Félix Otamendi, el vehemente hombre de radio

Freddy Torrealba Z.
Historiador y escritor

La his­to­ria de la radiod­i­fusión larense tiene en su per­sona una sobre­saliente figu­ra en var­ios roles. Fue a par­tir de 1969 cuan­do se escucha por las ondas y fre­cuen­cias de Radio Juven­tud 840 la bien tim­bra­da voz de Félix Ota­men­di Osorio. 

Esta es una de las fac­etas menos cono­ci­da de este pro­fe­sion­al de la abo­gacía fal­l­e­ci­do el 9 de junio de 2021 con exi­tosas incur­siones tam­bién en la geren­cia públi­ca y pri­va­da auna­do a la diri­gen­cia social, deporti­va y políti­ca. Activi­dades que siem­pre puso al ser­vi­cio del desar­rol­lo del esta­do Lara.

Su pres­en­cia en el mun­do de la radio ocurre en la estación que se abría al mun­do por la onda media y onda cor­ta que tra­jo la añe­ja tec­nología analóg­i­ca. Ocurre cuan­do la emiso­ra dirigi­da por José Martínez Guaidó, se estren­a­ba como pio­nera del seg­men­to juve­nil en el país tras dejar atrás cua­tro años de exper­i­men­to hibrido.

 

 


Félix Ota­men­di Osorio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por su inno­v­a­ti­va frag­mentación la emiso­ra se iden­ti­fi­ca­ba medi­ante la cul­tura musi­cal con las man­i­festa­ciones de descon­tento de los jóvenes en mar­cha entonces en Venezuela y el mun­do. Las may­ores expre­siones de ese fenó­meno eran la ban­da británi­ca de Los Bea­t­les y el género del pop. 

Se protesta­ba a favor de la paz y con­tra la Guer­ra de Viet­nam. El rock de entonces, en el con­tex­to de EEUU, expresa­ba incon­formi­dad y protes­ta de la gente joven.

Félix en la precursora radial

El Poder Joven y la ren­o­vación uni­ver­si­taria habían sacu­d­i­do al país. El gob­ier­no del pres­i­dente Rafael Caldera furioso orden­a­ba el cierre de la revista Reven­tón hecha por un grupo de atre­v­i­dos chamos obje­to de un juicio mil­i­tar. Eran los tiem­pos de “La nue­va ola” en lo cul­tur­al que, entre las décadas de 1960 y 1970, estremece a Venezuela, entre cuyas man­i­festa­ciones esta­ba un rock suave.

Entonces en Bar­quisime­to un vision­ario hom­bre como Félix Ota­men­di Oso­rio emprendía dos proyec­tos radiofóni­cos por la pre­cur­so­ra Radio Juven­tud. Nos refe­r­i­mos a Bue­nas Tardes Mucha­chos los viernes y Un mun­do para ust­ed los domin­gos. Ambos espa­cios tuvieron la vir­tud de difer­en­cia­rse y mar­car la pau­ta por lo nove­doso de su con­tenido. Su pro­duc­ción con­trasta­ba por su exce­lente fac­tura en cuan­to a la músi­ca que en esos momen­tos movía a los jóvenes en aquel con­vul­sion­a­do mundo.

La radio arras­tra el error de des­cuidar los públi­cos infan­til y juve­nil por la ausen­cia de una atrac­ti­va pro­gra­mación. La gran vir­tud de Ota­men­di es que quiebra con esa nefas­ta tradi­ción al lan­zar sendos espa­cios dirigi­dos a esos seg­men­tos con un indud­able acier­to que nie­ga dañi­nas con­se­jas y prácticas.

Bue­nas tardes mucha­chos era un pro­gra­ma aus­pi­ci­a­do por la empre­sa Energía Eléc­tri­ca de Bar­quisime­to (ENELBAR) dirigi­do a los niños. Su may­or atrac­ti­vo era un imag­i­nario mucha­cho que da con­se­jos a los otros sobre cómo com­por­tarse en sociedad. 

En el mis­mo hizo equipo con José Martínez Guaidó, el peri­odista Iván Tor­res de El Impul­so y Nica­s­io Salas, oper­ador téc­ni­co. Los viernes a las cin­co de la tarde la muchacha­da de la ciu­dad esta­ba pega­da al recep­tor de la casa para escucharlo.

Mien­tras que Un mun­do para ust­ed la aten­ción la cen­tra­ba en los jóvenes y la famil­ia por su vari­a­do y rico con­tenido. Un pro­gra­ma de mín­i­ma pro­duc­ción, pero con una entreteni­da pau­ta musi­cal que pre­senta­ba lo de moda en la cartel­era inter­na­cional más los estrenos dis­queros. En ese aspec­to Ota­men­di fue muy cuida­dos y orig­i­nal en la pro­duc­ción del espacio. 

Félix Ota­men­di Oso­rio en Desayuno Foro del Diario El Impulso

En sus via­jes al exte­ri­or y con­tac­tos con­stan­te­mente se hacía de la mejor músi­ca que son­a­ba en las prin­ci­pales cap­i­tales del mun­do. Tam­bién pre­senta­ba tal­en­to en vivo con artis­tas de la farán­du­la con­trata­dos en Cara­cas, una tradi­ción que data des­de 1935 cuan­do es fun­da­da la Voz de Lara. 

Todo ello más el com­ple­men­to de la for­ma por la voz de su con­duc­tor al micró­fono Ota­men­di sabía sacar­le bril­lo a su voz con el cert­ero uso de: mod­u­la­ciones, tono, acen­tuación, pausa, giros y fras­es de tran­si­ción nece­sar­ios en la locu­ción. Mod­u­la­ba con una serenidad y encan­to vocal que de inmedi­a­to logra­ba la empatía con el escucha. Máxime el públi­co juve­nil casi siem­pre muy vol­u­ble por su con­stante mutación. Esa habil­i­dad y capaci­dad para hac­er radio tal vez le venía de sus estu­dios de artes plás­ti­cas en y su amplísi­ma cul­tura que per­ma­nen­te­mente pulía con bue­nas lec­turas y viajes.

Es el típi­co ani­mador con una inmen­sa capaci­dad para comu­nicar dueño de unas condi­ciones nat­u­rales para la locu­ción. Su ejer­ci­cio ante el micró­fono tenía más de ofi­cio que lind­a­ba en la prác­ti­ca lib­er­al de quien demues­tra su capaci­dad para hac­er­lo como ocurre en Esta­dos Unidos. Pues era un auto­di­dac­to de la locu­ción que otros quisier­an ser. Se aparta de esa locu­ción acar­ton­a­da por ausen­cia de imag­i­nación y cre­ativi­dad en el discurso.

Era cre­ati­vo has­ta en el ele­men­tal salu­do al oyente. Su locu­ción era fres­ca, ágil y lla­ma­ti­va por la riqueza de sus expre­siones propias de un hom­bre cul­to, emprende­dor y con una opti­mista filosofía de vida hecha sonori­dad ante el micrófono.

En Juven­tud 840 tam­bién par­tic­i­pa en la elab­o­ración de jin­gles y pro­mo­ciones más los aportes a su dis­cote­ca. Real­izó otros pro­gra­mas con su sel­lo per­son­al por la pre­cur­so­ra emiso­ra juve­nil dirigi­da por José Martínez Guaidó.

Venido de Char­allave esta­do Miran­da se con­vir­tió en un excep­cional bar­quisimeti­do por lo mucho que aportó a esta ciu­dad. Con su con­cep­ción de la vida y accionar cotid­i­ano era un ciu­dadano del mun­do como lo sostenía el escritor argenti­no Jorge Luis Borges. Se definía como un cos­mopoli­ta. Un hom­bre críti­co y reflex­i­vo a tono con las sociedades abier­tas con su pro­duc­ti­va economía de mer­ca­do, elec­ciones y división de poderes.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Un comentario en «Félix Otamendi, el vehemente hombre de radio»

  • el 2 julio, 2021 a las 3:41 pm
    Enlace permanente

    Exce­lente tra­ba­jo de Fred­dy Tor­re­al­ba, donde como siem­pre nos mues­tra su pasión por la inves­ti­gación. Asimis­mo nos enriquece con sus acer­ta­dos logros.…Saludos y éxitos.….…!!!!!!!!!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *