El primer viaje a Carora en automóvil se registró en 1914

Omar Garmendia
Cronista y escritor

@omgarmendia

Era toda una proeza emprender un viaje por las llamadas carreteras, que en realidad, para principios del siglo XX no eran más que angostos caminos hechos al paso. Los conductores deben ingeniárselas para sortear los innumerables e inesperados obstáculos y situaciones a los que era esperable enfrentarse.

En la estación lluviosa los lodazales y los ríos crecidos podían interrumpir el paso durante semanas enteras. Distintas anécdotas y aventuras se vivían en esas inciertas travesías. Se cuenta el caso del primer viaje a Carora en automóvil en 1914, que representó toda una maniobra de aventura y trabajosos incidentes y ocurrencias, pues para una distancia de 120 kilómetros se tardó tres días. 

En el primero su propietario solo pudo llegar hasta Quíbor. En la segunda jornada con la ayuda de tres ayudantes llegaron hasta el río Tocuyo. 

Al otro día tuvo que ser remolcado el carro por una yunta de bregados bueyes, comprometidos en atravesar el río, para así llegar al anochecer pasadas las ocho a Carora.

Luego de esta fatigosa y enojosa travesía el dueño decidió vender allí mismo el vehículo y se regresó en una mula a Barquisimeto.


Foto: Elegantemente trajeado y reclinado sobre su Ford modelo T se aprecia a Don Daniel Yepes Gil, circa 1919 en el paso del río Turbio, en el antiguo camino real Barquisimeto Cabudare, en predios de la Hacienda Tarabana. Colección de @yepezleonardo

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *