Los Ponte, una familia de Cabudare a través de EL IMPULSO

Don Juan de Ponte y León, donó parte de sus tierras 

para establecer la ciudad en 1818 a Cabudare

En una reciente investigación que viene
adelantando la Oficina del Cronista de Palavecino, con la intención de
convertirse en un texto, el profesor Taylor Rodríguez García, aborda la llegada
de la familia Ponte a Venezuela y especialmente a Cabudare.

Los apuntes del historiador revelan como una
de sus fuentes los manuscritos del Archivo General de la Nación y artículos de
prensa como fuente primaria.
Indica como clave dos artículos del cronista
y periodista Hermann Garmendia, publicados en su columna El Camino y El Espejo
de EL IMPULSO, en 1968, en donde aborda con profundidad el arribo de los Ponte
a Venezuela en el siglo XVI.
La investigación arroja como dato que los
Ponte se establecieron originalmente en Coro y en los llanos de Casanare, que
al dividirse la Gran Colombia, el territorio pasó a formar parte del hermano
país.
Menciona Garmendia, en su artículo con método
regresivo, que la familia Ponte estaba relacionada con ‘ilustrísimas personalidades
venezolanas de la talla de Eugenio Mendoza y Vicente Emilio Sojo’.

La herencia de los Ponte

Reseña el cronista que Garmendia centra su
artículo en la herencia de esta familia que para 1965, por disposición de un
tribunal de Caracas, fechado el 21 de enero, entre los Ponte de Venezuela van a
distribuir la cantidad de 35 millones de bolívares por la expropiación de
predios “para obras de interés colectivo”, que otrora, en la Colonia, eran
sembradíos de cacao  ubicados en el
estado Miranda, vecinos a la Quebrada de Taguaza.

Bolívar y los Ponte

Los dos personajes antes citados -uno
industrial y otro músico-, son herederos de María Eusebia y Petronila de Ponte,
abuela del Libertador.
“Lo interesante de los artículos de Garmendia
es que coinciden con lo anotado por José Ramón Brito, pues los primeros Ponte
vinieron de Tenerife, y que por ese origen del pueblo de Villa La Flor, en
aquella isla, se vincularon también a Simón Bolívar”, sostiene Rodríguez.
Garmendia escribe que en 1941, Walterio Pérez
-descendiente directo de don Pedro de Ponte Andrade Jaspe y Montenegro-,
reconstruyó todas las ramas de la antigua parentela para efectos de la
liquidación de la herencia dejada por el remoto familiar, quien otorgara
testamento en 1716, muriendo al siguiente día.

Se establecieron en Cabudare

Don Felipe Ponte, insigne enfermero de Cabudare
Garmendia remarca que el apellido Ponte
-originario de Cabudare, habían llegado a Venezuela en 1595 y se enlazarían en
orden matrimonial con los progenitores del futuro Libertador.
Trajeron al valle caraqueño los primeros
árboles frutales de los viveros españoles, iniciando una fortuna como
agricultores.
Asegura el cronista, que el primer Juan de
Ponte y León que vino a Cabudare, se ubicó en una hacienda hacia el sitio de
Los Cristales, terrenos del municipio Simón Planas.
Para 1818, algunos documentos revelan que don
Juan de Ponte, aparece donando parte de sus predios para establecer el
poblamiento definitivo de Cabudare, ocurrido a partir de l 27 de enero de ese
año.
Esta familia Ponte de Cabudare, así como en
toda Venezuela, se vincularon estrechamente a la iglesia católica.
“El nobiliario apellido presentó a la Corona
estimables servicios: incrementaron el catolicismo, protegieron económicamente
las instituciones religiosas -cofradías, conventos-, ocuparon cargos públicos
importantes por lo que intervinieron en el orden colonial aportando hombres
ilustrados. La familia Ponte navegó en la riqueza y el poder social de su
histórico entonces”, señala Garmendia.
Rodríguez significa que entre los Ponte de
Cabudare que trascendieron como hijos ilustres destacan: don Eurípides Ponte
Hernández, que ocupó cargos como presidente del Concejo Municipal, concejal en
varios periodos y otros puestos de relevancia en donde pudo impulsar el
progreso de la ciudad.
Asimismo está Noemí Ponte, estudió para ser
monja en La Guaira, realizando labores de maestra de muy joven.
Don Felipe Ponte, epónimo del Ambulatorio de
Cabudare, fue el principal enfermero de esta ciudad, realizando labores de
médico con notable pericia. Aun vive pese a su avanzada edad.
Como el más destacado de los Ponte de
Cabudare, figurará el prelado y doctor José Antonio Ponte, sexto arzobispo de
Venezuela y diputado al Congreso nacional en la época de la terrible hegemonía
de los Monagas.

Luis Alberto Perozo Padua

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *