En situación ruinosa Central Tarabana y capilla Las Mercedes

Tanto el antiguo
Central Tarabana como la Capilla Las Mercedes, son Patrimonio Histórico de
Palavecino, pero sumergidos en abandono

El tiempo y el
abandono atentan contra el antiguo Central Tarabana y la histórica Capilla Las
Mercedes, ambas estructuras testigos de tiempos pretéritos y decretadas
patrimonios del municipio Palavecino.

Fueron los Yépez
Gil una las primeras familias que se estableció en el Valle del río Turbio para
comenzar con el proceso de siembra de caña de azúcar en sustitución del cacao.

La Hacienda
Tarabana, fue la más importante del Valle del Turbio por ser central azucarero
cuando en 1918 se instaló un trapiche de la fábrica L. GEO Squier & C.O, de
Buffalo, Nueva York.
Esta posesión la
adquirieron los hermanos Yépez Gil: José Antonio, Cruz María y Mariano, en
septiembre de 1920, quienes le colocan el nombre de Central Tarabana.
Procesaba 120
toneladas de caña diariamente para 1940, elevando su producción a 800 para
1970.

En la más penosa
desidia

El cronista de
Cabudare, profesor Américo Cortez, en una 
inspección al histórico lugar expresó que las infraestructuras patrimoniales
se encuentran sepultadas en la más penosa desidia.
“Tanto el viejo
trapiche como la capilla están en ruina. Lo que era sinónimo de progreso hasta
la década del 50 ahora se pierde en el olvido”, manifestó el cronista.
 

Profesor  Américo Cortez, cronista de Cabudare
Destacó que en
1999, el exalcalde Freddy Pérez, rubricó un decreto para declarar el sitio como
de Interés Histórico y Patrimonio Cultural de Palavecino, dado la hacienda se
creía había pertenecido al prócer Cristóbal Palavecino, dato aún en discusión,
porque al parecer fueron los espacios del hoy Camino de La Mendera.
En el antiguo
central, la municipalidad instalaría un Ecomuseo de la caña de azúcar, para
exhibir aparte de lo que fue la moderna maquinaria, todos los implementos y
herramientas de trabajo para el proceso del azúcar y el papelón.
También se
construiría el Teatro Municipal de Cabudare con 600 butacas, pero los gobiernos
subsiguientes, “pese a que sabían de la existencia del decreto, ningún
gobernante hizo, ni ha hecho nada para rescatar esta infraestructura del
abandono en el cual yace”.
Capilla Las Mercedes, construida a principios del siglo XX
Exhortó al alcalde
José Barreras, quien está preocupado por la rehabilitación de los edificios
patrimoniales, y en aras de que los niños y jóvenes de Palavecino dispongan de
espacios para la cultura y la fe, se rescate definitivamente estos espacios con
el desarrollo de un proyecto integral.

Luis Alberto Perozo
Padua

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *