Romel Escalona La primera vez que escribí fue para EL IMPULSO

Romel Del­ga­do, vive entre las cróni­cas de Barquisimeto

 “Hace treinta
años, exactamente, me sentí inclinado a plasmar algunas ideas y conocimientos,
y tomé la iniciativa de escribir para un diario: EL IMPULSO”, afirma Romel
Delgado, con vehemencia

Se
desem­peña como cro­nista de la par­ro­quia Con­cep­ción del munici­pio Iribarren,
sostiene que la des­de su años mozos sin­tió una gran admiración hacia muchos
colum­nistas de EL IMPULSO, inclu­so, muchos eran cro­nistas  de la ciudad.
Añade que siempre
ha exis­ti­do una estrecha relación entre el peri­odis­mo y la cróni­ca histórica,
“eso pre­cisa­mente me hizo ser un asid­uo lec­tor de este rota­ti­vo cen­te­nario y
más tarde, a los trece años, llevé a la sede del diario mi primer artículo”.
El Proyecto
Yacam­bú-Qui­bor era de suma pre­ocu­pación para Del­ga­do como larense, por eso
plas­mó sus críti­cas al Gob­ier­no que ini­ció la con­struc­ción del embalse ya con
el anun­cio de la dis­min­u­ción del pre­supuesto. De eso ya han pasa­do trein­ta años,
con la obra par­al­iza­da y militarizada”.
Reseñas
biografías, hechos históri­cos, cróni­cas del ayer, de su acer­ta­da autoría
tam­bién han sido reg­istradas en tres décadas en las pági­nas de EL IMPULSO.
Escalona se
con­fiesa un enam­ora­do de la his­to­ria, de las antigüedades, de la his­to­ria, lo
que ha per­mi­ti­do tam­bién que hoy ostente una colec­ción mod­es­ta de pági­nas de
per­iódi­cos nacionales y regionales, en donde desta­ca por supuesto ejem­plares de
EL IMPULSO.
Guarda
celosa­mente la edi­ción de EL IMPULSO de 1929, “tira­je nacional  porque el per­iódi­co tuvo tres etapas
trascen­den­tales como su fun­dación en Caro­ra, segun­do Bar­quisime­to y tercero
Cara­cas con un tira­je nacional ocur­ri­do en el veintinueve”.
También
colec­ciona otros ejem­plares de 1925, así como la edi­ción extra­or­di­nar­ia de EL
IMPULSO que infor­ma de la muerte del dic­ta­dor Juan Vicente Gómez, en una senda
edi­ción el 18 de diciem­bre del trein­ta y cinco.
Mues­tra con
orgul­lo la pági­na amar­il­len­ta y un poco roí­da por los rig­ores del tiem­po, del
21 de diciem­bre de 1935, en la cual EL IMPULSO apun­ta la deten­ción del
pres­i­dente de Bar­quisime­to, Eusto­quio Gómez y su her­mano Fernando.
Durante la
entre­vista, Del­ga­do exhibió edi­ciones espe­ciales del diario, muchas referi­das a
las efemérides más impor­tantes de de Bar­quisime­to, tra­ba­jos espe­ciales a héroes
de la patria y otros sobre proyec­ciones de la ciu­dad, todos desta­ca­dos en la
man­cha del per­iódi­co de del gran vision­ario don Fed­eri­co Carmona.
Recordó que su
vín­cu­lo con EL IMPULSO se enrique­ció por la amis­tad con el peri­odista y
direc­tor Gus­ta­vo Car­mona, además de la suerte que tuvo al tra­ba­jar cin­co años
en la Uni­ver­si­dad Fer­mín Toro, for­man­do a comu­ni­cadores sociales que aportan
tal­en­to en EL IMPULSO.
Esti­ma como
proyec­to inmedi­a­to con­ver­tirse en un colum­nista fijo de este medio, para seguir
mate­ri­al­izan­do el proyec­to de for­ma­ción de cro­nistas de Lara.

Luis Alberto
Perozo Padua

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *