El Nazareno de Cabudare, icono de especial tradición


Según las cróni­cas del esclare­ci­do his­to­ri­ador cabu­dareño don José Ramón Brito Calles, quien dedicó parte de su vida a inves­ti­gar sobre las tradi­ciones reli­giosas de su lar nati­vo, hur­gan­do en los archivos arquid­ioce­sanos con­sigu­ió que don Domin­go Mén­dez, per­son­al­i­dad de renom­bre en la ciu­dad, adquir­ió una ima­gen del Nazareno en Cara­cas en la primera mitad del siglo XVIII
El restau­ra­do Nazareno de Cabu­dare reposa 
en una capil­la de la igle­sia San Juan Bautista 

El cro­nista de Palave­ci­no, Tay­lor Rodríguez Gar­cía, afir­mó que en otro doc­u­men­to del mis­mo archi­vo arquid­ioce­sano, está reg­istra­do que para 1912, es traslada­da la ima­gen del Nazareno de Cabu­dare, des­de una capil­la del pueblo, que se vino al sue­lo, has­ta una nave o capil­la propia den­tro de la Igle­sia Matriz San Juan Bautista de esa localidad.


¿Acom­pañó a la Div­ina Pastora?

Una de las tradi­ciones con más arrai­go en Lara, es el rela­to de la visi­ta mar­i­ana de la Div­ina Pas­to­ra a Bar­quisime­to en 1856.
En esta históri­ca visi­ta de la Excel­sa Patrona, se cuen­ta que la Vir­gen se hizo acom­pañar por la ima­gen de un Nazareno.


Sac­er­dotes, cos­tum­bris­tas e his­to­ri­adores, han argu­men­ta­do que la ima­gen era la perteneciente al pueblo de Los Ras­tro­jos, otros difieren del mito seña­lan­do que por ser la igle­sia de Cabu­dare la más antigua, y la de Los Ras­tro­jos aún no pens­a­ban con­stru­ir­la, sino tres décadas después, por tan­to era improb­a­ble el asunto.

Tam­poco hay que omi­tir que el arzo­bis­pa­do de Bar­quisime­to, elevó a San­tu­ario Arquid­ioce­sano de El Nazareno de Los Ras­tro­jos al tem­p­lo Sagra­da Famil­ia de Los Ras­tro­jos “para avalar estas tradiciones”.

Existían imá­genes más antiguas

Afir­mó el cura pár­ro­co de la igle­sia matriz de Cabu­dare, Juan Bautista Briceño Pérez, que para 1856, existían en la pequeña ciu­dad de Bar­quisime­to, tal­las más antiguas del Nazareno como el de San Fran­cis­co y el mis­mo de la Concepción.

Tal­la de may­or trascendencia

No obstante, con respec­to a esta polémi­ca, cuya veraci­dad aún no ha sido pre­cisa­da por los inves­ti­gadores, el pres­bítero señaló que pese al asun­to, “nadie puede negar que Venezuela toda ven­era con espe­cial devo­ción la ima­gen de Jesús Nazareno”.

‑Esta ima­gen rep­re­sen­ta uno de los pasajes dolorosos del vía cru­cis, que mues­tra a Jesús car­gan­do toda la cruz camino al Cal­vario, ya azo­ta­do y coro­n­a­do de espinas, reseñó el sac­er­dote pár­ro­co de la igle­sia matriz de Cabudare.

El evan­ge­lista San Juan nos rela­ta lo sigu­iente, dijo al leer La Igle­sia Aho­ra, sem­a­nario católi­co Nº 333: “Y tomaron a Jesús, el cual car­gan­do sobre sí la cruz, sal­ió hacia el sitio lla­ma­do Cal­vario, que en hebreo se dice Gól­go­ta” (Jn 19,16–17).

Con­tin­uó rela­tan­do Briceño, que del Pre­to­rio al Cal­vario el camino es cor­to, pero es muy prob­a­ble que lo hayan oblig­a­do a dar un rodeo por aque­l­las calles reple­tas de gentes.

‑Al sane­drín le interesa­ba que todo el pueblo viera su der­ro­ta, el camino era de subidas y bajadas, y ser­pen­te­a­ba por la col­i­na has­ta lle­gar a la mon­taña donde sería sac­ri­fi­ca­do, citó Briceño.

Sem­ana May­or de 1850

Según datos del pres­bítero Briceño Pérez, para el año 1850, ya existían en Cabu­dare todas las imá­genes de Sem­ana San­ta, seña­lan­do a: La Dolorosa, San Juan, Jesús en La Colum­na, Jesús, Humil­dad y Pacien­cia, Jesús en El Huer­to, El Nazareno, Las Tres Marías (las cuales desa­parecieron con el tran­scur­rir del tiem­po) y el San­to Sepulcro.
Nazareno de Cabu­dare luego de su restau­ración en Valencia
Al Nazareno urge restaurarlo

Vis­i­ble­mente pre­ocu­pa­do, el cura pár­ro­co de la igle­sia San Juan Bautista de Cabu­dare, rev­eló que la ima­gen de Jesús Nazareno, ameri­ta urgente restau­ración debido al mar­ca­do dete­ri­oro que exhibe.

Remem­o­ró que hace unos diez años, una restau­ración cam­bió la fisonomía y el col­or de la tez del Nazareno, pese al cui­do espe­cial de la famil­ia Brito.

‑A pesar del celo de esta hon­or­able famil­ia y el cul­to per­ma­nente la ima­gen se dete­ri­oró por su antigüedad, sien­do someti­da a una restau­ración que todavía cues­tiono por la ligereza con la cual se hizo, narró.

Advir­tió que la tal­la exhibe mar­ca­do dete­ri­oro en la cadera derecha, con desprendimien­to de la capa superior.

Igual­mente, observó Briceño, que posee un hue­co en el talón izquier­do y numerosas gri­etas y ram­i­fi­ca­ciones en el tobil­lo, lo que ameri­ta la inter­ven­ción de un espe­cial­ista en tal­las de gran val­or históri­co a la brevedad posible.

Pre­cisó que toda la colec­ta de la Sem­ana San­ta se des­ti­nará a los fon­dos para can­ce­lar la restauración. 
‑Le ped­i­mos a la Alcaldía de Palave­ci­no y al Con­ce­jo Munic­i­pal, así como a las empre­sas pri­vadas, que nos apoyen en esta empresa

Texto y fotos:
Luis Alberto Perozo Padua

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *