­mos en su persona.



Una primicia de CARACOL

A par­tir del momen­to del golpe comencé a grabar sonidos emi­ti­dos por CARACOL en Colom­bia que luego retrans­miti­mos por los micró­fonos de Mundi­al Tri­col­or. Una de esas voces fue la del doc­tor Arturo Uslar Pietri.

Para ello me valí de un recep­tor multi­ban­da de mar­ca Sony, el mejor de la época y el equipo de recep­ción por onda cor­ta de la emiso­ra. Esa prác­ti­ca espe­cial­iza­da es la del diex­is­mo, es decir la explo­ración y recep­ción de señales elec­tro­mag­néti­cas que cul­ti­va­mos des­de los años 70 del siglo XX.

Pasadas las seis de la mañana en el país todavía no se sabía con pre­cisión quiénes eran los golpis­tas en cuan­to a su ori­entación políti­ca-ide­ológ­i­ca. La gente se pre­gunt­a­ba si eran comu­nistas, fascis­tas o demócratas. La con­fusión e incer­tidum­bre cundían en la población que seguía con aten­ción el desar­rol­lo de los acontecimientos.

Entonces a las seis de la mañana la Cade­na Cara­col, que emitía por onda cor­ta en las ban­das de 49 y 60 met­ros, entre­vista a uno de los cabecil­las del golpe: el teniente Fran­cis­co Arias Cár­de­nas. Éste dirigía la rebe­lión en Mara­cai­bo y había toma­do el Pala­cio de gob­ier­no rete­nien­do al primer man­datario region­al Oswal­do Álvarez Paz

Es el primer medio de comu­ni­cación que con­ver­sa con uno de los pro­tag­o­nistas prin­ci­pales de la acción. Se trata­ba de todo un “tubazo” que en vivo seguíamos en el Ser­vi­cio infor­ma­ti­vo de Tricolor

La exclu­si­va entre­vista la hace el direc­tor de noti­cias de CARACOL Darío Aris­men­di. Fue aquel un diál­o­go al esti­lo de un “toma y dame” sin pausa de parte y parte. Una dinámi­ca entre­vista al calor de las acciones mil­itares en marcha

Arias Cár­de­nas defendía con ardor la rebe­lión con un con­vin­cente y edu­ca­do ver­bo que impre­sion­a­ba por lo cul­to. A cada momen­to recuer­do que se refer­ía a Aris­men­di en tér­mi­nos de “señor” que a cualquiera lla­ma la atención.



Militares bolivarianos

Lle­ga el momen­to de las defini­ciones ide­ológ­i­cas a lo que el joven ofi­cial responde que se tra­ta de mil­itares nacional­is­tas boli­var­i­anos que se rebe­laron con­tra la situación de cor­rup­ción exis­tente en Venezuela.

Era lo que en el país se esper­a­ba ansiosa­mente. Al instante en pren­sa de Tri­col­or nos diji­mos todos: ten­emos una ver­dadera prim­i­cia que en el medio se denom­i­na tam­bién “tubazo”.

Es Hugo Boscán quien redac­ta el primer toque de la noti­cia en tres escue­tas ora­ciones con la veloci­dad de una metral­leta propia de un guerreo de las mil batal­las del peri­odis­mo radi­al e impreso.

Ello al tiem­po que nos advierte que debíamos andar­le rápi­do por lo com­pro­m­ete­dor de la infor­ma­ción, pues estábamos dan­do cabi­da a uno de los golpis­tas. Su may­or temor era el de las con­se­cuen­cias que ello podría acar­rear como en efec­to ocurrió.

La infor­ma­ción sue­na pre­ce­di­da por el flash en la recia voz de Sev­e­ri­ano Rodríguez Aguil­era con aquel impac­tante “Infor­ma­ti­vo Tri­col­or de úuu­u­ul­ti­ma hora”:

— Son mil­itares de ide­ología boli­var­i­ana los autores del golpe militar

— Lo infor­ma el teniente Fran­cis­co Arias Cár­de­nas a la Cade­na Caracol

— El rebelde ofi­cial insiste en señalar que son mil­itares nacional­is­tas que se alzaron con­tra la cor­rup­ción.  del gobierno.

La noti­cia, inclu­i­da la grabación con la voz de Arias Cár­de­nas, la dis­tribuimos de inmedi­a­to a las restantes emiso­ras dela Cade­na Mundi­al, entre éstas la matriz de Cara­cas YVKE Mundial.



Las consecuencias de informar

De inmedi­a­to se reciben dos lla­madas tele­fóni­cas en el Ser­vi­cio Infor­ma­ti­vo de la estación: la primera es del entonces gob­er­nador del esta­do José Mar­i­ano Navar­ro, quien respetu­osa­mente nos aler­ta sobre lo del­i­ca­do de esa noti­cia.  El segun­do en lla­mar es el direc­tor de la emiso­ra Car­los Arge­nis Lugo. Éste tam­bién hace obser­va­ciones sim­i­lares acon­se­ján­donos tuviéramos cuidado.

En Cara­cas la direc­ción de la Cade­na Mundi­al hace obje­ciones a la noti­cia lo que gen­era un cli­ma de ten­sión en el depar­ta­men­to de pren­sa local. Recordemos que dicha cade­na era propiedad del ban­quero Orlan­do Cas­tro, estrechamente vin­cu­la­do al gob­ier­no de CAP.

La suerte de todos pendía de un hilo. Se cor­ría el ries­go de un despi­do total por la trans­misión de esa infor­ma­ción. A las nueve de la mañana Lugo nos comu­ni­ca que todo se ha resuel­to, pero que teng­amos más cuida­do en lo sucesivo.

Después el con­tenido de esa grabación sirvió para la pro­duc­ción de un repor­ta­je sonoro sobre los suce­sos del 4 de febrero a car­go de Hugo J. Boscán. Es más. el públi­co solic­ita­ba copia de la mis­ma vista su importancia.

En Cara­cas es Noti Rum­bos el primer medio comu­ni­ca­cional en dar el tubazo, pasadas las doce de la noche, sobre el golpe en la voz del peri­odista José Guiller­mo Cartaya.

En la provin­cia la prim­i­cia sobre los autores de la acción cor­re­sponde a Infor­ma­ti­vo Tri­col­or. Esa madru­ga­da el equipo del Ser­vi­cio Infor­ma­ti­vo de Tri­col­or hizo his­to­ria. Se cumplía otra vez lo dicho por el escritor francés Albert Camus: El peri­odista es el his­to­ri­ador del momento.

Ref­er­en­cia bibliográfica:
Fred­dy Tor­re­al­ba Z. Radio y Tele­co­mu­ni­cación. Bar­quisime­to, julio de 2009

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *