Montenegro: El Cronista debe tener formación científica y experiencia en investigación

 

Juan José Peralta
Periodista


El médico valenciano Juan Ernesto Montenegro, quinto Cronista Oficial de Caracas, cumplió una importante tarea al frente de la memoria de la capital y dio fuerte impulso a la revista “Crónica de Caracas” donde publicó documentos de elevado valor histórico. Vale la pena reproducir el artículo El cronista de la ciudad de Caracas, publicado en el No. 83 de esta revista municipal  de los meses octubre –diciembre de 1989, año en que fuera designado.

Interesante interpretación de este médico al señalar que “no basta estar cargado de añoranzas patéticas, ni de nostálgicas evocaciones” para el ejercicio del Cronista Oficial de la ciudad, porque muchos aspirantes no pasan de esas añoranzas y nostalgias, pues son insuficientes al requerirse experiencia en investigación y formación científica para tan alta responsabilidad. A continuación el texto de la reflexión de Montenegro:  

Apenas comenzaba su vida la Ciudad de Caracas cuando el Cabildo decidió nombrar un cronista que debía escribir los principales acontecimientos sucedidos en la pequeña villa. La designación recayó sobre un soldado versado en letras, de apellido Ulloa. Este fue el primer Cronista de la ciudad de Caracas.

En tiempos posteriores, caraqueños y extranjeros escribieron sobre la historia, las tradiciones, hábitos, idiosincrasia y folklore de la ciudad, casi siempre como espontáneos y muy pocos por remuneración. Todos esos escritores fueron y son cronistas; unos observadores, otros estudiosos profundos pero todos tenían por carácter común, su amor por Caracas y el deseo de hacerle homenaje con sus letras, muchas veces felices.

Algunos nombres de cronistas debemos mencionar: Oviedo y Baños, entre los más antiguos, Arístides Rojas y Teófilo Rodríguez en el pasado siglo XIX. No nombramos los de este siglo por ser legión, y porque no sería lícito omitir a algunos de estos escritores enamorados de la ciudad.

Poetas, periodistas, historiadores, ensayistas, literatos, académicos, políticos, arquitectos, antropólogos, sociólogos, gerentes, proyectistas y otros intelectuales que han abordado el tema de Caracas, son cronistas legítimos, y algunos de ellos tienen suficiente soltura para usar libremente ese título.

Crónicas de Caracas

Pero fue sólo cuatro siglos después de Ulloa, precisamente en 1945, cuando el Ayuntamiento de Caracas crea oficialmente la figura del Cronista de la Ciudad de Caracas. El primero en recibir ese honor fue Enrique Bernardo Núñez, quien mantuvo muy en alto el distintivo al igual que su sucesor Mario Briceño Iragorry. Estos en su prolongada gestión, sostuvieron la “Crónica de Caracas” en una verdadera época de oro. Le siguieron el famoso Guillermo Meneses y el prolífico Guillermo José Schael, quien sumó a su pasión caraqueña la perseverancia de su estirpe tudesca.

El suscrito es el quinto Cronista de la Ciudad de Caracas llamado a soportar el peso de sus predecesores y a responder a los retos y las invocaciones de sus fantasmas. Pese a su condición honorífica y a que la tradición lo ha hecho vitalicio, el cargo obliga a cumplir –entre otras– con las siguientes atribuciones:

  1. Custodiar el archivo municipal. Este aparte compromete con el difícil mantenimiento de papeles tan antiguos como la ciudad misma, en buena parte deshechos materialmente. Los cuidados de conservación han de ser seguidos por la restauración de esas joyas históricas, delicada labor que no se puede posponer cualesquiera que sean los obstáculos que se opongan.
  2. Efectuar investigaciones en dicho archivo. Para cumplir con este propósito se requieren por lo menos tres condiciones: 1) Experiencia en investigación: Formación científica y 3) Capacidad paleográfica. Si no se está en capacidad de entender la escritura antigua y su significado, no es posible explorar los documentos del archivo histórico, y si se carece de metodología científica, mal se pueden extraer datos documentales, someterlos a procesamiento crítico y divulgarlos eficazmente.
  3. Hacer publicaciones relacionadas con la historia de la ciudad. El órgano divulgativo, es principalmente la “Crónica de Caracas”, en la que se publican los trabajos del cronista de la ciudad, documentos inéditos de los archivos, otros ya destacados que muestran renovada vigencia, más contribuciones de personas destacadas en el campo de la historia, la tradición, el folklore y la cultura caraqueña.
Conclusión según Montenegro
No basta estar cargado de añoranzas patéticas, ni de nostálgicas evocaciones de la Caracas de principios de siglo, para estar en capacidad de cumplir cabalmente con las pesadas obligaciones, que hacen dura la función de Cronista de la Ciudad de Caracas. Si se es responsable y celoso en el cumplimiento del deber, siempre sobreviene la verdad que encierra aquella frase que me recuerda Fray Cesáreo Armellada : Honor, Onus, es decir, el honor es una pesada carga.

COMENTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *