Ricardo Vallecillo: EL IMPULSO está íntimamente vinculado al tejido social del estado Lara

El tra­ba­jo documental
del inves­ti­gador y pres­bítero Ren­zo Beg­ni, con el rescate de la his­to­ria de las
difer­entes comu­nidades ecle­siás­ti­cas del esta­do Lara, fue un aporte importante
de EL IMPULSO en el siglo XX, labor que el cro­nista de Cat­e­dral Ricardo
Vale­cil­lo, refiere con orgullo
Ricar­do Vale­cil­lo, cro­nista de la par­ro­quia Catedral
“Quién no recuer­da la
colum­na El Camino y El Espe­jo de Her­mann Gar­men­dia, líneas que estu­vieron cónsonas
con la visión for­mado­ra de los fun­dadores de EL IMPULSO. Quisieron los Carmona,
vin­cu­lar a Caro­ra con el resto de Lara y el país, pero al final del día, más
bien vin­cu­laron a Lara con el resto de Venezuela y el mun­do”, alude el
cronista.
Expli­ca que la
his­to­ria de Lara está ínti­ma­mente fusion­a­da a EL IMPULSO en todas las áreas:
social, deporti­vo, cul­tur­al, este últi­mo con el apoyo presta­do a los insignes
arti­c­ulis­tas y escritores, en las pági­nas del periódico.
Como vín­cu­lo estrecho
de EL IMPULSO con la gente, remem­o­ra que en una opor­tu­nidad Jacobo Perdomo,
afi­ciona­do a la coci­na larense con varias obras pub­li­cadas como: Del papelón a
la azú­car, tenía un kiosco alquila­do en un mini­cen­tro com­er­cial del este de
Bar­quisime­to, en donde vendía tor­tas, y cada viernes hacía la pre­sentación de
una tor­ta, la descrip­ción históri­ca de los ingre­di­entes y sus bon­dades, que al
final degusta­ban los presentes.
“EL IMPULSO comen­zó a
pub­licar el mis­mo viernes el even­to con
la foto a col­or de la tor­ta, lo que gen­eró que el vol­u­men de asis­tentes a la
pre­sentación crecía exager­ada­mente cada sem­ana, con per­sonas que llev­a­ban sus
propias rec­etas, sug­eren­cias, has­ta que llegó un momen­to que la situación se
tornó de orden públi­co, lo que gen­eró la pre­ocu­pación del dueño del centro
com­er­cial que más tarde optó por revo­car el con­tra­to de arren­damien­to a Jacobo,
dado la avalan­cha de gente impedía la activi­dad com­er­cial en el recinto”,
reseña Valecillo.
No se puede hablar de
la his­to­ria de Bar­quisime­to, refiere, sin apelar al colos­al repositorio
infor­ma­ti­vo que rep­re­sen­ta EL IMPULSO, que además es fuente oblig­a­da de quienes
deseen cono­cer  la his­to­ria del siglo XX.
Vale­cil­lo ano­ta que
los grandes acon­tec­imien­tos ‑y los menos cono­ci­dos ocur­ri­dos en Lara y
bási­ca­mente en Barquisimeto‑, están señal­a­dos por EL IMPULSO, información
recogi­da de for­ma sis­temáti­ca en las pági­nas de este periódico.
Texto
y foto:

Luis
Alberto Perozo Padua

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *