Cabudare en 1822

Yolanda Aris
Cronista Oficial del municipio Palavecino
arisyoli1@yahoo.es

En 1822, en ape­nas cua­tro años, Cabu­dare había obtenido impor­tantes logros. Pasó de ser sitio, con­for­ma­do por hatos y hacien­das, a Par­ro­quia Reli­giosa San Juan Bautista, medi­ante la demar­cación de sus límites el 27 de enero de 1818 y ser dec­re­ta­da como tal, el 1º de abril de ese año; para así ini­ciar su con­cen­tración como pobla­do. Luego, adquir­ió la cat­e­goría de Par­ro­quia Civ­il en 1821, por dis­posi­ción de la Con­sti­tu­ción de Cúcuta.

Políti­co, ter­ri­to­r­i­al y admin­is­tra­ti­va­mente, la Cap­i­tanía Gen­er­al de Venezuela, que a par­tir de 1811 fue Repúbli­ca de Venezuela se dividía en provin­cias. Cabu­dare era una de las par­ro­quias del Can­tón Bar­quisime­to; que a su vez forma­ba parte de la Provin­cia de Carabobo.  En 1832, se decretó la Provin­cia de Bar­quisime­to y doce años más tarde, en 1844, Cabu­dare  alcan­zará la cat­e­goría de can­tón (hoy municipio).

Tem­p­lo San Juan Bautista de Cabudare

Esta población, para 1822, había recibido las vis­i­tas, entre otras per­son­al­i­dades de: el alemán Nicolás Fed­er­man en 1530, primer europeo en tier­ras palaveci­nens­es, durante su recor­ri­do explo­rador y con­quis­ta­dor por la Provin­cia de Venezuela; del Obis­po Mar­i­ano Martí en su Visi­ta Pas­toral por la Dióce­sis de Cara­cas en 1779, quien por primera vez men­cionó el sitio de Cabu­dare; del Mar­qués del Toro en 1812, en su expe­di­ción fal­l­i­da para con­vencer e incor­po­rar a Coro a favor de la inde­pen­den­cia; del real­ista español Domin­go Mon­teverde en 1812, en su avance vio­len­to para retomar el poder para la monar­quía españo­la, luego de la renun­cia de Vicente Emparan y la declaración de inde­pen­den­cia por parte de los patri­o­tas; del Lib­er­ta­dor Simón Bolí­var, entre los días 8, 9 y 10 de noviem­bre de 1813 en el desar­rol­lo de la Batal­la de Tier­ri­tas Blan­cas; del Gen­er­al Rafael Urdane­ta en 1814, cuan­do debe aban­donar Bar­quisime­to y huye por el ataque y ocu­pación de las tropas real­is­tas de José Cebal­los; y nue­va­mente, el Lib­er­ta­dor tran­sitó el 14 de agos­to de 1821, cuan­do iba hacía Cúcu­ta, después de con­sol­i­da­da la inde­pen­den­cia de Venezuela con la Batal­la de Carabobo.

Cabu­dare había apor­ta­do entre otros patri­o­tas, a dos desta­ca­dos próceres de la Guer­ra de Inde­pen­den­cia, como lo fueron: Cristóbal Palave­ci­no, quien ofrendó su vida en 1817 en Cuilo­to, Colom­bia, y José Gre­go­rio Basti­das. Ambos, habían sal­va­do la vida de Bolí­var, luego de la der­ro­ta de Tier­ri­tas Blan­cas, el 10 de noviem­bre de 1813, y tam­bién se refiere, que prestaron aux­ilio al Gen­er­al Rafael Urdane­ta en 1814, en la puer­ta de la hacien­da Tarabana.

Has­ta 1810, gob­ernó la Provin­cia de Venezuela Vicente Emparan, y luego de su renun­cia, asume un tri­un­vi­ra­to patri­o­ta, con­for­ma­do por Cristóbal Men­doza, Juan Escalona y Bal­tazar Padrón. Se perdió la Primera Repúbli­ca en 1812, y el gen­er­al real­ista Domin­go Mon­teverde asum­ió el con­trol en 1813. Con la rein­sta­lación de la Segun­da Repúbli­ca, Simón Bolí­var fue procla­ma­do, Gen­er­al en Jefe de los Ejérci­tos de Venezuela. Los real­is­tas volvieron al poder con Juan Manuel Caji­gal y Martínez en 1814, le sigu­ió el Gen­er­al Pablo Moril­lo en 1815, el Mariscal de Cam­po Don Sal­vador de Moxó en 1816, Juan Bautista Par­do en 1817, Fran­cis­co del Pino 1819, Ramón Cor­rea y Gue­vara 1820, y final­mente en 1821, el Gen­er­al Miguel de La Torre.

Luego de la Batal­la de Carabobo en 1821, con el tri­un­fo patri­o­ta, el Con­gre­so de Cúcu­ta, designó a Bolí­var, Pres­i­dente de la Gran Colom­bia, y mien­tras él con­tinu­a­ba la Cam­paña de Lib­eración del Sur, dejó en la Vice-pres­i­den­cia de Venezuela a  Car­los Soublette.

De 1810 a 1821, ejercieron el poder políti­co en el Can­tón Bar­quisime­to, rep­re­sen­tantes del sec­tor patrióti­co y del real­ista en difer­entes momen­tos. Cabe destacar los sigu­ientes jefes real­is­tas: Alférez Juan José de Alvara­do, Juan de Ama­r­al, Brigadier José Cebal­los; Coro­nel Fran­cis­co Ober­to, Gen­er­al Anto­nio Ramos; y los patri­o­tas: Domin­go de Alvara­do, Domin­go Anto­nio Per­era, Brigadier Ramón Gar­cía de  Sena, Coro­nel Manuel Vil­lapol y Gen­er­al Rafael Urdaneta.

Cabu­dare no con­ta­ba con igle­sia par­ro­quial. En la Capil­la San­ta Bár­bara, con­stru­i­da en 1797, propiedad del Alférez Real Juan José de Alvara­do; des­de 1821, se ofrecían ser­vi­cios reli­giosos por parte del padre Manuel Anto­nio Limar­do, mien­tras, el sac­er­dote des­ig­na­do, Dr. Juan de Muji­ca, per­manecía en San­ta Rosa. Además ese año, el padre Limar­do había con­stru­i­do un caney para fines reli­giosos, en los espa­cios que hoy ocu­pa la Igle­sia San Juan Bautista. El padre José Miguel Pimentel ofi­ció misa allí has­ta 1828, cuan­do ini­ció la con­struc­ción de la igle­sia matriz inau­gu­ra­da en 1835.

No existían escue­las ni cen­tros asis­ten­ciales, y esta­ba con­for­mán­dose el primer cemente­rio del pobla­do al lado noreste del caney. Ini­cial­mente, la úni­ca calle que existía era el camino Real o calle Prin­ci­pal, hoy Aveni­da Lib­er­ta­dor, que iba de los llanos a Bar­quisime­to, a cuyos lados empezaron a con­stru­irse las vivien­das que dieron ori­gen al pobla­do; y más tarde se con­for­maron la calle de la sabana, actu­al Juan de Dios Ponte y la calle de La Ace­quia, hoy San­ta Bárbara.

Entre sus veci­nos y hacen­da­dos más desta­ca­dos resaltan: Don Juan de Ponte, Don Anto­nio Marante, Don Anto­nio Gar­cía Tacoro­nte y Don Miguel Bernal, pro­mo­tores y prop­i­ci­adores de la creación de la par­ro­quia reli­giosa  de Cabu­dare ante las autori­dades ecle­siás­ti­cas, luego de haber sido dec­re­ta­da por el Obis­po  Martí des­de 1785.

Sus veci­nos se ded­i­ca­ban prin­ci­pal­mente, al cul­ti­vo de cacao, caña de azú­car y café, además de la cría de gana­do vac­uno. Entre los prin­ci­pales pro­duc­tores para 1822 encon­tramos: al Alférez Real Juan José de Alvara­do con cul­tivos de caña,  cacao y añil; Fran­cis­co de Anzo­la, Fran­cis­co Vásquez, Mar­cos León, Damián Arroyo, Ambro­sio González, cul­ti­vadores de cacao; Anto­nio Planas, Juan de Ponte con cacao y gana­do vac­uno; Miguel de la Torre propi­etario de las Cohobas o Cojobas con gana­do vac­uno; Juan Bautista Piñero ese año com­pró la hacien­da Tara­bana, pro­duc­to­ra de cacao y caña de azú­car, a Rosa de Alvara­do, viu­da y albacea de Juan Galín­dez. Miguel Bernal tenía un establec­imien­to comercial.

Este pobla­do, gra­cias al esfuer­zo, tra­ba­jo y vol­un­tad de sus habi­tantes, adquir­ió impor­tantes jer­ar­quías políti­cas. Fue cap­i­tal del Esta­do Bar­quisime­to entre 1864 y 1868 durante la pres­i­den­cia del cabu­dareño, Gen­er­al Nicolás Patiño, y nue­va­mente, durante seis meses en 1881, en el cam­bio de denom­i­nación de Esta­do Norte de Occi­dente al actu­al Esta­do Lara. 

Después de 204 años, Cabu­dare con­sti­tuye una de las más impor­tantes ciu­dades del esta­do Lara jun­to a Bar­quisime­to, Caro­ra y El Tocuyo.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *