El Colegio Nacional de Varones de Barquisimeto

Omar Garmendia
Cronista y escritor


En la historia de la educación en Barquisimeto, luego de la separación de la Gran Colombia y constituida Venezuela en República, se tiene que el primer Colegio Nacional de Varones fue fundado el 20 de enero de 1835, por decreto ejecutivo del general José Antonio Páez y se inaugura el 1° de enero de 1838 bajo la gobernación del doctor Juan de Dios Ponte.

En la Memo­ria que pre­sen­ta el Sec­re­tario del Inte­ri­or al Con­gre­so de 1835, cuyo tit­u­lar era Anto­nio Leo­ca­dio Guzmán, se consigna que en Bar­quisime­to y Caro­ra “no se ha erigi­do has­ta aho­ra otro (cen­tro) alguno de edu­cación en aque­l­la provin­cia, aunque exis­ten en estas dos ciu­dades bienes que des­ti­nar a la instruc­ción públi­ca” (pág. 2–11).

Pero para 1838, en la Exposi­ción que dirige al Con­gre­so de Venezuela el Sec­re­tario del Inte­ri­or y Jus­ti­cia el Sec­re­tario del Despa­cho Diego Bautista Urbane­ja, y dado que “aten­di­en­do el Gob­ier­no a que los bienes y rentas del Con­ven­to de Fan­cis­canos de Caro­ra no sufraga­ban lo sufi­ciente para el establec­imien­to de un Cole­gio en aquel can­tón” (…) dis­pu­so la apli­cación de las rentas del Con­ven­to de Caro­ra al cole­gio estable­ci­do en Bar­quisime­to, mien­tras no pud­iese estable­cer otro en aquel can­tón” (pág.22–26).

En esta casona se cele­bró el 26 de mar­zo de 1812, la fir­ma del pro­nun­ci­amien­to del Ayun­tamien­to de Bar­quisime­to a favor de la Inde­pen­den­cia de Venezuela

Fueron los primeros esfuer­zos en la creación de la instruc­ción públi­ca dirigi­dos hacia el pro­gre­so y la civ­i­lización en un pueblo de provin­cia como lo era Bar­quisime­to y la semi­l­la que des­pertó el entu­si­as­mo y el deseo de superación y progreso.

Fiesta de tres días para celebrar

El Cole­gio Nacional de Varones comen­zó a fun­cionar en la casa colo­nial donde hoy está el Cen­tro de His­to­ria Larense y que antes era el Con­ven­to de San Fran­cis­co. La ale­gría por este acon­tec­imien­to no se hizo esper­ar. Des­de la víspera de su insta­lación hubo cor­ri­das de toros y por la noche fue­gos arti­fi­ciales, glo­bos aerostáti­cos y músi­ca dis­pues­ta en la Plaza del Cole­gio (la hoy plaza Lara).

El día de la inau­gu­ración hubo sal­vas de artillería, misa y Tedeum en el tem­p­lo de San Fran­cis­co y luego más sal­vas de artillería y descar­gas de fusil. En el pro­pio edi­fi­cio del cole­gio se ofre­ció un almuer­zo ameniza­do con músi­ca y nuevas descar­gas de fusil y durante el día cor­ri­das de toros. En la noche hubo un baile ofre­ci­do por don Bern­abé Planas. La fies­ta con­tin­uó por tres días segui­dos. Este cole­gio después se mudaría a la casa de su direc­tor el doc­tor Luis María Castil­lo, veci­na a la plaza Lara.

Centro de Historia Larense 1
Centro de Historia Larense
Centro de Historia Larense 11

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *