Cabudare: Una historia en cada calle

 

Recorrer las escuetas calles y callejones del casco histórico de Cabudare, es quizá para muchos, remontarse a épocas añejas, cuando los arreos de mulas descansaban en estos caminos para emprender viaje a los llanos centrales


Don Julio Álvarez Casamayor, el último costumbrista cabudareño, atestigua en sus apasionantes crónicas, que cada cuadra, callejón y esquina “habla de hazañas, de hechos, de personajes, de eventos sobresalientes que bien valen la pena evocar”. Conversar con don Julio, es abrir un antiguo manuscrito inédito sobre Cabudare, sus sendas y personajes.

 La remota delimitación

Apelando nada más al baúl de los recuerdos. Lúcido y claro, don Julio refiere que la primera nomenclatura de las calles transversales de este a oeste, se basó en los próceres de la Independencia nacional, por Decreto del Concejo Municipal, del 29 de julio de 1935.

No obstante, el 16 de septiembre de 1941, el cabildo local, por medio de un decreto rubricado por el concejal José Rafael Palacios, quien fungía como su presidente.

La última nomenclatura asignada según Acuerdo del Concejo Municipal de fecha 5 de junio de 1958, refiere a personas nacidas en Cabudare, la mayoría con participación en la contienda Federal.

Actual calle Juan de Dios Meleán con avenida Libertador

Nomenclatura cabudareña 

“Por exigencias de instancias oficiales estadales y nacionales, las autoridades municipales del Distrito Palavicini, representados por el presidente del Concejo José Rafael Palacios y el jefe civil, Luis Piñero Pereira, remiten un singular ‘Censo Urbano’ correspondiente a identificación de las calles (de este a oeste) y (de norte a sur)”.

Este instrumento además registra nombres oficiales, distancias en kilómetros a Cabudare de cada caserío, únicamente el municipio capital (actual parroquia Cabudare) y sus respectivos sitios, manzanas y número de casas de familia, no así los inmuebles para uso comercial.

Sobre la nomenclatura urbana de Cabudare, para el 17 de marzo de 1941, sobresalen los nombres de los héroes nacionales, mientras que asociados a la Guerra Federal, la identificación de las calles: Federación, Falcón y Patiño. Como relictus colonial la denominación de Calle Real.

 Una calle para la capilla 

La denominación de Santa Bárbara identificó originalmente una especie de senda con destino a la Hacienda Las Mercedes, en donde existió a partir de 1797, un oratorio privado (capilla) denominado Santa Bárbara, edificado por el alférez real de Barquisimeto, Juan José Alvarado de la Parra. 

Atención: La capilla Santa Bárbara fungió hasta 1835 como iglesia matriz de Cabudare. Este camino, senda y después calle, es la más antigua del sitio de Cabudare, y en donde figuraron entre los vecinos una señora de apellido Latiegue.

Capilla Santa Bárbara de Cabudare

La Calle Real o de San Juan Bautista, en el transcurso del siglo XIX y en décadas iniciales del XX, estuvo cubierta de piedra (total o parcial) no por ser la más importante, sino por ser utilizada para el paso de ganado vivo o a pie, por ser Cabudare, paso de camino hacia los llanos en la red vial del occidente.

Las calles con esta característica física, tenían por objetivo preservar las condiciones materiales de la piel del ganado mayor, dado su valor favorable al propietario o comerciante. “Así se evitaba que al sudarse el casco se cayera el animal”.

Honor eponimio 

Como uno de los proyectos de la Oficina del Cronista Oficial del municipio Palavecino, se encuentra la asignación de nomenclatura dual para cuatro avenidas de la Urbanización La Mata, sin respuestas por parte del ayuntamiento.

Estos personajes, preclaros, se vincularon a ese sector (La Mata) y a la vida pública de Palavecino, aportando notables contribuciones.

 1- Para la avenida 2 propone el nombre de monseñor Eloy Guijarro Abajo, presbítero de la iglesia Sagrado Corazón de Jesús de La Mata y su labor social desempeñado con un legado concreto.

 2- Para la avenida 3 insta se coloque el nombre del doctor Julio Alvarado Silva, quien desempeñaría un papel preponderante como presidente del Concejo Municipal actuando siempre en favor del desarrollo de La Mata.

3- Para la avenida 4 plantea el nombre de Francisco ‘Coché’ José Rojas, cuya estructura urbana de La Mata fue liderada por parte de este personaje ante instancias nacionales.

 4- Para la avenida 5 sugiere el nombre de Don Eurípides Ponte Hernández, eximio personaje que interpretó dentro y fuera de su curul parlamentario y en la Junta Promejoras de Cabudare, los designios del pueblo palavecinense, la cual no es una apología ciega sino el reconocimiento a estos hijos de Cabudare, protagonistas de la historia local.

 Luis Alberto Perozo Padua

COMENTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *