El Guzmán Blanco de Ana Teresa

Rebeca Figueredo
Educadora – Investigadora

Corría el año de 1865 cuando Ana Teresa; una Caraqueña de la alta sociedad se enamora perdidamente de un hombre que le duplicaba la edad, para el momento una figura ya destacada en el mundo político de Venezuela e internacional, para ella quizás su primer amor, ligado a una profunda admiración y respeto por aquel abogado, alto, elegante y buen mozo, para él; indudablemente Ana Teresa era el amor de su vida; la mujer indicada.


Y de cierta manera lo era, esta hermosa joven educada y con buenos modales venia de una familia muy acomodada, su madre era Anastasia Urbaneja proveniente de una destacada familia, hija de Diego Urbaneja activista de la independencia y en un pasado ministro de Páez, el padre de Ana Teresa era el General Andrés Ibarra; sobrino del marques del Toro uno de los hombres más adinerados antes de la independencia, además que el padre de Ana Teresa fue edecán y un gran amigo del Libertador y quien valientemente arriesgó su vida por Bolívar en la conspiración Septembrina en Bogotá, resultando herido y luego atendido por Manuela Sáenz. Andrés Ibarra; uno de los pocos hombres que estuvieron con el Libertador en el triste lecho de su muerte en Santa Marta.

Ana Teresa Ibarra Urbaneja

Del cortejo al noviazgo pasaran dos años y no será hasta el 13 de junio de 1867 cuando salga de la iglesia como doña Ana Teresa Ibarra de Guzmán Blanco, esposa del actual comandante de armas de la ciudad de Caracas y en un futuro no muy lejano el presidente de Venezuela. La boda fue el evento del momento, el comentario de toda la ciudad, la hija del prócer de la independencia casándose con Antonio Guzmán Blanco, hijo del controversial periodista y fundador del partido Liberal Antonio Leocadio Guzmán y Carlota Blanco Jerez y Aristiguieta pariente lejana del Libertador quien creció huérfana junto a sus hermanas bajo el amparo de Simón Bolívar y el abrigo y protección de María Antonia Bolívar.

 << Durante mi ausencia, tienes que ser doblemente discreta, porque mis enemigos y tus malquerientes, tendrán mucho placer en humillarme calumniándote >>

Instalados en su nueva casa en Caracas y rodeados con una exquisita decoración y objetos importados de Europa comienza la vida conyugal, pero esto no durará mucho tiempo, Ana Teresa y su esposo enfrentan su primera separación por razones políticas con apenas unos tres meses de casados, entonces comienzan a escribirse con frecuencia y de una manera amorosa, él no la dejará desatendida y tratará lo más posible de llevar el orden de su casa aun así estando ausente.

Al poco tiempo de volver encontrará la buena noticia de que Ana Teresa está embarazada pero por razones nuevamente políticas su esposo se ausenta una vez más, esta vez lo hará por mucho tiempo, desde Europa sigue estando pendiente de su esposa y su bebé, nostálgicamente le escribe:

<< Aun las cosas que más me distraían antes, no me han atraído en este viaje. Desde que llegue no he salido sino a comprar la cuna y la ropa del que ha de ser nuestra eterna dicha. He sentido en ello tu placer y el mío a un tiempo >>

Antonio Guzmán Blanco

Y así transcurre el tiempo en medio de una distancia que solo despertará en ambos; nostalgias, ansiedades y celos. Quizás esta última solo por parte de Ana Teresa pues invadida por el temor a que su esposo pretendiese a otra mujer recuerda un hallazgo ocurrido antes de que él se marchara a Europa; consiguió pelos y sortijas en su escritorio, pero Ana teresa se lo mantuvo callado hasta ahora, se lo reclama a lo que él le responde que no sabe de quien era ese pelo y esas sortijas, ni siquiera sabía que estaban ahí, pero le recuerda que no se mortifique sin motivos, porque desde que se casó la única ocupación que ha tenido es ella, que viva feliz y contenta.

Después de dar a luz a su hija Carlota, Ana teresa recibirá recomendaciones de su esposo ausente, como no utilizar tacones altos porque puede ser perjudicial para su salud y que tenga en cuenta los cuidados que hay que tomar después del parto, además de recibir regalos y obsequios para la niña y para ella.

Él la extrañará y su ansiedad por volver a su hogar con su familia aumentará, escribirá: “Quiero saberlo todo de ella todo cuando se te ocurra, dímelo, ya tal como se te haya ocurrido y en el mismo momento de ocurrírsete. Por lo demás, yo sé muy bien que tú te conducirás siempre de un modo irreprochable. Eres la única mujer que me ha inspirado esa confianza. Por eso me case contigo y por eso vivimos felices”.

Ana teresa tendrá a su esposo de vuelta pero al tiempo por motivos de seguridad nuevamente se exilia en el exterior, dejándola sola y esta vez con un segundo embarazo, para ella una situación fatal porque esta vez se mezcla la preocupación por la vida de su esposo, por seguridad ella se muda con su madre y comienza de nuevo la incomodidad de estar separados, los pensamientos de infidelidad llegan como un huracán y reclamará algo que también vio en el pasado:

“Desde que lo supe, estoy pensando que hacer con el pelo que le mandó esa insolente bruja. Primero se me ocurrió quemarlo, pero esto me pareció muy poco, no encontrando otra cosa que me satisfaga mas, lo daré a la primera vieja que venga a la puerta para que lo venda o lo bote al basurero. Debe mandarme esos dos retratos que tiene usted en su nécessaire; porque yo aunque no me reunía con U. hasta de aquí a mucho tiempo, lo primero que haré es buscarlos y hacer de ellos lo que se me ocurra. Uno de ellos es de la mujer más criminal, porque a la vagabundería, unía la más grande hipocresía. El otro debe ser el de la atrevida zorra, que si es tan fea como allí parece, lejos de guardarlo, debería repugnarle el recuerdo de haber pensado en semejante bicho. Los vi, por un descuido suyo. Una vez que usted estaba limpiando los instrumentos que guarda allí, los saco y los dejo  sobre la mesa de su cuarto hasta el día siguiente. Allí los vi yo, y cuando fui a buscarlos, ya U. los había guardado. Están en un sobre blanco. No se lo dije en el momento porque siempre rechazo toda idea de disgusto sobre nosotros y además, U. se iba al día siguiente para Europa. Pero ya no puedo callar por más tiempo. Cada día se aumenta mi disgusto. Por qué motivo después de haberse casado conmigo conserva U. retratos, ni pelos, ni sortijas ni ninguna otra especie de recuerdos sobre esas vagabundas. ¡No!. ¡No!. U. no tiene ese derecho, ni yo se lo concedo. Es por eso que U. tiene tanta facilidad para ausentarse de mi. Vaya pues, ya no hablo más de esto. Me duele la cabeza”.

Acta de matrimonio de Antonio Guzmán Blanco y Ana Teresa

En medio de sus obligaciones como político, militar y sus preocupaciones por la revolución, Guzmán Blanco no desestima a su esposa y le comunica que le enviará tal sobre que menciona y también aprovecha para recordarle que deje de pensar en cosas del pasado. Ana Teresa no se queda tranquila y le reclama una vez más hasta recibir de su esposo un retrato de mujer con una nota “yo no encuentro mas retrato que el que va adjunto” sin embargo este retrato nunca visto por Ana Teresa aumentará la mortificación y celos, le reclamará de nuevo hasta calmarse con los días sabiendo que su esposo está próximo a llegar.

Volverá a casa y luego se convertirá en presidente, con el pasar de los años se mudan a Francia y al tiempo por motivos políticos él sólo regresará a Venezuela; otra separación en donde los celos volverán, Guzmán Blanco con la paciencia del mismo tamaño del amor que sentía siempre lo manifestará con las precisas palabras para ella;

“No tengo la impresión de estar en casa, porque mi hogar eres tú, única y felicidad de mi existencia” le hará saber en una oportunidad mientras espera el tiempo necesario para buscarla a ella y a sus hijos a Europa y traerlos de regreso a Venezuela.

También le escribirá: “Abandona esa desconfianza tan funesta. Te estimo pero te amo todavía mas, te amo con inmensa pasión. Mi única vida es quererte y mi sola aspiración hacerte felíz. Tú no tienes ni idea de lo que gozo contigo. ¿Cómo se te ocurre que pueda nadie darme tu inefable placer? No, por Dios, no te empeñes en hacerte sufrir sin motivos”

Unas palabras de Ana Teresa convertidas en decisión resumirá el futuro de la pareja “Es la última vez que le digo que si U. intenta separarse de mi bien sea  voluntaria o involuntariamente, para ir al cielo o al infierno, o donde quiera que vaya, yo estoy resuelta a seguirlo”

Guzmán en su lecho de muerte

Y así se convertirá en su eterna compañera, el amor que los unía quedó plasmado durante los 32 años que perduró el matrimonio como un vínculo inquebrantable que solamente se rompería con el fallecimiento de Antonio Guzmán Blanco en 1899. Ana Teresa sobrevivirá la pérdida dolorosa de su esposo por unos catorce años más y convivirá con el más fiel recuerdo de aquel amor leal y paciente que le brindó hasta la muerte su Ilustre Americano.

Fuentes:
Quintero, Inés. “La Palabra Ignorada” Editorial: Fundación Empresas Polar. Caracas 2007.Fuente:

Imágenes documentales:

– Acta de matrimonio de Antonio Guzmán Blanco y Ana Teresa Ibarra, Family Search.

– Retrato de Ana Teresa Ibarra, Quintero, Inés. “La Palabra Ignorada”

– Boceto para retrato del general Antonio Guzmán Blanco por Martin Tovar y Tovar siglo XlX Colección perteneciente a la fundación John Boulton

– Antonio Guzmán Blanco en su lecho de muerte, créditos a su autor.

Luis Medina Canelón

Abogado, escritor e historiador Miembro Correspondiente de la Academia de Historia del Estado Carabobo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *