El Barquisimeto de ayer, hoy y siempre


Con moti­vo de la cel­e­bración del  Cua­tri­cen­te­nario de Bar­quisime­to, se con­struyeron en la ciu­dad una serie de obras públi­cas orde­nadas por el gen­er­al Mar­cos Pérez Jiménez. El Obelis­co es una de estas, fab­ri­ca­do de con­cre­to arma­do de base rec­tan­gu­lar que alcan­za los 75 met­ros de altura, con un cos­to de 300 mil bolí­vares en solo tres meses de eje­cu­ción. Su inau­gu­ración se efec­tuó el 12 de sep­tiem­bre de 1952

462 años de su fun­dación, Bar­quisime­to o la Nue­va Segovia de Bar­quisime­to, como fue descri­ta en 1579, en la “Relación Geográ­fi­ca” asien­ta que “Y del pueblo de El Tocuyo sal­ió Juan de Vil­le­gas con cier­ta can­ti­dad de sol­da­dos, y des­cubrió minas de oro en la cordillera de San Pablo… Y allí se vino y pobló este pueblo de Nue­va Segovia (el)  año de 1552 el cual pueblo se pobló jun­to a dicho río de Buría (a) un tiro de arcabuz de él y (a) ocho leguas del río de minas de San Pedro”. 

El Par­que Ayacu­cho rinde trib­u­to al cen­te­nario de la batal­la de Ayacu­cho. El 9 de
diciem­bre de 1924, 
el gen­er­al Rafael María Velaz­co, pres­i­dente del esta­do Lara, colocó la primera piedra. En cua­tro hec­táreas se con­struyó el par­que úni­co con acce­so vehic­u­lar en Lati­noaméri­ca, vía decre­to rubri­ca­do el 17 de diciem­bre de 1930, el pres­i­dente de la enti­dad region­al, gen­er­al Eusto­quio Gómez, dio el ejecútese de la obra, real­izán­dose su inau­gu­ración el 17 de diciem­bre de 1933
 
 
 
Esa tarde, el capitán español abrió caminos entre las rib­eras de los ríos Claro y Tur­bio, en el esplén­di­do valle en donde la aldea tuvo fugas­es asien­tos has­ta 1563, cuan­do decidió estable­cerse en la bucóli­ca mese­ta que hoy ocu­pa. Como inciso: Pero qué es Bar­quisime­to: “Una mese­ta que despier­ta la noche desin­te­gran­do, frag­men­tan­do, dis­per­san­do los col­ores en el cielo cre­an­do ese mar­avil­loso espec­tácu­lo que ocurre cada tarde y ha servi­do para apo­dar la ciu­dad. A fin de cuen­tas la búsque­da de El Dora­do es el fin del crepús­cu­lo”.  Así la describe Car­los Eduar­do López, inves­ti­gador y enam­ora­do de la fotografía antigua, quien ate­so­ra gran parte de la memo­ria de la ciu­dad en imágenes.
 
La igle­sia de San Fran­cis­co fue con­stru­i­da sobre las ruinas del antiguo con­ven­to de Nues­tra Seño­ra de la Purifi­cación de la Orden Fran­cis­cana, ini­cián­dose su con­struc­ción hacia 1632–36. Sufrió graves daños con el ter­re­mo­to del 26 de mar­zo de 1812. El tem­p­lo con­stru­i­do para alber­gar la primera cat­e­dral de Bar­quisime­to, fue edi­fi­ca­do en 1865. En esta igle­sia están sepul­ta­dos los obis­pos Ague­do Felipe Alvara­do y Enrique María Dubuc, así como el padre Juan Pablo Wohn­sies­dler 
Elau­rea­do his­to­ri­ador Reinal­do Rojas apun­ta que Bar­quisime­to en lengua indígena
es Varique­ceme­to y sig­nifi­ca: Agua ceni­cien­ta, luego de sobrell­e­var, encar­nizadas batal­las, cru­en­tos encuen­tros, var­ios ter­re­mo­tos y epi­demias que diez­maron la ciu­dad, se ha trans­for­ma­do en una mod­er­na urbe, además sigue sien­do una encru­ci­ja­da pujante para el com­er­cio, mod­ern­izán­dose con la lle­ga­da del Fer­ro­car­ril Bolí­var a finales del siglo XIX. Ha sido empeño de CORREO DE LARA dejar con­stan­cia de nue­stro pat­ri­mo­nio edi­fi­ca­do, por tan­to, este fotore­por­ta­je es sinón­i­mo de grat­i­tud para la ciu­dad crepuscular.
 
El Cen­tro de His­to­ria Larense fue en otro tiem­po el Con­ven­to de San Fran­cis­co y luego del ter­re­mo­to de 1812, el capitán gen­er­al real­ista Domin­go de Mon­teverde, estable­ció su cuar­tel gen­er­al en la ruinosa infraestruc­tura pero por el hedor de los cadáveres tuvo que mudarse a Cabu­dare. En 1838, el gen­er­al Páez expropia los bienes del con­ven­to para crear el Cole­gio Nacional en 1842. Hoy cuen­ta con una gen­erosa bib­liote­ca de gran valor
Nue­stro diario cen­te­nario pre­tende plas­mar con imá­genes una mira­da al pasa­do que nos traslade a tiem­pos remo­tos pero sin despren­der­nos de la ima­gen pre­sente que exhibe nue­stro pat­ri­mo­nio edi­fi­ca­do. Es este un lega­do urbano, vital para nue­stro crec­imien­to, tam­bién un rega­lo de CORREO DE LARA para nue­stros con­se­cuentes lectores.
 
Asimis­mo, expre­saos nues­tra grat­i­tud a los cro­nistas Ricar­do Vale­cil­los y Romel Escalona, por con­tribuir con sus nota­bles aportes al con­tenido de este fotoreportaje. 
 

Luis Alberto Perozo Padua

 

FOTOGALERÍA

Liceo Lisan­dro Alvarado

 

Igle­sia La Paz

 

Cole­gio La Salle
Hacia 1877 fue lev­an­ta­da una estruc­tura de cuar­tel, la cual fue refac­ciona­da por el gen­er­al Euto­quio Gómez hacia 1931. Más tarde inau­gu­ra­do como Cuar­tel Nacional Jac­in­to Lara

 

El tem­p­lo de la Inmac­u­la­da Con­cep­ción fue la primera par­ro­quia de Bar­quisime­to, dado que des­de su fun­dación, el capitán gen­er­al Juan de Vil­le­gas la designó como patrona de la ciu­dad. Local­iza­da des­de prin­ci­p­ios del siglo XVI, aprox­i­mada­mente, den­tro de la plaza may­or, sufrió los embat­es del ter­re­mo­to de 1736 y luego el de 1812. Fue reed­i­fi­ca­do hacia 1853 por ini­cia­ti­va del padre Macario Yépez. Los antigu­os bar­quisimetanos reconocían la igle­sia con el nom­bre de la Pura y Limpia. Allí están sepul­ta­dos el gen­er­al Aquili­no Juares y el héroe de la Fed­eración José Espir­i­tu­san­to Gil ‘El Pelón Gil’, además del los restos de Macario Yépez

 

El actu­al Museo de Bar­quisime­to es un inmue­ble que data de 1918, año de su inau­gu­ración como Hos­pi­tal de La Cari­dad, luego Anto­nio María Pine­da, des­de 1939. Su con­struc­ción es el ogro del médi­co Anto­nio María Pine­da quien jun­to al proyec­tista Just Rosem­berg. Inter­vi­no como alar­ife José de la Paz Morales. Al inau­gu­rarse el nue­vo hos­pi­tal, esta infraestruc­tura quedó aban­don­a­da para luego ser reha­bil­i­ta­do, y en 1982 inau­gu­rarse como sede del museo de la ciudad.
La Casa de Las Sil­veira será sede del Museo Históri­co Boli­var­i­ano Casa de Las Sil­veira, evo­can­do una de las últi­mas famil­ias que habitaron la casona y mar­caron una pau­ta en la his­to­ria cul­tur­al de Bar­quisime­to. La casona perteneció a Domin­go de Alvara­do, inte­grante del Con­gre­so Con­sti­tuyente que declaró la Inde­pen­den­cia. En la casa fun­cionó el despa­cho del alcalde de la ciu­dad y la ofic­i­na de las Rentas Munic­i­pales en la Colo­nia. Igual­mente fue hos­pi­tal de san­gre durante la Guer­ra de Inde­pen­den­cia y en ella bailó Simón Bolí­var con la niña María del Rosario Guzmán Briceño, el 14 de agos­to de 1821 

 

El Cen­tro de His­to­ria Larense fue en otro tiem­po el Con­ven­to de San Fran­cis­co y luego del ter­re­mo­to de 1812, el capitán gen­er­al real­ista Domin­go de Mon­teverde, estable­ció su cuar­tel gen­er­al en la ruinosa infraestruc­tura pero por el hedor de los cadáveres tuvo que mudarse a Cabu­dare. En 1838, el gen­er­al Páez expropia los bienes del con­ven­to para crear el Cole­gio Nacional en 1842. Hoy cuen­ta con una gen­erosa bib­liote­ca de gran valor 
En la esquina suroeste de la car­rera 17 con calle 23, fun­ciona el Fon­do Doc­u­men­tal del Con­se­jo Leg­isla­ti­vo de Lara. Un doc­u­men­to rev­ela que la casona fue ven­di­da por 700 pesos en 1867, pero dos años antes es adquiri­da por 123 pesos por la famil­ia Piñero. La casa según var­ios recono­ci­dos autores, fue con­stru­i­da para sede de Gob­ier­no entre los años 1838–1842. En 1919, Domin­ga Gil, viu­da de Eli­gio Macías venden la vivien­da a Jose­fa Anto­nia Gil de Yepes por 10.900 bolívares

 

En la época de la colo­nia existía una estrat­i­fi­cación social muy rígi­da, por tal razón los blan­cos criol­los se con­cen­tra­ban en la igle­sia de la Con­cep­ción y la capil­la de San Fran­cis­co (antigua Cat­e­dral), los mulatos con­struyeron la igle­sia de Alt­a­gra­cia en el siglo XVIII, los par­dos la igle­sia de La Paz y el tem­p­lo de San Juan lo edi­fi­caron las indias libres bajo la devo­ción de Nues­tra Seño­ra de San Juan pos­te­ri­or­mente a 1879, y el tem­p­lo de San José, una ermi­ta en despobla­do que per­duró por muchos años en esta­do ruinoso, y en 1925 el obis­po Ague­do Felipe Alvara­do, cedió el tem­p­lo a los padres reden­toris­tas expul­sa­dos de México

 

Mer­ca­do El Man­te­co fue lev­an­ta­do en 1936 sobre el sitio que ocupó un nego­cio de esparcimien­to del mis­mo nom­bre. Dicho mer­ca­do se fue expan­di­en­do fuera de sus pare­des con­vir­tién­dose en un pop­u­lar mer­ca­do a cielo abier­to. Esta­ba ubi­ca­da la estruc­tura orig­i­nal en la esquina sureste de la car­rera 22 con calle 31. Reubi­ca­do durante el gob­ier­no del pres­i­dente Luis Her­rera hacia el Mer­ca­do Mayorista

 

La igle­sia El Cristo fue declar­a­da por el Papa Juan Pablo II como basíli­ca menor
del Cristo de la Gracia

 

El Mer­ca­do Bel­la Vista fue inau­gu­ra­do en 1936, como parte de los mer­ca­dos dec­re­ta­dos por el gen­er­al José Rafael Gabaldón

  

Gal­letera El Ávila

 

Quin­ta May­da, propiedad de la famil­ia Yepes Gil, situ­a­da en una man­zana com­ple­ta frente al Par­que Ayacucho

 

Tem­p­lo San Juan de Los Lagos
Capil­la del Cemente­rio Bel­la Vista

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Un comentario en «El Barquisimeto de ayer, hoy y siempre»

  • el 10 noviembre, 2021 a las 6:51 pm
    Enlace permanente

    Sín­te­sis clara del Bar­quisime­to históri­co próx­i­mo. Clara selec­ción fotográfica

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *