En Santa Rosa hay una calle denominada El OVNI

 

Omar Garmendia 
Cronista


Los acontecimientos colectivos que de alguna manera marcan la cotidianidad de un pueblo o ciudad dejan su impronta en el entramado citadino. Las leyendas urbanas que por tradición oral y vivencial se van repitiendo de boca en boca, con los naturales añadidos de los atestiguados memoriales de la colectividad, dejan señales de permanencia y pertenencia de lo acaecido como referencia viva.

El suce­so ocur­rió el sába­do 22 de enero de 1977. Serían las once de una noche fría y ple­na de estrel­las, con el cielo límpi­do y sin nubes. Ya en la aldea de San­ta Rosa se sen­tía la ausen­cia de la Div­ina Pas­to­ra que había par­tido en pro­ce­sión hacia Bar­quisime­to. En la plaza per­manecían los cono­ci­dos con­ter­tulios que entre tra­gos y cuen­tos se prepara­ban para una larga noche de juerga. 
 
Veci­nos avi­s­tan­do el OVNI
De repente algunos vieron cruzar ráp­i­da­mente por el cielo un obje­to de for­ma ovoidea y se decía que emitía luces y gira­ba ver­tig­i­nosa­mente. Percibieron que iba en direc­ción al río Tur­bio y otros afir­maron haber­lo vis­to cuan­do descendió en la oril­la del mis­mo. Luego de esto, tras per­manecer por muy poco tiem­po, lev­an­tó vue­lo hacia las mon­tañas de Terepaima.
 
Este acon­tec­imien­to causó el nat­ur­al revue­lo entre la población y sus­citó una guer­ra peri­odís­ti­ca de los medios tan­to locales como nacionales que se pelea­ban por entre­vis­tar a los tes­ti­gos ocu­lares y los par­tic­u­lares tes­ti­mo­nios grá­fi­cos de ese extra­or­di­nario hecho. Varias sem­anas duraron los estri­dentes tit­u­lares de los diar­ios escritos, noticieros radi­ales y tele­vi­sivos de varias partes del país que des­fi­laron por San­ta Rosa. 
 

Reveladores testimonios

Un tes­ti­go describió el obje­to y expresa­ba que era de for­ma ovoidal, que las luces eran inter­nas de var­ios col­ores, rojo, verde, azul, amar­il­lo, en las ven­tanil­las, como si fuer­an vidrios ahu­ma­dos. Otro decía que tenía una puer­ta, que esta se abrió y descendieron por una esca­ler­il­la dos hom­bre­cil­los como de un metro de alto. Otros afirma­ban que era sel­l­a­do o que no sabían si tenía puer­tas o no. Muchos coin­cidían que era de col­or plateado.
 
Algunos tes­ti­gos entre­vis­ta­dos por la pren­sa dijeron que lle­garon  a San­ta Rosa “agentes secre­tos” y gente del gob­ier­no, cien­tí­fi­cos y gente de la NASA y que has­ta el cura de la igle­sia esta­ba al tan­to de eso. La pren­sa local informa­ba que fueron al sitio donde ater­rizó la nave y tomaron fotografías de una especie de mar­ca reque­ma­da de for­ma cir­cu­lar en el sue­lo con cua­tro huel­las de las patas desple­gadas de la nave intergaláctica.
Las huel­las forma­ban una especie de estrel­la de cua­tro pun­tas que alguien midió dan­do como resul­ta­do una dis­tan­cia de 1 metro con 41 cen­tímet­ros. Además de esto, tomaron mues­tras de tier­ra y una especie de hol­lín o piedras chamus­cadas del sitio donde se posó el apara­to para ser anal­izadas en laboratorios.
 
En fin, como toda his­to­ria de Ovnis, los resul­ta­dos de tales inves­ti­ga­ciones quedaron en secre­to y no se supo nada más. Sin embar­go, quedó el recuer­do del sitio donde un día llegó el obje­to. Actual­mente en el lugar donde llegó el apara­to existe un restau­rant y cen­tro social denom­i­na­do El Ovni y en la calle aledaña que no tenía nom­bre, como leyen­da urbana de iden­ti­dad de los habi­tantes de San­ta Rosa la denom­i­naron “Calle el OVNI”, como se le conoce hoy.
Nota de pren­sa pub­li­ca­da en Diario El Infor­mador de Bar­quisime­to da cuen­ta del evento

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *