López Contreras estrenó las cadenas oficiales de radio

 

Juan José Peralta
Periodista


Al filo de la medianoche del 17 de diciembre de 1935 se fue de este mundo para siempre y dicen que directo al infierno el general de montoneras Juan Vicente Gómez, amo del poder en Venezuela desde 1908. Estuvo al mando desde 1900 cuando asaltó la presidencia con el general Cipriano Castro, de quien fue su vicepresidente hasta diciembre de 1908, cuando le propinó un golpe de estado a su compadre para encabezar la más larga y oprobiosa dictadura de 27 años sufrida por Venezuela en su era republicana. Hasta aquella noche.

El ministro de Guerra y Marina, general Eleazar López Contreras, fue encargado de la presidencia por el Congreso gomecista y le correspondió al día siguiente del deceso a las seis de la tarde, dirigirse a la nación para informar de manera oficial la muerte del dictador presidente, estrenando la primera cadena de radio de nuestra historia.

La alocución desde las Delicias de Maracay, donde velaban los restos del tirano, tuvo como emisora matriz a la Broadcasting Caracas fundada en 1930, llamada desde 1935 Radio Caracas Radio YV1BC, época cuando existían pocas emisoras en el país porque Gómez fue muy severo con los permisos para el medio naciente.

El general Juan Vicente Gómez fue poco amigo de la radio. En conmemoración a la primera transmisión radiofónica realizada en el país en 1926, durante su gobierno cuando salió al aire la emisora AYRE, a solicitud de su hijo Vicentico

Aquel miércoles 18 de diciembre, “pegados” a los pocos receptores los venezolanos oyeron por primera vez la voz de un presidente, cuando López Contreras, junto al fúnebre anuncio pidió unión: “Tengo confianza en mí mismo, como la tengo en mis colaboradores, –manifestó “el ronquito”, como empezaron a llamarlo–. No puedo creer que el pueblo de Caracas pueda haber perdido la confianza en mí en estos momentos en que se necesita unidad nacional”.

Con su llamado a la “calma y cordura”, López Contreras encabezó a partir de aquel momento un gobierno de apertura y permite la libertad de prensa, pone en libertad a los presos políticos y autoriza el regreso a los exilados.

El 14 de febrero de 1936, al celebrar los sucesos estudiantiles de 1928 la población se lanzó a la calle y se producen desórdenes y actos de venganza contra los gomecistas, reprimidos por la policía con fiereza.

Con las garantías constitucionales suspendidas desde el 6 de enero, ante un clima inestable por desórdenes y saqueos, López Contreras de nuevo recurre a la radio: El 21 de febrero de 1936 por primera vez en la historia política del país los venezolanos oyeron al presidente anunciar un programa de gobierno. El ronquito habló otra vez.

Pese al miedo al tirano, López pareció prevenido para el poder pues ya había convocado a venezolanos muy preparados al nuevo gobierno, quienes tenían un diagnóstico de la Venezuela post gomecista, sus mayores problemas y propuestas de soluciones, en particular una nueva Constitución acorde al momento.

Nace el Programa de Febrero de la mente de los más lúcidos venezolanos, entre otros, Alberto Adriani, Diógenes Escalante, Carracciolo Parra y Manuel Egaña y el presidente plantea ocho puntos fundamentales para el quinquenio 1936-1941.

La presidencia interina culminaba el 19 de abril de 1936 y en mensaje al Congreso así lo anuncia López Contreras pero allí mismo, en virtud de la crisis provocada por la muerte del tirano es ratificado y el 26 de abril juramentado para el siguiente período que llevó su duración de siete a cinco años y él mismo lo asumió para sí.

Inicios informativos

Con López Contreras se inició el uso de la radio como medio de informar a  los venezolanos, política hoy abusada con el discurso mentiroso, propagandístico y excluyente para decir las barbaridades más estrambóticas con el objetivo de convencer a idiotas, ingenuos e ilusos de las bondades de una “revolución” convertida en asalto a las instituciones, robo desmedido de los fondos públicos, atraso en el esperado desarrollo, abandono de los servicios públicos, quiebra de la industria petrolera,  caos desmedido en la prestación de atención sanitaria y abandono de la niñez, con la consiguiente diáspora que conmueve a la familia venezolana al salir varios millones de venezolanos, de los mejores, a buscar en otras tierras el futuro que niega a las nuevas generaciones.

El general Gómez fue poco amigo de la radio. El 20 de mayo se celebra el Día de la Radio en Venezuela, en conmemoración a la primera transmisión radiofónica realizada en el país en 1926, durante su gobierno cuando salió al aire la emisora AYRE, a solicitud de su hijo Vicentico. En 1928 ordenó la suspensión del permiso a raíz de las protestas de los jóvenes de la Generación del 28.

Foto destacada: La imagen corresponde a la segunda cadena radial, cuando ya de civil López Contreras presentó su Programa de Febrero, primera vez que se presenta al país un plan de gobierno por un presidente

COMENTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *