El impactante siniestro aéreo que enlutó a Venezuela

Luis Alberto Perozo Padua
Periodista y escritor
luisalbertoperozopadua@gmail.com
IG/TW: @LuisPerozoPadua

La catástrofe aérea, con repercusión internacional por su magnitud y por ser el tercer accidente aéreo comercial en Venezuela, dejó como saldo 12 víctimas fatales; tres tripulantes y sus nueve pasajero


La mañana del domingo 30 de marzo de 1952, el Diario EL IMPULSO de Barquisimeto desplegó en su primera página el aterrizaje forzoso de un avión en la región de Boca de Aroa, noticia preliminar que, a la una de la madrugada, hora del cierre de aquella edición, informaba que el aparato identificado como un Douglas DC-3 distinguido con las siglas YV-C-AZU, perteneciente a la Línea Aérea TACA de Venezuela, “realizó ayer tarde un aterrizaje cerca del balneario de Boca de Aroa”.

 El aparato había despegado del Aeropuerto de Maiquetía que sirve a la ciudad de Caracas, el sábado 29 de marzo a las 2:07 pm., con destino a Barquisimeto haciendo escala en San Felipe, estado Yaracuy. El último reporte del avión lo recibió la torre de control del Campo de Aviación de la capital yaracuyana, en el cual se informaba que, volando sobre Ocumare de la Costa el tiempo había cambiado bruscamente obligando al capitán a remontar en un intento de evadir el temporal. Desde allí no se supo más sobre el estado del vuelo.

Un avión Douglas DC-3 de TACA de Venezuela en el Aeródromo de Barquisimeto, 1952

Momentos de consternación

Al conocerse la noticia de la desaparición de la aeronave, la oficina de la Línea Aérea Aeropostal Venezolana emitió un comunicado y se comunicó con el teniente Raúl Briceño Ecker, representante del gobernador de Lara, Dr., Carlos Felice Cardot, con el objetivo de adoptar medidas de búsqueda y salvamento.

Entretanto, familiares y allegados de los pasajeros se aglomeraron en las afueras de los aeropuertos de Barquisimeto y San Felipe, buscando detalles de la angustiante noticia. Un camión cisterna del Cuerpo de Bomberos salió de Barquisimeto con destino a la región montañosa de Yaracuy. Una de las hipótesis que cobraba mayor fuerza, era que la aeronave tuvo que desviarse a otro campo de aviación por el mal tiempo en la región, por lo que Aeropostal envió alertas a todos los aeropuertos circundantes, pero desde todas partes la respuesta era negativa y nada se sabía de la aeronave.

La tripulación del DC-3 estaba constituida por el capitán Juan Federico Bermotti, nativo de Valencia, estado Carabobo; el copiloto Enrique Arcaya, de nacionalidad chilena; y la aeromoza Olga Ocanto, de 19 años, nacida Maracaibo, estado Zulia.

Cuando ya la desesperación comenzaba a manifestarse entre los familiares de los pasajeros y tripulantes del DC-3, ocurrió el milagro y, a las 10 de la noche de aquel 30 de marzo de 1952, una comunicación telefónica desde San Felipe avisó que el avión había dispuesto aterrizar en un campo abierto de Boca de Aroa, destacando: “No hay víctimas afortunadamente, y ni siquiera heridos”.

Conforme iban pasando las horas, la alentadora noticia fue disolviéndose en medio del silencio ensordecedor de las autoridades que ya predecían el horror que estaban por presenciar.

Avión de TACA, filial Venezuela, en Barquisimeto, años 50. Colección Luis Heraclio Medina Canelón

Sin localizar el DC-3

La mañana del martes 1 de abril de 1952, la búsqueda del DC-3 estaba compuesta por la Fuerza Aérea que con helicópteros y aviones sobrevolaban las cimas de las exuberantes montañas yaracuyanas donde se creía había caído el avión. En tierra efectivos del Ejército y la Guardia Nacional, bomberos y civiles, peinaban la zona de la costa.

A estas labores se sumaron aviones de LAV, Avensa, TACA y Ransa; así como un gran número de voluntarios barquisimetanos liderados por el joven Edgar Yepes Gil y don Jorge Arévalo González, ambos familiares de varios integrantes de la aeronave, se sumaron a las tareas de rescate y exploración de la zona selvática de los cerros Bombón, Bucaral y Río Amarillo.

Por otra parte, vecinos de Campo Elías (Yaracuy), aseguraron haber visto pasar el sábado en la tarde, un avión a baja altura para luego escuchar un estruendoso sonido en una sierra cercana, sonido que confirmaron igualmente habitantes de Río Claro (Lara), versiones que precisaron que el suceso ocurrió a las 5:30 de la tarde, aproximadamente. Sin embargo, fue infructuosa la búsqueda durante todo ese segundo día, donde se inspeccionaron todos los predios de las regiones descritas. La desaparición del DC-3 había sembrado consternación y angustia en todo el país.

Aglomerados frente a la sede de varios periódicos capitalinos, vecinos y familiares se mantuvieron expectantes durante toda la noche hasta el amanecer del 2 de abril, esperando por noticias de última hora, y en todos los rostros solo se configuraba dolor y desesperanza.

EL IMPULSO 2 de abril de 1952

Devastadora noticia

Y la noticia que nadie quería conocer llegó después de tres días de intensas jornadas de búsqueda infructuosa, cuando el martes 1 de abril, a las 6:10 pm., el capitán J. V. Lavada sobrevolaba en un avión de TACA, unas serranías conocidas como Cerro Grande, al sureste de San Felipe a solo nueve kilómetros del caserío San Juan de la Paula, y a cuatro minutos de vuelo del Campo de Aviación de esa ciudad.

El capitán Lavada avistó el timón de cola y un plano en una montaña denominada Cerro El Zapatero. Inmediatamente un helicóptero de la Guardia Nacional intentó descender en el lugar, pero por la densa vegetación no pudo realizar la maniobra. En consecuencia, se formó un contingente que a pie llegó a un sitio indicado y menos escarpado en donde improvisaron un punto de aterrizaje para el helicóptero, a dos horas distante del lugar del siniestro.

El armatoste yacía sepultado entre la maleza y los árboles derribados por el impacto, formando un gran amasijo de hierro humeante, pues se había incendiado al estrellarse. Todos los ocupantes habían perecido. El teniente Jesús Briceño Ecker acompañado del Dr. Antonio Rodríguez Cirimeli, fueron los primeros en llegar al área del desastre, reconociendo así a algunos de los fallecidos. Entre los rescatistas estaban don Daniel Yepes Gil, padre de dos de las víctimas; y el Dr. Julián Sequera Cardot, esposo de una de ellas.

Las víctimas mortales

La catástrofe aérea, con repercusión internacional por su magnitud y por ser el tercer accidente aéreo comercial en Venezuela, dejó como saldo 12 víctimas fatales; tres tripulantes y sus nueve pasajeros. Aquel aciago día quedaría marcado con horror en la existencia de muchos.

Se identificaron los cuerpos de Lirio Cirimeli de Rodríguez, de 51 años, esposa del Dr. Pedro Rodríguez Ortiz, poeta, médico, ex senador de la República y ex gobernador del estado Portuguesa; Carlos Romero Agüero de 41 años, secretario del Despacho del Gobernador del Estado Yaracuy, Héctor Blanco Fombona; Máximo Fonseca de 28 años, comerciante y natural de Barquisimeto; Miguel Vidal, de 33 años, de Caracas Fiscal de Obras Públicas Nacionales; Yolanda Medina, estudiante del Servicio Social; María Luisa Montesinos, larense de 25 años.

Igualmente fallecieron Gilda Yepes Gil, de 21 años, considerada una de las mujeres más bellas de Barquisimeto, que regresaba de Curazao tras comprar el traje de novia, pues contraería nupcias en los días posteriores al accidente con el capitán de navío Ramón Arismendi, que estaba en Washington DC en entrenamiento de rigor al momento de la tragedia; y Dilcia Yepes Gil de Sequera, esposa del Dr. Julián Sequera Cardot, hermano del Dr. Carlos Sequera Cardot, gobernador del Estado Lara para la fecha; ambas hijas de Don Daniel Yepes Gil, expresidente (e) del Consejo Municipal de Iribarren y fundador del Central Tarabana, y doña Nelly Arévalo, hija del reconocido periodista, telegrafista y escritor, opositor al régimen de Juan Vicente Gómez. Las trenzas en la cabellera de Gilda y el anillo de compromiso de Dilcia fueron determinantes para Don Daniel reconocer los cuerpos calcinados de sus hijas. De igual forma muere Eddy Luz Yepes Gil Oropeza, de 23 años, casada con Pedro Rodríguez Cirimeli; hija de don Mariano Yepes Gil, fundador del Central Tarabana y hombre ligado al progreso del estado Lara.

Error de cálculos o falla mecánica

Sobre las posibles causas del aparatoso accidente aéreo, se conoció extraoficialmente dos hipótesis: la primera sería que el DC-3 venía realizando un vuelo instrumental debido al mal tiempo y la nula visibilidad. Cuatro minutos antes de llegar al Campo de Aviación de San Felipe, el piloto se comunicó con la torre de control, solicitando la dirección del viento.

Informó igualmente que volaban a 4.000 pies de altura y que estaban un poco desviados hacia el norte de la ruta ordinaria. Otra de las hipótesis fue que el aparato presentó fallas y el piloto erró en sus cálculos, lo que devino en el impacto contra el macizo yaracuyano.
 

Concluyen cinco días de tensión

Los restos mortales de 10 de las 12 infortunadas víctimas del trágico accidente del Douglas DC-3 de TACA, fueron sacados del escabroso lugar en bolsas negras y trasladados hasta el caserío San Juan de la Paula, y de allí hasta el hospital Plácido Daniel Rodríguez Rivero de San Felipe. Los otros dos cadáveres quedaron dentro del avión siniestrado debido a la penumbra y la fatiga que presentaban los rescatistas.

Posteriormente los 12 féretros fueron colocados frente al altar del templo San Rafael. Ocho de las víctimas fueron trasladadas a Barquisimeto, tres a Caracas y una quedó en San Felipe. Las exequias en las tres ciudades fueron multitudinarias. Los cuerpos llegaron al Aeródromo de Barquisimeto ya casi a la una de la tarde del jueves 3 de abril de 1952. La muchedumbre ataviada de luto lloraba a sus deudos y la aflicción se hizo colectiva al observar como descendían los ataúdes. El cortejo fúnebre fue realmente impresionante.

Los oficios religiosos se efectuaron con gran solemnidad en el templo de la Inmaculada Concepción de Barquisimeto, cuyos espacios, tanto dentro y fuera de la iglesia, fueron colmados por la multitud taciturna. Los actos religiosos fueron presididos por el excelentísimo monseñor Críspulo Benítez Fontúrvel, obispo de la Diócesis, acompañado de altos dignatarios del clero barquisimetano.

Durante el sepelio en el Cementerio Bella Vista, se observó una imponente manifestación de duelo público, una conmovedora escena de cintos de personas para ofrecer su adiós perpetuo.

El último mensaje a su prometido                                                                          El capitán de navío, Ramón Arismendi, voló casi 12 horas desde el Aeropuerto de Washington DC hasta Barquisimeto, para integrarse a las labores de búsqueda de la aeronave donde viajaba su prometida, Gilda Yepes Gil. Se enteró de la infausta noticia gracias al agregado militar de la Embajada de Venezuela en Estados Unidos, quien recibió el cable del seceso. Cuando este oficial de la marina entró a su apartamento, encontró una tarjeta postal enviada por Gilda desde Curazao con unas hermosas líneas: “…Y siempre estás en mis pensamientos. Te adora, Gilda Yepes-Gil”.  

El aviso de la muerte

Varias de las víctimas del terrible suceso aéreo que conmocionó a Venezuela entera aquel 29 de marzo de 1952, no querían hacer el viaje. El destino inexorable parecía que tenía signada aquella tragedia para varios de los pasajeros del Douglas DC-3 de TACA, tal es el caso de la señorita Gilda Yepes-Gil Arévalo, que desde el principio exhibió intranquilidad para efectuar el viaje.

Unas horas antes de abordar el avión, estando Gilda peinando su cabello tomó un espejo y al intentar mirarse, se le resbaló de las manos y al caer al suelo se despedazó. Entre los nervios de lo sucedido se lo comentó a varios familiares, argumentando que por superstición no realizaría el viaje, pero quienes presenciaron el hecho la tranquilizaron y alentaron de desistir de esas ideas desatinadas.

No obstante, Gilda, tenía sobradas razones para temerle a este nuevo viaje, pues, antes había sufrido dos accidentes aéreos de los que había salido ilesa. Años atrás, en un viaje de Argentina a Chile, el avión en donde viajaba fue castigado por una tormenta violenta hasta el punto de activarse los protocolos de caída. Al aterrizar, las imágenes del estado del fuselaje de la aeronave eran aterradoras.

Sepelio en Barquisimeto de las víctimas del DC-3 de TACA

Pasado un tiempo, en un viaje desde Maiquetía con destino a Barquisimeto, el avión ejecutó una extraña maniobra al despegar e inmediatamente se inclinó abruptamente sobre el borde de la pista destrozándose una de las alas. Por fortuna, Gilda ocupaba uno de los primeros asientos de la aeronave, por lo que no sufrió daño alguno.

En cuanto a Eddy Luz Yepes-Gil Oropeza, hubo quien le aconsejara que cancelara el viaje toda vez “habían ocurrido varios accidentes de avión últimamente”, pero esa misma persona al ver su reacción, más bien se inhibió y le aconsejó que hiciera aquel viaje en compañía de la señora Lirio de Rodríguez Ortiz, quien tampoco mostraba ánimos para realizar la travesía.

Honras fúnebres de las víctimas del DC-3 de TACA en 1952

Fuente: Centro Interno de Documentación del Diario EL IMPULSO.

Fotos: Diario EL IMPULSO / Luis Heraclio Medina Canelón

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *