El indio Reyes Vargas y el Cojo

Henry Montero
Historiador

Juan de los Reyes Vargas fue un caudillo que nació en 1780 o 1785, cerca o en el mismo Uriche, caserío anclado o cercano a Siquisique. Hijo de José Santeliz, un isleño que vivía Río Tocuyo, pueblo ubicado en la ruta de la sal Carora- Siquisique- Baragua-Coro, y de una India de origen indígena Jirahara. Fue formado y criado en nuestro pueblo por Cecilio Vargas, de quién tomó su apellido


En su época de juven­tud fue un con­suma­do rebelde, die­stro en el mane­jo de fle­chas, macanas, arcos y otros instru­men­tos. Cuan­do se ini­cia la Guer­ra de Inde­pen­den­cia se adhiere a la mis­ma, tenien­do una par­tic­i­pación acti­va al lado de las fuerzas patrióti­cas. Era la época del des­per­tar emancipador. 

En dicho itin­er­ario de la guer­ra y pro­duc­to de la influ­en­cia que tenía un pres­bítero en la zona de la comar­ca siquisiqueña, nos refe­r­i­mos a Andrés Tor­rel­las, par­tidario de las fuerzas real­is­tas, nue­stro “indio”, se une a dichas fuerzas monárquicas y las mis­mas ponen fin al primer inten­to de estable­cer una repúbli­ca en nue­stro país en 1812.

Y Siquisique se con­vierte, lam­en­ta­ble­mente en el primer eslabón de dicho pro­ce­so. Cabe resaltar que El capitán Domin­go Mon­teverde envi­a­do por la monar­quía le con­fiere al indio Reyes Var­gas la cat­e­goría de Caballero de la Orden de Car­los III y Caballero del Hábito Cruza­do, cuyo lema era: Vir­tu­ti et Mer­i­to, pro­mul­ga­da en 1771 por la coro­na españo­la. Se con­vierte nue­stro caudil­lo en el jefe máx­i­mo en la región cen­troc­ci­den­tal, puer­ta mil­i­tar de occidente.

Cuan­do los patri­o­tas entraron en Coro y entablaron com­bate, en un ter­reno que les era hos­til y descono­ci­do, ráp­i­da­mente cundió la des­or­ga­ni­zación en la tropa, allí surge impo­nente el Indio Reyes Var­gas, quien se destacó lid­eran­do a los nativos siquisiqueños en la batal­la, situación que se repi­tió en Sabane­ta, donde igual­mente el val­or y arro­jo demostra­do salvó a este ejerci­to de una gran deba­cle ante el ataque de las fuerzas que venían de Mara­cai­bo, man­dadas por Miralles en apoyo de Cebal­los y coman­dadas por Euse­bio Antoñan­zas. Como reconocimien­to a su sin­gu­lar accionar, el Mar­qués del Toro le ascendió en el mis­mo cam­po de batal­la, colocán­dole  los galones de Capitán de Milicias

En este itin­er­ario nue­stro per­son­aje se man­tu­vo leal a la coro­na has­ta el año 1815, cuan­do es con­ven­ci­do y regre­sa a las fuerzas patrióti­cas. Simón Bolí­var, quién nece­sita­ba del apoyo del caudil­lo, le con­servó el títu­lo de coro­nel y el viejo caudil­lo sigue al frente de la lucha por la Inde­pen­den­cia. El mis­mo par­ticipó en una con­tien­da mil­i­tar, donde es der­ro­ta­do el jefe real­ista coro­nel Loren­zo Moril­lo en el año de 1821. 

Dicha vic­to­ria le per­mite un enorme pres­ti­gio en la zona, pero el des­ti­no le tenía una mala juga­da, cuan­do Juan Reyes González, apo­da­do el ” Cojo”, lo asesina a macheta­zos en 1823. La his­to­ria está llena de cruza­mien­tos y entre­cruza­mien­tos. Dos per­son­ajes lla­ma­dos los Juanes, ami­gos y com­pañeros de avatares pasan a la his­to­ria. Uno el Indio y el otro el Cojo.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *