Cabudare: Una historia en cada calle

 

Luis Alberto Perozo Padua
Periodista

RECORRER LAS ESCUETAS calles y callejones del casco histórico de Cabudare, es quizá para muchos, remontarse a épocas añejas, cuando los arreos de mulas descansaban en estos caminos para emprender viaje a los llanos centrales


Don Julio Álvarez Casamay­or, el últi­mo cos­tum­brista cabu­dareño, ates­tigua en sus apa­sio­n­antes cróni­cas, que cada cuadra, calle­jón y esquina “habla de haz­a­ñas, de hechos, de per­son­ajes, de even­tos sobre­salientes que bien valen la pena evo­car”. Con­ver­sar con don Julio, es abrir un antiguo man­u­scrito inédi­to sobre Cabu­dare, sus sendas y personajes.

 La remota delimitación

Apelando nada más al baúl de los recuer­dos. Lúci­do y claro, don Julio refiere que la primera nomen­clatu­ra de las calles trans­ver­sales de este a oeste, se basó en los próceres de la Inde­pen­den­cia nacional, por Decre­to del Con­ce­jo Munic­i­pal, del 29 de julio de 1935.

No obstante, el 16 de sep­tiem­bre de 1941, el cabil­do local, por medio de un decre­to rubri­ca­do por el con­ce­jal José Rafael Pala­cios, quien fungía como su presidente.

La últi­ma nomen­clatu­ra asig­na­da según Acuer­do del Con­ce­jo Munic­i­pal de fecha 5 de junio de 1958, refiere a per­sonas naci­das en Cabu­dare, la may­oría con par­tic­i­pación en la con­tien­da Federal.


Actu­al calle Juan de Dios Meleán con aveni­da Libertador

Nomen­clatu­ra cabu­dareña 

“Por exi­gen­cias de instan­cias ofi­ciales estadales y nacionales, las autori­dades munic­i­pales del Dis­tri­to Palavici­ni, rep­re­sen­ta­dos por el pres­i­dente del Con­ce­jo José Rafael Pala­cios y el jefe civ­il, Luis Piñero Pereira, remiten un sin­gu­lar ‘Cen­so Urbano’ cor­re­spon­di­ente a iden­ti­fi­cación de las calles (de este a oeste) y (de norte a sur)”.

Este instru­men­to además reg­is­tra nom­bres ofi­ciales, dis­tan­cias en kilómet­ros a Cabu­dare de cada caserío, úni­ca­mente el munici­pio cap­i­tal (actu­al par­ro­quia Cabu­dare) y sus respec­tivos sitios, man­zanas y número de casas de famil­ia, no así los inmue­bles para uso comercial.

Sobre la nomen­clatu­ra urbana de Cabu­dare, para el 17 de mar­zo de 1941, sobre­salen los nom­bres de los héroes nacionales, mien­tras que aso­ci­a­dos a la Guer­ra Fed­er­al, la iden­ti­fi­cación de las calles: Fed­eración, Fal­cón y Patiño. Como relic­tus colo­nial la denom­i­nación de Calle Real.

 Una calle para la capilla 

La denom­i­nación de San­ta Bár­bara iden­ti­ficó orig­i­nal­mente una especie de sen­da con des­ti­no a la Hacien­da Las Mer­cedes, en donde exis­tió a par­tir de 1797, un ora­to­rio pri­va­do (capil­la) denom­i­na­do San­ta Bár­bara, edi­fi­ca­do por el alférez real de Bar­quisime­to, Juan José Alvara­do de la Parra. 

Aten­ción: La capil­la San­ta Bár­bara fungió has­ta 1835 como igle­sia matriz de Cabu­dare. Este camino, sen­da y después calle, es la más antigua del sitio de Cabu­dare, y en donde fig­u­raron entre los veci­nos una seño­ra de apel­li­do Latiegue.


Capil­la San­ta Bár­bara de Cabudare

La Calle Real o de San Juan Bautista, en el tran­scur­so del siglo XIX y en décadas ini­ciales del XX, estu­vo cubier­ta de piedra (total o par­cial) no por ser la más impor­tante, sino por ser uti­liza­da para el paso de gana­do vivo o a pie, por ser Cabu­dare, paso de camino hacia los llanos en la red vial del occidente.

Las calles con esta car­ac­terís­ti­ca físi­ca, tenían por obje­ti­vo preser­var las condi­ciones mate­ri­ales de la piel del gana­do may­or, dado su val­or favor­able al propi­etario o com­er­ciante. “Así se evita­ba que al sudarse el cas­co se cay­era el animal”.

Honor eponimio 

Como uno de los proyec­tos de la Ofic­i­na del Cro­nista Ofi­cial del munici­pio Palave­ci­no, se encuen­tra la asi­gnación de nomen­clatu­ra dual para cua­tro avenidas de la Urban­ización La Mata, sin respues­tas por parte del ayuntamiento.

Estos per­son­ajes, preclaros, se vin­cu­laron a ese sec­tor (La Mata) y a la vida públi­ca de Palave­ci­no, apor­tan­do nota­bles contribuciones.

 1- Para la aveni­da 2 pro­pone el nom­bre de mon­señor Eloy Gui­jar­ro Aba­jo, pres­bítero de la igle­sia Sagra­do Corazón de Jesús de La Mata y su labor social desem­peña­do con un lega­do concreto.

 2- Para la aveni­da 3 ins­ta se coloque el nom­bre del doc­tor Julio Alvara­do Sil­va, quien desem­peñaría un papel pre­pon­der­ante como pres­i­dente del Con­ce­jo Munic­i­pal actuan­do siem­pre en favor del desar­rol­lo de La Mata.

3- Para la aveni­da 4 plantea el nom­bre de Fran­cis­co ‘Coché’ José Rojas, cuya estruc­tura urbana de La Mata fue lid­er­a­da por parte de este per­son­aje ante instan­cias nacionales.

 4- Para la aveni­da 5 sug­iere el nom­bre de Don Eurípi­des Ponte Hernán­dez, eximio per­son­aje que inter­pretó den­tro y fuera de su curul par­la­men­tario y en la Jun­ta Prome­jo­ras de Cabu­dare, los designios del pueblo palaveci­nense, la cual no es una apología cie­ga sino el reconocimien­to a estos hijos de Cabu­dare, pro­tag­o­nistas de la his­to­ria local.

Relacionados

- Llevó la magia del cine a los parajes más lejanos de Cabudare

- El Cine Teatro de Cabudare, un lugar de historia

- Capilla del Nazareno de Cabudare data de mediados del siglo XIX

Coméntanos tus impresiones sobre este artículo 
en el recuadro de abajo

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *