La belleza del Paso de Angostura

 

De vez en cuando dejamos correr nuestros pensamientos por aquellas cosas que como dice la canción “pudo ser y no fue”, y en esos casos recordamos el esperado Proyecto Yacambú-Quíbor”, bandera de nuestros proyectos venezolanos de ingeniería y que representó una esperanza para dotar a Lara de los suficientes recursos hídricos no sólo para su desarrollo urbano, sino para aportar agua al Valle de Quíbor.

Cañón de Yacambú o machetazo del diablo. Sitio en donde se construyó la presa de Yacambú. Este río conjuntamente con el río Bucaral, localizado a 10 kilómetros aguas abajo, conforman el río Acarigua, afluente a su vez del río Portuguesa en los llanos occidentales venezolanos. El río Portuguesa desemboca en el río Apure y este último en el río Orinoco, conformando así la gran hoya del Orinoco, que vierte sus aguas en el Océano Atlántico, en el oriente del país

Pero en esta oportunidad no nos referiremos a esta magna obra, sino a lo que se conoció como Paso de Angostura o Cañón de Angostura, que representaba una de las bellezas naturales más destacadas del estado Lara. Tuvimos ocasión de pasearnos por las tranquilas aguas del río Yacambú, cuando atravesaban este pequeño estrecho, procedente de la cuenca alta del Yacambú, para continuar con su rebeldía hídrica, cubriendo los cauces que conforman los ríos Acarigua, Portuguesa, Apure, Orinoco, para bridarle esa ofrenda de agua al Océano Atlántico.

En aquellos tiempos, bajar hasta el cañón de Angostura era realmente una proeza, una carretera de tierra nos conducía hasta ese emblemático y mágico lugar y nos permitía imaginarnos un vínculo muy estrecho con los primeros habitantes, aborígenes de la zona, que consideraban el paisaje como el producto de lo que ellos se imaginaban, había sido el “machetazo del diablo”, para hacer posible el drenaje de las aguas mágicas provenientes de la montaña.

Hoy día, como observamos en una de las fotos que ilustra esta reseña, el cañón o paso de la Angostura ya no existe, ha quedado oculto, sumergido en las aguas de la presa Yacambú, una mole de 160 metros de altura. En la distancia temporal, solo nos quedan los recuerdos imperecederos del sonido fantástico de la corriente al chocar con las márgenes del cauce, de sus frías aguas, que osaron cubrir los cuerpos de las mujeres hermosas que se aventuraron a sumergirse en ese otrora remanso de paz y que formaron parte también de sus recuerdos pasados.

Salud, por el Paso de Angostura!

Foto destacada: José Antonio “gordo” Peña. Cañón de la Angostura o machetazo del Diablo. Hoy escenario inundado por la construcción de la Presa Yacambú, en el municipio Andrés Eloy Blanco del estado Lara, proyecto abandonado

Fotos: Diario EL IMPULSO, CorreodeLara.com y Daniel Terrazas 

Tomado del sitio de Facebook Ateneo De Duaca Kotepa Delgado

Construcción del muro de la presa sobre el río Yacanbú. La presa tiene 160 metros de altura . La porción vertical cuyo extremo superior se ve en la parte inferior de la presa, tiene una altura de 50 metros. La construcción ha sido construida en un 100% y las obras del complejo están paralizadas desde la primera década del año 2000. Municipio Andrés Eloy Blanco Estado Lara. Foto: Daniel Terrazas
Una dama posa en el portal del Cañón de la Angostura o machetazo del Diablo, hoy escenario bajo las aguas de la presa Yacambú
El muro huraño, abandonado en medio de la exuberante vegetación del Parque Nacional Yacambú

COMENTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *