Julio Álvarez Casamayor: Cabudare ha tenido representación en EL IMPULSO

 

Luis Alberto Perozo Padua
Periodista


Entre las crónicas palavecinenses e inclusive el periodismo de la jurisdicción, Julio Álvarez Casamayor, es referencia obligada. Este singular y auténtico personaje es poseedor de vivencias de antaño de cabudare y sus caseríos cercanos. Julio ocupó cargos como prefecto, síndico procurador, concejal, presidente del cabildo, entre otros no menos relevantes. 

Des­de muy joven se ded­i­ca a plas­mar las cróni­cas palaveci­nens­es, ocasión que le ha per­mi­ti­do pub­licar cin­co libros sobre el asun­to en cuestión, pero tam­bién tiene otros a la espera de ser publicados. 

Entre estas obras se encuen­tra His­to­ria del Peri­odis­mo en Palave­ci­no, ded­i­can­do pági­nas enteras al diario EL IMPULSO, úni­co per­iódi­co se vendía en Cabu­dare y que por varias décadas man­tu­vo esa hegemonía.

Evo­ca con un dejo de año­ran­za, que EL IMPULSO lo dis­tribuía en Cabu­dare, el entonces niño Fran­cis­co José ‘Coché’ Rojas Rodríguez, en una bici­cle­ta de repar­to, recor­rien­do el pueblo en tiem­po récord. 

“Un ejem­plar valía un medio y muchos años más tarde, un real, pero eran muy pocas per­sonas quienes leían el per­iódi­co, se dis­tin­guían por ser los pen­sadores del pueblo o los com­er­ciantes”, advierte Julio.

Julio Álvarez con sus hijos bau­ti­zan­do uno de sus libros. Año 2.000

El títu­lo de pre­gonero de EL IMPULSO se lo dis­putó a Coché, el joven Pom­peyo Rojas, su pri­mo, y a este Dante Rojas, su her­mano menor, quien llevó EL IMPULSO a clientes selec­tos del ya más cre­ci­do Cabu­dare, labor que ejer­ció has­ta finales de los años 80. 

Remem­o­ra que en el año 1936, solo se conocían en Bar­quisime­to y Cabu­dare dos per­iódi­cos: EL IMPULSO y El Her­al­do, pero después de la muerte de Gómez, se pro­lif­er­aron los impre­sos los cuales nacieron bajo el fragor políti­co y cul­tur­al de la época. 

“El Trópi­co surgió como ban­dera políti­ca del par­tido de Eli­azar López Con­tr­eras; El Com­pone­dor de Bar­quisime­to, dirigi­do por Ramón Orel­lana, órgano vin­cu­la­do a Acción Democráti­ca”, cita. 

En Cabu­dare, el cor­re­spon­sal de EL IMPULSO era don Héc­tor Rojas Meza y más tarde su hijo Popeyo Rojas Val­bue­na”, ano­ta Julio, quien hace un esfuer­zo por ganarle a la memo­ria citan­do que sem­anal­mente mand­a­ban al per­iódi­co las noti­cias más resaltantes que eran esporádicas. 

La pres­en­cia de don Héc­tor Rojas Meza en EL IMPULSO era más lit­er­aria, ganan­do inclu­sive con­cur­sos lit­er­ar­ios pro­movi­dos por el per­iódi­co. Otro que escribió para EL IMPULSO fue don Vidal Hernán­dez, cuya pluma abar­có buen cen­time­tra­je con temas históricos. 

Julio a sus 94 años, con una memo­ria prodi­giosa no le da tregua a su pluma, comen­tan­do que espera escribir para EL IMPULSO la his­to­ria de los obis­pos que vis­i­taron a Cabu­dare y otros tra­ba­jos sobre los cam­posan­tos y las calles del otro­ra pueblo que lo vio nac­er. Se lev­an­ta de la sil­la, cam­i­na y asien­ta: Cabu­dare ha tenido rep­re­sentación en EL IMPULSO.

Foto de por­ta­da: Don Julio Álvarez Casamay­or, naci­do en Cabu­dare el mayo 22 de 1919. Fal­l­e­ció en su ciu­dad natal el 26 de enero de 2019, a la edad de 99 años de edad

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *