Ana María de Campos, heroína zuliana

Luis Cubillán Fonseca
Ex-presidente de la Academia de Historia del Estado Carabobo

La historia de otra de las heroínas de la Guerra de Independencia: Ana María de Campos


Tal día como hoy 2 de abril 1796, “Nace LA HEROÍNA VENEZOLANA Ana María de Campos y Cubillán de Fuentes (1828), en los Puertos de Altagracia, estado Zulia, Venezuela. Perteneció a una de las familias más aristocráticas de la región, de educación propia para las damas de la época, lo que no evitó convertirse en una excelente Amazona. Le fue dado el honor de «heroína», y se la conoce como « guerrera» y «mártir ».

Consagró su vida a la lucha por la independencia, perteneciente al bando libertador, desde 1822 después de la Batalla de Carabobo, cuando Maracaibo fue ocupada por los realistas bajo el mando del mariscal de campos Francisco Tomas Morales en ese entonces Gobernador de la Provincia.

Ana María realizaba reuniones clandestinas para derrocar la corona, abrió las habitaciones de su gran hogar familiar para la organización de estas fuerzas, y conspiró con ellas.

Francisco Morales la acuso de organizar reuniones clandestinas y de decir en público: Si Morales no capitula, monda (Si no se rinde, muere). Posteriormente, al ser interrogada por el oficial español, Campos, confesó ser la autora de aquella afirmación; y al negarse a presentar disculpas.

Morales la condenó a ser flagelada públicamente, descamisada por las calles de Maracaibo a espaldas de un burro, en señal de oprobio, mientras le daba latigazos el verdugo de origen africano Valentín Aguirre, quien después de cada azote le preguntaba si quería ofrecer disculpas, a lo que ella respondía en alto con el dedo hacia el cielo, SI NO CAPITULA, MONDA, (frase que ya se había convertido en un canto popular en Maracaibo).

La valiente mujer gritaba: «He dicho, señor, que dada la justicia de los patriotas americanos, los poderosos recursos con los que cuenta, la actitud imponente del intrépido Padilla y el cerco de acero que por doquier os amenaza, si no capitula, monda». Esta heroica zuliana soportó el suplicio estoicamente hasta que fue liberada.


Ana María Campos aunque fue golpeada, vivió cinco años más, para disfrutar la victoria de los patriotas, asegurando la independencia de la provincia de Maracaibo, en la Batalla Naval del Lago de Maracaibo el 24 de julio de 1823 y Morales hubo de acogerse a la capitulación ofrecida por los patriotas.

El padecer físico de Ana María, resultante le costó la vida, falleció a los 32 años, el 17 de octubre de 1828 algunos señalan que fue bañándose en las orillas del Lago de Maracaibo, debido a un ataque epiléptico a causa de sus heridas de tortura. Ana María dejó cinco hijos, María Antonia, José María, Miguel, Rafael, Gabriel y Joaquina de Campos y Pineda, producto de su matrimonio, quienes vivieron en la primera mitad del siglo XVIII.

Numerosos sitios en Maracaibo llevan el nombre de Ana María Campos, plazas, calles, un centro de capacitación para mujeres reclusas, y un complejo petroquímico. En una plaza pública que lleva su nombre, en el sector El Milagro, hay un monumento, montando descamisada en un burro mientras un hombre maneja un látigo detrás de ella”. Si Morales no capitula, monda. 


FUENTE: geni.com – es.m.wikipedia.org – lagaitadeldecano.blogspot.com el-carabobeno.com – bibliofep.fundacionesempresaspolar.com

Luis Medina Canelón

Abogado, escritor e historiador Miembro Correspondiente de la Academia de Historia del Estado Carabobo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *