A 200 años de la visita de Bolívar a Palavecino

 

Luis Alberto Perozo Padua
Periodista

LOS DÍAS 8, 9 y 10 de noviembre de 1813, las tropas libertadoras acamparon en Gamelotal, Los Rastrojos y Cabudare. El Libertador y el ejército patriota pasaron por la comarca cabudareña para concretar una acción militar: Tierritas Blancas.

Hace 200 años Simón Bolí­var jun­to a sus tropas partieron des­de Valen­cia con des­ti­no a Bar­quisime­to para impedir que esta impor­tante plaza cay­era bajo la direc­ción de los real­is­tas. Esta sería la primera visi­ta del Lib­er­ta­dor a lo que muchos años más tarde sería el munici­pio Palavecino.

A juicio de Tay­lor Rodríguez Gar­cía, la fecha es de gran trascen­den­cia para los cabu­dareños ‑sin discusión‑, pero no se puede repe­tir la his­to­ria epopéy­i­ca y mil­i­tarista muy sig­na­da por el cul­to a los héroes en el siglo XIX.


Simón Bolí­var y Rafael Urdane­ta se reunieron en Gamelotal,hoy para­je del munici­pio Simón Planas para lib­er­ar cen­troc­ci­dente de tropas realistas

 

“Si alguien dijese que la fecha es impor­tante solo por la visi­ta de Bolí­var, entonces habría que apun­tar igual­mente que es de trascen­den­cia en la his­to­ria local el 27 de mar­zo de 1848, porque per­noc­tó en cabu­dare el gen­er­al San­ti­a­go Mar­iño, quien and­a­ba en acciones pros­elit­is­tas, y en época más con­tem­poránea, tam­bién son impor­tantes las vis­i­tas de los prin­ci­pales líderes de la democ­ra­cia rep­re­sen­ta­ti­va”, ano­ta el historiador.

Venían a defenderla plaza 

La impor­tan­cia del 9 y 10 de noviem­bre de 1813, rad­i­ca en las razones que moti­varon a Bolí­var y Urdane­ta, con­cen­trar sus tropas en esta comar­ca. A tal fin, venían a retomar la plaza mil­i­tar bar­quisimetana próx­i­ma a caer en poder del brigadier español José Cebal­los, gob­er­nador de la provin­cia de Coro. Urdane­ta había recibido la orden de mar­char sobre Coro para enfrentar al cita­do jefe realista.

Cita el cro­nista que por una impon­der­able de la his­to­ria, en ese interin que va de Valen­cia-San Car­los-Tinaquil­lo, Urdane­ta se infor­ma por un parte mil­i­tar que Juan Manuel Aldao, jefe repub­li­cano pierde la Batal­la de la Puer­ta de Bobare el 17 de octubre de 1813, frente a las tropas de Cebal­los. Cam­bia entonces la mar­cha Urdane­ta para evi­tar que se pier­da el con­trol mil­i­tar de Yaritagua, plaza mil­i­tar impor­tante para poder dispon­er de Barquisimeto.

La ruta de Bolívar

Esque­ma elab­o­ra­do por Rodríguez, especi­fi­ca que el Lib­er­ta­dor sale de Valen­cia, para recor­rer la sen­da del obis­po Mar­i­ano Martí, a finales del siglo XVIII. Pre­cisa que Bolí­var parte de Valen­cia has­ta Tocuy­i­to, Tinaquil­lo, Cara­macate de El Tina­co (pueblo clave cita­do en gran parte por las cor­re­spon­den­cias de 1813), San Car­los, Apartaderos de Cojedes, San Rafael de Ono­to, La Pal­ma, El Altar (hoy juris­dic­ción de Simón Planas, Lara) Gamelotal, Cujic­i­to, La Mori­ta, Los Ras­tro­jos, Cabu­dare, Camino de Tara­bana, Zamurobano este últi­mo camino como hipóte­sis dado era el camino real) pasan­do por los dos ríos: Tur­bio y Claro para remon­tar la mese­ta por el sitio de Mano de Blas has­ta los pre­dios de Tier­ri­tas Blan­cas, hoy frente al Rec­tora­do de la UCLA.

El itin­er­ario se recon­struyó en la rig­urosa obra de los his­to­ri­adores Fran­cis­co Cañiza­les Verde y Lino Irib­ar­ren Celis, así como otros académi­cos de esta ciencia.

Pernoctó en Gamelotal y Los Rastrojos

Ano­ta Cañiza­les Verde, que sigu­ió Bolí­var la ruta de san Car­los y en una sola jor­na­da des­de Cara­macate, en la rib­era del río Cojedes, atrav­esó el maci­zo mon­tañoso de El Altar, has­ta que el día 8 de noviem­bre del año 13, Bolí­var y su comi­ti­va duer­men en el caserío Gamelotal en donde se encuen­tra con Urdane­ta y su caballería.

El día 9, al despun­tar el alba, las  tropas se encam­i­nan has­ta Los Ras­tro­jos, en donde per­noc­tan y trazan las estrate­gias con los nuevos agre­ga­dos Cristo­bal Palave­ci­no y José Gre­go­rio Bastidas.

Descansaron en el frondoso jabillo

Antes del amanecer del día 10 de noviem­bre de 1813, ya Simón Bolí­var, Urdane­ta, el padre José Félix Blan­co, Palave­ci­no y Basti­das,  pasa­ban revista al ejérci­to patri­o­ta, ubi­ca­do en la cei­ba históri­ca (jabil­lo real) de Cabu­dare. A mitad de mañana marchan a con­sumar el obje­ti­vo traza­do: tomar El Cam­pa­men­to, dom­i­na­do por el coman­dante de la plaza Fran­cis­co Oberto.

Simón Bolí­var y el Ejérci­to Lib­er­ta­dor per­noc­taron en Gamelotal
y Los Ras­tro­jos; y pasaron por Cabu­dare el 10 de noviem­bre de 1813


La crónica de Baralt

El clási­co his­to­ri­ador Rafael María Bar­alt, en extra­or­di­nar­ia cróni­ca describe: “Des­de allí (Cabu­dare) se des­cubría el sitio lla­ma­do El Cam­pa­men­to, que es una gran casa situ­a­da en la extrem­i­dad ori­en­tal de la ciu­dad (Bar­quisime­to), para subir a aquel pun­to era pre­ciso yen­do por el camino real sufrir los fue­gos del ene­mi­go; pero Bolí­var observó que seme­jante incon­ve­niente se podría evi­tar toman­do la vere­da de tier­ri­ta blan­ca, que des­de Cabu­dare con­duce al camino de San­ta Rosa a Bar­quisime­to. Por ese ata­jo dis­pu­so, pues, subir a la mesa en que esta­ba situ­a­da la ciu­dad y sin esper­ar los cuer­pos que debían reunírse­le por reta­guardia, marchó sobre el ene­mi­go sin ningún obstácu­lo has­ta pon­erse bajo de sus fue­gos”. Resumen de His­to­ria de Venezuela, T. II, pp 201–202.

Cier­ta­mente el encuen­tro se perdió y las tropas repub­li­canas, luego de ten­er ven­ta­ja sobre el ene­mi­go, escucharon un toque de reti­ra­da por el cor­ne­ta de órdenes. Un revés ines­per­a­do, pues la orden era avan­zar y no reti­ra­da. La reti­ra­da se real­izó has­ta El Altar, en donde dur­mieron esa noche para par­tir has­ta Valencia.

El 11 de noviem­bre de 1813, presuroso escribía des­de Cara­macate, al gen­er­al José Félix Ribas, para comu­ni­car­le su ver­az y reflex­i­vo juicio del exas­per­ante revés del día ante­ri­or, el cual cal­i­ficó como “des­gra­ci­a­do suce­so” en el cual se perdieron unos 1.600 hombres.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *