Sarare nació como parroquia civil junto a la Independencia

 

Luis Alberto Perozo Padua 
Periodista


Los apuntes del obispo Mariano Martí sentaron las bases para el reconocimiento de Sarare como centro poblado


El pro­fe­sor Tay­lor Rodríguez Gar­cía, cro­nista ofi­cial de Palave­ci­no, comen­ta que se ha venido cel­e­bran­do el 9 de octubre, la efemérides de esa impor­tante región larense, porque la extin­ta Asam­blea Leg­isla­ti­va de Lara, creó por decre­to esa
enti­dad munic­i­pal, rat­i­fi­ca­da su iden­ti­fi­cación gra­cias a la rig­urosa inves­ti­gación del his­to­ri­ador Fran­cis­co Cañiza­les Verde, quien fungió como asesor del cuer­po colegiado.

Cañiza­les sugir­ió rat­i­ficar el nom­bre de cuan­do otro­ra era el munici­pio Simón Planas del dis­tri­to Palavecino. 

En 1989, cuan­do entra en vigen­cia la nue­va leg­is­lación munic­i­pal, cesaron los dis­tri­tos, sobre­vivien­do solo dos: el Dis­tri­to Fed­er­al y otro ubi­ca­do en el esta­do Apure.

No tuvo fundación

El his­to­ri­ador esboza que la Zona Educa­ti­va del esta­do Lara, pub­licó un libro en donde se da por sen­ta­do ‑rat­i­f­i­can­do el error‑, que a Sarare la fun­do el padre Fray Pedro de Alcalá en el año 1716. 

Según, Alcalá orde­na reunir a los indios nómadas de la zona del río Sarare com­puestos por: Cher­recheres, Gua­monteyes, Guamos, Atures, Col­orados, Ach­aguas, Guári­cos, Tapari­tas, Gay­ones y Otoma­cos para poblar unos ter­renos baldíos situ­a­dos en la rib­era del río Sarare a cin­co leguas de Vil­la Arau­re, ocho de Bar­quisime­to. Este lugar lle­varía el nom­bre de San Anto­nio de Sarare.

Según inves­ti­gación del his­to­ri­ador Ambro­sio Per­era, autor del clási­co His­to­ria de
Pueb­los Antigu­os de Venezuela, edi­ta­do en tres grandes tomos, eso nun­ca ocur­rió.

En Rela­ciones Geográ­fi­cas de la Gob­er­nación de Venezuela 1767–68, el investigador
Angel de Alto­laguirre y Duvale, se inser­ta un doc­u­men­to emana­do de las misiones católi­cas de Venezuela, rubri­ca­do en 1770, en el cual no aparece la fun­dación de Sarare como pueblo. 

“De haber fun­da­do el pueblo o sitio de Sarare en 1716, en el doc­u­men­to de 1770, debería apare­cer ya reg­istra­do”, ates­tigua Rodríguez, adi­cio­nan­do que lo que si se apun­ta es una local­i­dad denom­i­na­da Cer­ro Negro, que sería luego EL Altar, hoy juris­dic­ción de Simón Planas. 

Con el tran­scur­rir del tiem­po, advierte, por razones de salud (con­stan­te­mente ata­ca­do por epi­demias) desa­pare­ció en el tiem­po. Cer­ro Negro del Altar, Cer­ro Negro o El Altar, como pueblo de mis­ión si aparece en este cen­so con fecha. 

La visita pastoral

“Fue fun­da­do en 1757 por don José de Espera. Sus almas alcan­zan cien”, relee Rodríguez con libro en mano. 

El doc­tor Per­era no logró descifrar fecha de fun­dación de Sarare, porque para el momen­to que el acu­cioso sac­er­dote, sociól­o­go, geó­grafo e his­to­ri­ador, Mar­i­ano Martí, estu­vo en ese pobla­do en visi­ta pas­toral, el 12 de febrero de 1779, refiere que había un mon­tón de casas. 

No es un pueblo. No existe un cura­to y  depende de las par­ro­quias católi­cas de Bar­quisime­to. Tam­poco había clar­i­dad sobre la propiedad de la tier­ra, éstas pertenecías al padre Pedro Anto­nio Campero. 

Serían las aclara­to­rias que pro­nun­ció el obis­po Martí en el sitio de Sarare, lo que con­ll­e­varía a que en la primera Car­ta Magna de 1811, especi­fi­ca que los pueb­los de San­ta Rosa, Bobare, El Altar, Buría y Sarare, pertenece al Can­tón Bar­quisime­to. 

Delimi­ta Rodríguez que entre 1779 y 1811 hay un eslabón per­di­do que el pro­pio Per­era no pudo dilu­ci­dar a pesar de su inves­ti­gación de tres décadas. 

“Si fue que se tomó como ref­er­en­cia que aque­l­los lugares con economía propia, integra­da de fieles católi­cos se pudier­an ele­var a par­ro­quias civ­il, Sarare nació entonces con la Inde­pen­den­cia de Venezuela, antes no lo era de acuer­do a la impre­sión de Martí”, sotiene Rodíguez, al tiem­po que pre­cisa que el hito históri­co es que gra­cias a Martí se sen­taron las bases para que naciera Sarare
como par­ro­quia civil. 

Lento pero sostenido

En los estu­dios de Rodríguez, se apre­cia que Sarare ha reg­istra­do un crecimiento
lento pero sostenido. 

Entre 1990, de acuer­do al Insti­tu­to Nacional de Estadís­ti­cas , reg­istró un universo
de 20.335 habitantes. 

Un repor­ta­je de EL IMPULSO recien­te­mente pub­li­ca­do, total­iza la cifra de 40.427 habi­tantes en Simón Planas y 19.125 res­i­dentes en Sarare, lo que apun­ta que en 23 años ha dupli­ca­do su uni­ver­so poblacional.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *