Fue una conspiración la destitución y el juicio a CAP

Luis Alberto Perozo Padua
Periodista y escritor
luisalbertoperozopadua@gmail.com
IG/TW: @LuisPerozoPadua

A juicio de innu­mer­ables anal­is­tas políti­cos tan­to los inten­tos de golpes de Esta­do, la des­ti­tu­ción y el pos­te­ri­or juicio al pres­i­dente Car­los Andrés Pérez, fueron a todas luces una serie de acciones orques­tadas en una de las con­spir­a­ciones más intere­santes de la his­to­ria con­tem­poránea de Venezuela, en donde par­tic­i­paron fer­vientes ene­mi­gos, pero tam­bién acól­i­tos de uno de los líderes más caris­máti­cos reg­istra­dos por la his­to­ria nacional.

Sería exten­so analizar los detalles de aque­l­la con­fab­u­lación en una cróni­ca peri­odís­ti­ca, pero bas­ta con leer a uno de los mejores anal­is­tas en mate­ria y quien fuera tes­ti­go de excep­ción de la estrepi­tosa con­ju­ra con­tra CAP, como lo es Héc­tor Alon­so López, egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Venezuela, ex diputa­do al Con­gre­so Nacional has­ta 1998, hom­bre con insond­able expe­ri­en­cia en las lides políti­cas, cer­cano a CAP y por supuesto al entorno del aci­a­go momen­to que mar­caría un antes y un después con aso­lado­ras con­se­cuen­cias políti­cas que hoy tienen ran­go de apoc­alíp­ti­cas para Venezuela. 

Obvi­a­mente, en torno al poder siem­pre ha exis­ti­do intere­ses que sub­y­a­cen en lúgubres inten­ciones y en el caso de CAP, por ser un líder indis­cutible, era lo que sobraba. 

Héc­tor Alon­so López ano­ta que el país vive el ter­re­mo­to más largo de su his­to­ria des­de el 21 de mayo de 1993 has­ta hoy. Sigue y seguirá hacien­do estra­gos. Y hay muchos que aún se pre­gun­tan dónde comen­zó. Para él, la con­spir­ación se con­cretó obvi­a­mente con el juicio a CAP en donde pun­tu­al­iza que el Sena­do de la Repúbli­ca en mayo de 1993, votó a favor de la sen­ten­cia de la Corte Supre­ma de Jus­ti­cia para ini­ciar el juicio a CAP. 

“De los 39 que votaron a favor 28 eran de AD, y solo hubo 4 excep­ciones Leopol­do Sucre Figarela, Luis Vera Gómez, Ilde­maro Vil­las­mil y José Luis Rincón”.

En cuan­to a los mag­istra­dos, que en su cri­te­rio fusilaron a CAP en 1993 en la CSJ desta­can:  Gon­za­lo Rodríguez, Alirio Abreu Burel­li, Jose­fi­na Cal­caño de Pemelta, Car­men B Romero, Juve­nal Sal­cedo, Ismael Rodríguez Salazar, Hidel­gard Rondón de San­só, Rafael Alfon­so Guzmán, Rober­to Yépez.

Héc­tor Alon­so López con CAP

Sub­raya López que entre los mag­istra­dos que sal­varon su voto en la sen­ten­cia con­tra CAP, fig­u­raron: Luis Enrique Farías Mata, Cecil­ia Gómez Sosa. Alfre­do Ducharne, Car­los Tre­jo Padil­la, Ani­bal Rue­da y Héc­tor Grisan­ti Luciani.

Y afir­ma que de esos mag­istra­dos que votaron con­tra CAP, la que más llamó la aten­ción, mucho después, fue la Dra. Hidel­gard Rondón de San­só, con­ver­ti­da en “poderosa” rep­re­sen­tante jurídi­co de la PDVSA de Hugo Chávez en todos sus nego­cios, pues era la sue­gra del min­istro y pres­i­dente de la estatal petrol­era, Rafael Ramírez.

Pero una rev­elación de López dejará por sen­ta­do pequeños detalles de que la con­ju­ra se ges­taría den­tro de las filas de Acción Democráti­ca, el pro­pio par­tido de CAP que lo expul­sará súbita­mente con abru­mado­ra may­oría la noche del 20 de mayo de 1993.

“Sos­tuve una reunión con el mag­istra­do Gon­za­lo Rodríguez Cor­ro gra­cias a la gestión de un ami­go común que era su com­padre y me con­fir­mó que Alfaro Ucero conocía de la sen­ten­cia. Allí la expli­cación de lo que sucedió”.

En relación con la posi­ción de la Dra. Rondón de San­só no se puede igno­rar lo que tam­bién divul­gó: en esta sen­ten­cia nun­ca pudo demostrarse el peculado.

Amplía López que fue dramáti­co el caso de CAP. “Con­vencieron a los ciu­dadanos para estim­u­lar la sen­ten­cia de la CSJ desa­cred­itán­do­lo y cal­i­ficán­do­lo de ladrón. Los medios de comu­ni­cación fueron claves. AD nun­ca sal­ió a pelear expli­can­do cómo y por qué ayudábamos a Nicaragua”, lo que fue moti­vo evi­dente de que la con­spir­ación esta­ba consumada.

López asien­ta que el día que a CAP lo detu­vieron pasaron muchas horas y después supi­mos que el gob­ier­no de Rafael Caldera quería dar­le tiem­po para que se fugara del país. Se con­vencieron de que huiría. Pero CAP esta­ba por enci­ma de esas bajas pasiones: “si yo fuera un hom­bre de ven­gan­zas ésta sería mi ven­gan­za”, sen­ten­ció CAP. La difer­en­cia entre el expres­i­dente y quiénes lo encar­ce­laron, es la dimen­sión de sus objetivos.

Rafael Caldera en una par­ti­da de dom­inó en la que se enfren­tó jun­to a Luis Alfaro Ucero a la pare­ja integra­da por Arístide Maza (per­son­aje de espal­da) y Pablo Moril­lo Rob­les. Los acom­pañan de pie el Coman­dante Fred­dy Alon­so Car­rión (izq), segui­do por Luis Eduar­do Martínez, un per­son­aje no iden­ti­fca­do y Enrique Alvara­do. La foto fue toma­da en Maturín. Cara­cas (ARCHIVO EL NACIONAL)

La fac­tura de Esco­bar Salom

Apun­ta Héc­tor Alon­so López en su libro El ros­tro humano de la políti­ca que cuan­do aún falta­ban seis meses para con­cluir el manda­to de CAP, en mar­zo de 1993, el fis­cal gen­er­al de la Repúbli­ca, Ramón Esco­bar Salom, intro­du­jo una solic­i­tud de ante­juicio de méri­to en su con­tra por el deli­to de pec­u­la­do doloso y malver­sación de 250 mil­lones de bolí­vares de la par­ti­da secreta.

Ramón Esco­bar Salom fue nom­bra­do fis­cal gen­er­al con los votos may­ori­tar­ios de AD, con la adver­ten­cia que le hicieron a CAP del ries­go de colo­car en una posi­ción como esa a quien tenía pen­di­ente una fac­tura a cobrar en el tiempo.

No es entonces por casu­al­i­dad que, después de haber sido acu­sador de CAP, Ramón Esco­bar Salom haya pasa­do en 1994 a ser min­istro de Rela­ciones Inte­ri­ores del gob­ier­no de Rafael Caldera. Este acto impúdi­co delató a Caldera; fue como decir­le: Gra­cias por los favores recibidos.

Ape­nas se anun­ció que se ini­cia­ba el juicio, AD fue dili­gente para con­denar a CAP por ade­lan­ta­do. Y los jefes de las frac­ciones par­la­men­tarias fueron muy hacen­dosos para que el Con­gre­so fun­cionara y, cumplien­do con las órdenes de sus par­tidos, defen­es­traron a Car­los Andrés Pérez.

Desvela López que Acción Democráti­ca votó en el Con­gre­so por el juicio a CAP; “una Corte al ser­vi­cio de unos cuan­tos ene­mi­gos de CAP y afec­tos de Caldera”.

Car­los Andrés Pérez jun­to a Luis Piñerúa Ordaz y Ramón Esco­var Salom en 1970

Pero quiénes ajus­ti­cia­ron a CAP en AD

El par­tido Acción Democráti­ca (AD) decidió la noche del 20 de mayo de 1993, sacar de sus filas al expres­i­dente Car­los Andrés Pérez, quien per­manecía detenido des­de el pasa­do 17 de ese mes, en un aparta­men­to con­stru­i­do en un ala con­tigua al Inter­na­do Judi­cial de El Jun­quito, por orden de la Corte Supre­ma de Jus­ti­cia, cuan­do fue acu­sa­do de come­ter los deli­tos de pec­u­la­do doloso y malver­sación de 250 mil­lones de bolí­vares de un fon­do secre­to des­ti­na­do a garan­ti­zar la seguri­dad del Esta­do venezolano.

En la acalo­ra­da reunión del CEN donde estu­vieron pre­sente sus 34 miem­bros, del que tam­bién for­maron filas excan­didatos pres­i­den­ciales y líderes sec­to­ri­ales de AD, fueron pocos lo que defendieron con tesón, una pos­tu­ra firme en con­tra de lo que con­sid­er­aron una afrenta con­tra CAP, un líder indis­cutible de masas e ima­gen de las bases fun­da­men­tales de esa tol­da política.

En defen­sa de Pérez se inmo­laron sin éxi­to nuevos diri­gentes y líderes como Clau­dio Fer­mín, Anto­nio Ledez­ma y Héc­tor Alon­so López, pero sin­tieron el peso abru­mador del sec­tor fun­da­men­tal­ista que encabez­a­ba el sec­re­tario gen­er­al del par­tido, Luis Alfaro Ucero.

Después de ocho horas de encen­di­dos debates, insul­tos y trapi­tos al sol, la arrol­lado­ra decisión fue de 21 votos a favor de la san­ción con­tra 7 en defen­sa de la inte­gri­dad políti­ca de CAP.

Hen­ry Ramos Allup son­ri­ente jun­to a Car­los Andrés Pérez

Pero quiénes lev­an­taron la mano en la ron­da de votación para que CAP sufriera la san­ción del CEN de AD:

  1. Luis Alfaro Ucero
  2. Lewis Pérez
  3. Hen­ry Ramos Allup
  4. Lil­iana Hernández
  5. Ixo­ra Rojas
  6. José Rubín
  7. Isabel Car­mona de Serra
  8. Pauli­na Gamus
  9. César Gil
  10. Amíl­car Aponte
  11. Arístides Hospedales
  12. Mabel­ly de León Ponte
  13. Pablo González
  14. Pedro Taba­ta Guzmán
  15. Fed­eri­co Ramírez León
  16. Pedro París Montesinos
  17. Lil­ian Arvelo
  18. Car­los Canache Mata
  19. David Morales Bello
  20. Carme­lo Lauría
  21. Fed­eri­co Ramírez

Los defen­sores de CAP que votaron en con­tra de la expul­sión fueron siete

  1. Luis Piñerúa Ordaz
  2. Héc­tor Alon­so López
  3. Luis Emilio Rondón
  4. Anto­nio Ledezma
  5. Gus­ta­vo Mira­bal Bustillos
  6. Aura Lore­to de Rangel
  7. Johan Rodríguez Perozo
CAP es detenido y con­duci­do al Inter­na­do Judi­cial de El Junquito

La decisión del CEN estu­vo sopor­ta­da medi­ante la inter­pretación del artícu­lo 134 de los estatu­tos de AD, que orden­a­ba la expul­sión defin­i­ti­va cuan­do el mil­i­tante fuera encon­tra­do incur­so en la comisión de los deli­tos (…), y/o fuera sido con­de­na­do o no por los tri­bunales de cualquier juris­dic­ción ordinaria.

Sin lugar a duda, esta acción pre­sag­ió una guer­ra sin cuar­tel entre el ex pres­i­dente de Venezuela Car­los Andrés Pérez y sus acól­i­tos, y los jefes de Acción Democráti­ca, con pre­vis­i­bles con­se­cuen­cias para ese par­tido y el mapa políti­co del país. En los años suce­sivos, la división inter­na fue irrec­on­cil­i­able y “los pas­es de fac­tura” se hicieron encarnecidos.


Fotos: Archi­vo de Héc­tor Alon­so López

Fuente:
El Ros­tro Humano de la Políti­ca. Héc­tor Alon­so López. Cara­cas 2011.
Con abru­mado­ra may­oría expul­saron a Car­los Andrés Pérez de Acción Democráti­ca. Luis Alber­to Per­o­zo Pad­ua. www.CorreodeLara.com. Mayo de 2020.

 

Lee tam­bién: Con abru­mado­ra may­oría expul­saron a Car­los Andrés Pérez de Acción Democrática

 

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *