CRONICA CRIMINAL DEL PASADO: EL NEGRO ANTONIO

Luis Heraclio Medina C.

Alias “El Negro Antonio” fue por varios años el Enemigo Público Nro. 1 en la región central del país. En los años sesenta hasta se le atribuían poderes sobrenaturales. Después de muerto es el protagonista de cultos supersticiosos y brujerías.


Miguel Ángel Barrios, conocido mejor como “El Negro Antonio” habría nacido en Guigue, en 1927. Sus problemas con la autoridad comenzaron desde que era adolescente durante sus correrías por las regiones campesinas de Carabobo, Cojedes y Guárico, que fueron siempre sus áreas de operaciones. Sus primeros delitos fueron lesiones y abigeato o cuatrerismo cometidos en contra de los productores agropecuarios de la zona. Estuvo detenido en el penal de Tocuyito por unos dos años por el robo de unos marranos y posiblemente en esos días de reclusión se marcó su destino criminal que lo convertiría en una leyenda de la violencia de los convulsionados años sesenta.
Al salir del penal buscó a una familia que el consideraba eran quienes le habían acusado. Los ubicó en una humilde vivienda en el barrio Nueva Valencia y en la oscuridad de la noche le prendió fuego al rancho donde perecieron calcinados una pareja y su pequeño niño. Ese fue el inicio de una ola de asesinatos y otros crímenes que tuvieron como escenario la Sierra de Carabobo, Boquerón, el Pao, Tocuyito, Cogollal, Manuare, Guigue, Central Tacarigua y hasta Arismendi en el estado Barinas, donde asesinó a un guardia nacional e hirió a otro que trataban de capturarlo. El taxista José Veliz también es asesinado, y su esposa reconoce sin titubeos al asesino.
El criminal, acostumbrado a desarrollarse en el medio campesino era muy hábil para escabullirse de sus perseguidores y adquirió fama de escurridizo, e incluso en el imaginario popular le adjudicaron poderes sobrenaturales y pactos con el diablo que le permitían desaparecer de un lugar y aparecer en otro muy distante para cometer otro crimen. Quizás a esto ayudaba que muchos crímenes cuyos responsables eran desconocidos eran imputados al Negro Antonio, quien era utilizado como chivo expiatorio.
En su carrera criminal mató al hacendado Enrique Borjas, dueño de la hacienda “Cumbito”, en Los Naranjos. También mató al marido de su propia madre a su cuñado dizque “porque le daban mala vida a esas mujeres”.
En la prensa se decía que “Antonio” tenía vinculaciones con la subversión de la extrema izquierda, lo que se sustentaba en que muchas veces sus presas eran acomodados propietarios de haciendas, víctimas frecuentes de la guerrilla; por esta razón la policía política de la época, la Dirección General de Policía (DIGEPOL) se había unido a la PTJ en la búsqueda del criminal. El resentimiento de algunas personas en una época de convulsión social pretendió darle carácter de una especie de “Robih Hood” al peligroso criminal, que mataba por igual a ricos y pobres.
La tarde del cinco de mayo de 1965 los detectives de la DIGEPOL logran ubicar al peligroso asesino en una casa del barrio Nueva Valencia. Los funcionarios no corren riesgos: Cinco balazos ponen fin a la vida de quien fuera el terror de los sectores campesinos de Carabobo, Cojedes y Guárico.

Ima­gen post mortem del ter­ri­ble delilncuente

Pero en una sociedad donde existe una grave inversión de los valores en ciertos sectores, el asesino de tantos inocentes pasa a ser un personaje de veneración. Se le atribuyen milagros y su tumba en el Cementerio Municipal frecuentemente es visitada por brujos y espiritistas quienes en torno al aguardiente y el tabaco invocan al “Enemigo Público Nro. 1” de la Venezuela de los sesenta, como si se tratara de un santo o de un ejemplar hombre de bien. Por eso estamos como estamos.

Luis Medina Canelón

Abogado, escritor e historiador Miembro Correspondiente de la Academia de Historia del Estado Carabobo

3 comentarios en «CRONICA CRIMINAL DEL PASADO: EL NEGRO ANTONIO»

  • el 22 enero, 2023 a las 11:50 am
    Enlace permanente

    His­panoaméri­ca, sig­na­da por el espiritismo y com­ple­jos de orí­gen rinde cul­to a aque­l­los que deberían ser sepul­ta­dos por el olvido.

    Respuesta
  • el 23 enero, 2023 a las 8:13 am
    Enlace permanente

    Me con­ta­ba un ami­go que la autop­sia del negro Anto­nio fue real­iza­da en el ser­vi­cio de Anato­mia Pato­log­i­ca del Hos­pi­tal cen­tral de Valencia,por un famoso patol­o­go de la epoca y de sus pal­abras con­sid­er­a­ba que su cora­zon esta­ba inva­di­do total­mente por nidos de la enfer­medad de Cha­gas por lo que no era capaz de dar un paso sin que prac­ti­ca­mente se asfixiara.….

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *