El Nazareno de Cabudare, icono de especial tradición


Según las crónicas del esclarecido historiador cabudareño don José Ramón Brito Calles, quien dedicó parte de su vida a investigar sobre las tradiciones religiosas de su lar nativo, hurgando en los archivos arquidiocesanos consiguió que don Domingo Méndez, personalidad de renombre en la ciudad, adquirió una imagen del Nazareno en Caracas en la primera mitad del siglo XVIII
El restaurado Nazareno de Cabudare reposa 
en una capilla de la iglesia San Juan Bautista 

El cronista de Palavecino, Taylor Rodríguez García, afirmó que en otro documento del mismo archivo arquidiocesano, está registrado que para 1912, es trasladada la imagen del Nazareno de Cabudare, desde una capilla del pueblo, que se vino al suelo, hasta una nave o capilla propia dentro de la Iglesia Matriz San Juan Bautista de esa localidad.


¿Acompañó a la Divina Pastora?

Una de las tradiciones con más arraigo en Lara, es el relato de la visita mariana de la Divina Pastora a Barquisimeto en 1856.
En esta histórica visita de la Excelsa Patrona, se cuenta que la Virgen se hizo acompañar por la imagen de un Nazareno.


Sacerdotes, costumbristas e historiadores, han argumentado que la imagen era la perteneciente al pueblo de Los Rastrojos, otros difieren del mito señalando que por ser la iglesia de Cabudare la más antigua, y la de Los Rastrojos aún no pensaban construirla, sino tres décadas después, por tanto era improbable el asunto.

Tampoco hay que omitir que el arzobispado de Barquisimeto, elevó a Santuario Arquidiocesano de El Nazareno de Los Rastrojos al templo Sagrada Familia de Los Rastrojos “para avalar estas tradiciones”.

Existían imágenes más antiguas

Afirmó el cura párroco de la iglesia matriz de Cabudare, Juan Bautista Briceño Pérez, que para 1856, existían en la pequeña ciudad de Barquisimeto, tallas más antiguas del Nazareno como el de San Francisco y el mismo de la Concepción.

Talla de mayor trascendencia

No obstante, con respecto a esta polémica, cuya veracidad aún no ha sido precisada por los investigadores, el presbítero señaló que pese al asunto, “nadie puede negar que Venezuela toda venera con especial devoción la imagen de Jesús Nazareno”.

-Esta imagen representa uno de los pasajes dolorosos del vía crucis, que muestra a Jesús cargando toda la cruz camino al Calvario, ya azotado y coronado de espinas, reseñó el sacerdote párroco de la iglesia matriz de Cabudare.

El evangelista San Juan nos relata lo siguiente, dijo al leer La Iglesia Ahora, semanario católico Nº 333: “Y tomaron a Jesús, el cual cargando sobre sí la cruz, salió hacia el sitio llamado Calvario, que en hebreo se dice Gólgota” (Jn 19,16-17).

Continuó relatando Briceño, que del Pretorio al Calvario el camino es corto, pero es muy probable que lo hayan obligado a dar un rodeo por aquellas calles repletas de gentes.

-Al sanedrín le interesaba que todo el pueblo viera su derrota, el camino era de subidas y bajadas, y serpenteaba por la colina hasta llegar a la montaña donde sería sacrificado, citó Briceño.

Semana Mayor de 1850

Según datos del presbítero Briceño Pérez, para el año 1850, ya existían en Cabudare todas las imágenes de Semana Santa, señalando a: La Dolorosa, San Juan, Jesús en La Columna, Jesús, Humildad y Paciencia, Jesús en El Huerto, El Nazareno, Las Tres Marías (las cuales desaparecieron con el transcurrir del tiempo) y el Santo Sepulcro.
Nazareno de Cabudare luego de su restauración en Valencia
Al Nazareno urge restaurarlo

Visiblemente preocupado, el cura párroco de la iglesia San Juan Bautista de Cabudare, reveló que la imagen de Jesús Nazareno, amerita urgente restauración debido al marcado deterioro que exhibe.

Rememoró que hace unos diez años, una restauración cambió la fisonomía y el color de la tez del Nazareno, pese al cuido especial de la familia Brito.

-A pesar del celo de esta honorable familia y el culto permanente la imagen se deterioró por su antigüedad, siendo sometida a una restauración que todavía cuestiono por la ligereza con la cual se hizo, narró.

Advirtió que la talla exhibe marcado deterioro en la cadera derecha, con desprendimiento de la capa superior.

Igualmente, observó Briceño, que posee un hueco en el talón izquierdo y numerosas grietas y ramificaciones en el tobillo, lo que amerita la intervención de un especialista en tallas de gran valor histórico a la brevedad posible.

Precisó que toda la colecta de la Semana Santa se destinará a los fondos para cancelar la restauración. 
-Le pedimos a la Alcaldía de Palavecino y al Concejo Municipal, así como a las empresas privadas, que nos apoyen en esta empresa

Texto y fotos:
Luis Alberto Perozo Padua

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *