Inglaterra intentó invadir Puerto Cabello y La Guaira en 1743

Luis Heraclio Medina Canelón
Miembro correspondiente de la Academia de Historia del estado Carabobo
@luishmedinac

Es el hecho de armas más importante antes de la Guerra de Independencia. Se trata de los ataques e intento de invasión de Inglaterra contra la Provincia de Venezuela.

El Hermano Nectario María en su obra “Derrota Inglesa en Puerto Cabello” nos ha dejado un pormenorizado estudio de esta acción ocurrida en 1743 que unió a criollos y peninsulares en la defensa de nuestras costas.

En esos tiempos Inglaterra se encontraba en guerra con España y ansiaba con arrebatarle sus tierras en el Caribe. A principios de marzo, una poderosa flota de la marina real británica (no confundir con piratas) trata de asaltar el puerto de La Guaira, para tomar la capital, Caracas.

La escuadra invasora estaba compuesta por unos 19 barcos armados con aproximadamente 400 cañones de todos los calibres y centenares de tropas de asalto, aparte de las tripulaciones de los buques, comandados por el comodoro Charles Knowles.

Capitán general Don Gabriel de Zuloaga

Las principales naves de la escuadra invasora eran dos enormes buques de setenta cañones cada uno llamados Suffolk y Burford, seguidos fragatas, bombardas y de las otras embarcaciones menores.

La principal autoridad de Venezuela era el capitán general Don Gabriel de Zuloaga, quien estaba preparado con buenas piezas de artillería para defender La Guaira cuyo castillo estaba a cargo de Mateo Gual y Pueyo (quien sería el padre de Manuel Gual y tío del mariscal Antonio José de Sucre) y con algunas tropas que habían venido de la península apoyado por las milicias venezolanas entre las que se encontraban Juan Vicente Bolívar, padre del Libertador Simón Bolívar.

Los hispano-venezolanos ofrecieron una férrea resistencia cañoneando inmisericordemente a la flota invasora que tuvo que retirarse con severos daños, buscando refugio en Curazao donde tuvo que reparar las graves averías de sus naves y reclutar algunos mercenarios para suplir las bajas.

Luego de casi un mes reparando sus maltrechas naves en la isla antillana Knowles nuevamente se hace a la mar, para ahora caer sobre Puerto Cabello.

En nuestro lado se encuentran los comandantes Manuel de Agreda, Juan Ferrer y Martín Sansinea, preparados para defender el castillo San Felipe y el puerto. Desde el 26 de marzo comienzan los bombardeos sobre Puerto Cabello. El día 27 los ingleses desembarcan en Punta Brava (Puerto Cabello).

Son 1.150 marines, entre británicos y mercenarios reclutados en Curazao. El capitán Sansinea les hace frente con apenas un puñado de soldados y dos cañones pequeños con los que baña de metralla a los invasores, que tienen que retirarse dejando un reguero de muertos.

Todos los días que quedaban de marzo continuaron los bombardeos con los 400 cañones de los buques sobre el castillo y el pueblo causando unas pocas bajas entre los nuestros y algunos daños materiales en el catillo que eran rápidamente reparados.

El 2 de mayo llegó el gobernador don Gabriel de Zuloaga quien el 4 resultó herido en uno de los bombardeos, mientras día tras día continuaban los cañoneos de parte y parte.

Paulatinamente los buques ingleses recibían cañonazos que los iban dejando fuera de combate mientras que en Puerto Cabello había unas pocas bajas. El día 6 de mayo los atacantes dejaron de disparar y quedaron unos pocos días al asecho hasta que el 14 optaron por retirarse.

Durante todo el asedio los ingleses lanzaron unas 900 bombas sobre Puerto Cabello, pero los daños materiales fueron rápidamente reparados. Los muertos en el puerto fueron unos 30. Los ingleses por su parte sumaron unos 200 muertos e innumerables heridos más la vergüenza de la derrota, con sus naves agujereadas y gran número de heridos.

 

Como dato curioso, y que nos hace ver la mentalidad o la caballerosidad militar de aquellos tiempos, hay un episodio que vale la pena recordar: Poco antes de retirarse la flotilla atacante, los ingleses envían una nave con bandera de paz hasta Puerto Cabello, los ingleses propusieron intercambiar prisioneros, y le enviaron de regalo a Zuloaga dos quesos, dos jamones y tres docenas de botellas de vino, pidiendo que les regalaran unos limones y permiso para recoger algo de agua. Zuloaga, en respuesta les permitió recoger un poco agua, y envió de regalo unas terneras, algunas gallinas, algo de vino y los limones que habían pedido.

Otro detalle curioso es que entre los cadáveres que llevó la marea hasta las playas de Puerto Cabello, estaba el de una mujer 

Los ataques a La Guaira y Puerto Cabello fueron el hecho de armas más importante ocurrido antes de la Guerra de Independencia. Por primera vez las tropas de venezolanos entraban en combate dejando muy en alto su reputación. Es un importante hecho histórico que no debe olvidarse.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.