Fue desastroso el terremoto de El Tocuyo en 1950

Luis Alberto Perozo Padua
Periodista y escritor
En Twitter: @LuisPerozoPadua

Esa tarde el calor era agobiante. No se movía ni una sola hoja de los árboles en la pequeña comarca de El Tocuyo. En la calle Comercio dos o tres vecinos caminaban presurosos para evitar el sol abrasador que aun quemaba a esa hora de la tarde. Se escuchaban ladridos premonitorios de perros callejeros


De pron­to, ese 3 de agos­to de 1950, a las 5:50 min­u­tos de la tarde, El Tocuyo fue fuerte­mente sacu­d­i­do por un vio­len­to ter­re­mo­to. Se con­tabi­lizaron 15 muer­tos y casi un cen­te­nar de heridos.

Las cifras ofi­ciales pre­cis­aron de más de 250 casas der­rum­badas y más de 700 afec­tadas. En Chabasquén se der­rum­baron 80 casas. En Anzoátegui el 90% de las vivien­das. “Desa­pare­ció del mapa”, en Guari­co fue desas­troso, señal­a­ba con­ster­na­do un corresponsal.

En los Humo­caros, veinte casas quedaron der­rum­badas y otras tan­tas agri­etadas. En Guari­co más de veinte casas destru­idas. Los tem­p­los e igle­sias de todas las pobla­ciones cer­canas resul­taron daña­dos. El Tocuyo vio cómo se venían al sue­lo, con guayas y trac­tores, igle­sias que pud­iesen haber sido recu­per­adas. Bor­ra­da su arqui­tec­tura colo­nial, la faz de la Ciu­dad Madre cam­bió para siempre.

Caí­da del fron­tispi­cio del tem­p­lo de la Con­cep­ción en 1950. Parece dar cuen­ta del impacto sís­mi­co que el 3 de agos­to aso­lara El Tocuyo

Répli­cas del movimien­to telúri­co se sin­tieron a lo largo de la noche del día 3 y con­tin­uaron en menor mag­ni­tud los días sigu­ientes. La población, pre­sa del páni­co y pen­san­do que pud­iese repe­tirse un sis­mo de igual o may­or mag­ni­tud, optó por desplazarse hacia Quí­bor y Barquisimeto.

El movimien­to telúri­co oca­sionó el der­rumbe de vías de pen­e­tración hacia Guari­co, Chabasquén, Los Humo­caros y Sanare. Lo mis­mo ocur­rió con puentes, líneas tele­fóni­cas y telegrá­fi­cas. Colap­saron los ser­vi­cios de agua y luz, principalmente.

La onda sís­mi­ca se sin­tió en los esta­dos Táchi­ra, Méri­da, Tru­jil­lo, Por­tugue­sa, Cojedes, Carabobo, Dis­tri­to Cap­i­tal, Var­gas y Sucre. Tuvo una inten­si­dad de 6.2 gra­dos y su epi­cen­tro fue a 18 kilómet­ros de Carache.

Los primeros fotó­grafos en lle­gar a la dev­as­ta­da ciu­dad fueron Fran­cis­co Vil­lazán y Elio Otaiza, quienes cubrirían el even­to por var­ios días: el impacto inmedi­a­to y la pos­te­ri­or demoli­ción de casas, man­zanas y templos. 

Los diar­ios EL IMPULSO y Últi­ma Hora realizaron edi­ciones extra­or­di­nar­ias el día 4 de agos­to ded­i­cadas al sinie­stro, que impactaron pro­fun­da­mente y con­movieron a Venezuela entera.

Fotos: Fran­cis­co Vil­lazán, Diario El Nacional

 


Fuente:Diario EL IMPULSO
Diario Últi­ma Hora
Museo 
Lisan­dro Alvara­do y Ler­mit Figueira Anzo­la 

Enlaces

Publicado en Diario EL IMPULSO

Publicación de El Tiempo Latino de Washington DC

Galería

Primera plana del diario EL IMPULSO en donde reseña el desas­tre telúrico
El hos­pi­tal de la ciu­dad quedó destru­i­do por completo

 

Esa noche las famil­ias dur­mieron a la intemperie

 

La remo­ción de los escom­bros fue el gran negocio 

 

En este plano gen­er­al se puede obser­var la devastación
Un lote de carpas de cam­paña se armaron al segun­do día del sis­mo para guare­cer a los damnificados

 

Sal­van­do lo poco que quedó

 

Remo­ción de los escom­bros en El Tocuyo

 

 

Ni las igle­sias pudieron sal­varse al fuerte sacudón

 

Los techos de los tem­p­los se desplomaron

 

Las famil­ias quedaron en la calle y los enseres fueron saca­dos de los escombros

 

Los fron­tis de los tem­p­los quedaron en ruina

 

Primera pági­na del diario Ulti­ma Hora 
El Nacional, en Cara­cas tam­bién pub­licó un repor­ta­je sobre el movimien­to sísmico
Tuit de EL IMPULSO
Tuit de El Tim­po Lati­no de Wash­ing­ton DC

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *