Blas Bruni Celli, un honorable académico larense

Jorge Ramos Guerra
Historiador y escritor
ardive@gmail.com

Distinguido miembro la Sociedad Venezolana de Historia de la Medicina, como Individuo de Numero en el sillón Nº XXIX, desde 1957. Exministro de Sanidad en el mandato presidencial de Carlos Andrés Pérez


No muy lejos de El Tocuyo, ciu­dad Madre de Venezuela, a finales del siglo XIX lle­garía una famil­ia de inmi­grantes ital­ianos al pueblo de Anzoátegui, prop­i­cio para la agri­cul­tura por su cli­ma frío. 

Los Bruni, Cel­li, Ger­basi, Fini­zo­la, pro­cre­an­do hijos que se ofre­cerían a Venezuela como pro­fe­sion­ales, médi­cos muchos y políti­cos otro tan­to. De Fran­cis­co Bruni y Jose­fi­na Cel­li, sur­giría el doc­tor Blas Bruni Cel­li, más cono­ci­do en el mun­do uni­ver­si­tario, cien­tí­fi­co y académi­co que hon­ra su gen­tíli­co larense. 

Dr. Blas Bruni Cel­li, su cur­rícu­lo, cal­i­fi­ca su reconocimien­to como uno de los vene­zolanos más bril­lantes de su tiempo

Nac­ería el 3 junio de 1925, por cuyos estu­dios sería médi­co patól­o­go y oftalmól­o­go, his­to­ri­ador, filó­so­fo y políti­co vene­zolano. fal­l­e­ció a los 87 años, el 16 de enero del 2013, en la ciu­dad de Cara­cas. Su cur­rícu­lo, cal­i­fi­ca su reconocimien­to como uno de los vene­zolanos más bril­lantes de su tiempo. 

En el año 1945, escribe Pro­cer­a­to Tocuyano, obra en la que señala la impor­tan­cia de su pueblo natal, El Tocuyo, en la inte­gración de la nacional­i­dad vene­zolana. Se graduó de Médi­co Ciru­jano en julio de 1950, en la Uni­ver­si­dad Cen­tral y de Doc­tor en Cien­cias Médi­cas, en octubre del mis­mo año. En 1952 se recibe como Oftalmól­o­go y espe­cial­ista en Anatomía Patológica

Indi­vid­uo de Número de la Sociedad de His­to­ria de la Med­i­c­i­na (1956); Acad­e­mia Panamer­i­cana de His­to­ria de la Med­i­c­i­na (Tit­u­lar, 1961); Miem­bro Cor­re­spon­di­ente Puesto Nº 47 de la Acad­e­mia Nacional de Med­i­c­i­na (1962) e Indi­vid­uo de Número Sil­lón XV, des­de 1965, Indi­vid­uo de Número de la Acad­e­mia Nacional de la His­to­ria, Sil­lón letra K (1965); Indi­vid­uo de Número de la Acad­e­mia de Cien­cias Físi­cas, Matemáti­cas y Nat­u­rales (1977); Miem­bro Eméri­to de la Acad­e­mia Por­tugue­sa de His­to­ria (1992); Indi­vid­uo de Número Sil­lón letra M de la Acad­e­mia Vene­zolana de la Lengua (1998); Miem­bro Cor­re­spon­di­ente de la Real Acad­e­mia Españo­la de la Lengua (1998 ¿?) y min­istro de Sanidad en 1974–1975 durante el primer perío­do pres­i­den­cial de Car­los Andrés Pérez.

Para el tam­bién académi­co e his­to­ri­ador Simón Alber­to Con­salvi, Blas Bruni Cel­li fue «Cien­tí­fi­co y human­ista, médi­co y filó­so­fo, his­to­ri­ador y ciu­dadano. Me detendré en esa últi­ma condi­ción, porque Blas no se refugió en la torre de marfil para evadir sus respon­s­abil­i­dades de vene­zolano. Man­tu­vo viva su adhe­sión por la democ­ra­cia has­ta el últi­mo momen­to de sus dias y lo hizo sin las pausa de  los tiem­pos que impli­can ries­gos per­son­ales como los medioc­res y san­gri­en­tos de la dic­tadu­ra mil­i­tar de los años cincuenta».

Dr. Blas Bruni Celli

Por su parte, la doc­to­ra Clau­dia Antoni­eta Bland­e­nier Bosson de Suárez en el Con­gre­so XIII de Anatomía Patológ­i­ca “Dr. Blas Bruni Cel­li” nos cuen­ta que nue­stro biografi­a­do «no sólo pre­sen­tó numerosos tra­ba­jos en con­gre­sos nacionales e inter­na­cionales y otros even­tos cien­tí­fi­cos médi­cos, sino en los de otras dis­ci­plinas, en el medio de his­to­ri­adores y filó­so­fos. Su reper­to­rio ora­to­rio es inacabable, com­prende: dis­cur­sos pro­nun­ci­a­dos en el Pala­cio de las Acad­e­mias, en las diver­sas Acad­e­mias de que es miem­bro dis­cur­sos de Insta­lación de varias Jor­nadas de Anatomía Ha pub­li­ca­do numerosas obras: tra­ba­jos de his­to­ria y lit­er­ar­ios y muchos más que con­sti­tuyen fuente para los inves­ti­gadores en las dis­ci­plinas a la que se dedicara has­ta su fal­l­ec­imien­to». (17 de enero de 2013).

Tan pre­cisas defini­ciones de una per­son­al­i­dad como la de Blas Bruni Cel­li, es de mostrar­la en cen­tros de edu­cación, bib­liote­cas y ya es hora de que la munic­i­pal­i­dad tocuyana decrete una plaza para sus ilus­tres naci­dos en la tier­ra de José Trinidad Morán por aque­l­la sen­ten­cia de Nehru: “Solo donde hay tum­bas, hay res­ur­rec­ciones” y a la His­to­ria voy, vic­to­riosa o vencida….

Algunos títu­lo escritos por el desta­ca­do académi­co Blas Bruni Celli

 

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *