Introducción del teléfono en Carora 1913

Luis Eduardo Cortés Riera
Cronista de Carora, estado Lara
cronistadecarora@gmail.com

Se ha dicho has­ta la saciedad que el inven­to del telé­fono es el mejor nego­cio del mun­do, y más aún cuan­do han apare­ci­do los lla­ma­dos telé­fonos celu­lares y los telé­fonos inteligentes, una tec­nología que no pudo sospechar el escocés Alexan­der Gra­ham Bell, quien le roba la inven­ción del telé­fono al ital­iano Anto­nio Meuc­ci, un inmi­grante que no tuvo dinero para reg­is­trar la patente de su genial inven­to en 1854, al que llamó teletró­fono, o sea ¡22 años antes de que lo hiciera Gra­ham Bell! Y no fue sino has­ta el año 2002 cuan­do el Con­gre­so de los Esta­dos Unidos reconoce que el ver­dadero inven­tor del telé­fono fue Anto­nio Meucci.

 

 

Primera conexión telefónica 
en Venezuela

¿Cuán­do se real­izó la primera lla­ma­da tele­fóni­ca en Venezuela? 

Para el año de 1882, el telegrafista Ger­ar­do Borges, insta­la una línea tele­fóni­ca entre La Guaira y Cara­cas. Luego Guiller­mo Gold­ing, mon­ta una pequeña empre­sa que pro­por­ciona­ba tres aparatos de telé­fono, uno en Macu­to, otro en Mai­quetía y otro en La Guaira, luego comien­zan a expandirse los primeros hilos metáli­cos sobre las casas de Caracas.

En 1883, el pres­i­dente Anto­nio Guzmán Blan­co, fir­ma un con­tra­to con la Com­pañía Inter­na­cional de Telé­fonos de New Jer­sey, Esta­dos Unidos, para ini­ciar la primera insta­lación a gran escala de una red tele­fóni­ca en la ciu­dad de Caracas. 

En 1930, poco antes de morir el tira­no Juan Vicente Gómez, se crea la Com­pañía Anón­i­ma Nacional Telé­fonos de Venezuela (CANTV), has­ta aho­ra, el may­or provee­dor de ser­vi­cios de tele­fonía fija e inter­net en Venezuela.

El telé­fono en Carora

En Caro­ra, remo­ta ciu­dad del semi­ári­do larense, el prodi­gioso inven­to de Anto­nio Meuc­ci lle­ga mucho después que el del telé­grafo, un inven­to que deslum­bra a los vene­zolanos, dice Elías Pino Itur­ri­eta, cuan­do es intro­duci­do poco antes de la san­gri­en­ta Guer­ra Fed­er­al, es decir en 1856.

El telé­fono lle­ga tardía­mente a la ciu­dad del Por­tillo de Caro­ra, pues no será has­ta 1913 cuan­do comien­za a estu­di­arse la posi­bil­i­dad de insta­lar­lo acá. La ini­cia­ti­va la toman los par­tic­u­lares y no el Esta­do vene­zolano, un ras­go muy desta­ca­do de los emprende­dores caroreños. 

Y tenía que ser un descen­di­ente hebreo el que toma la ini­cia­ti­va en tiem­pos ini­ciales de la dic­tadu­ra de Juan Vicente Gómez. Me refiero al caballero Julio Már­mol Her­rera, un judío sefardi­ta cuya famil­ia pater­na venía de la ciu­dad de Coro y su madre era caroreña. 

Don Julio fue her­mano de José Már­mol Her­rera, fun­dador del La Patria, primer per­iódi­co caroreño, naci­do el 7 de octubre de 1875, y que lo encon­tramos como admin­istrador del per­iódi­co caroreño Ño Mori­an en 1892, y como miem­bro del selec­to y excluyente Club Recre­ati­vo Tor­res en 1913.

El Sem­a­nario Labor, órgano peri­odís­ti­co del bachiller José Her­rera Oropeza da cuen­ta de esta ini­cia­ti­va comu­ni­ca­cional pri­va­da en su edi­ción del 27 de julio de 1913 de la sigu­iente manera: 

“Empre­sa de Teléfonos 

El martes por la tarde lle­garon proce­dentes de Mara­cai­bo, esta­do Zulia, 20 bul­tos con­te­nien­do alam­bres y acce­so­rios para la empre­sa tele­fóni­ca que unirá a esta ciu­dad de Caro­ra con las pobla­ciones de Muñoz, San Fran­cis­co, Alt­a­gra­cia, Aregue, Río­tocuyo (sic) y Curarigua. 

Nos infor­ma nue­stro esti­ma­do ami­go don Julio Már­mol Her­rera, entu­si­as­ta colab­o­rador de la empre­sa, y por cuyo órgano y direc­ción se hicieron los pedi­dos a los Esta­dos Unidos, y que en todo este mes deben lle­gar los cin­cuen­ta más bul­tos restantes. 

Tiem­po es que se pro­ce­da a pon­er en activi­dad todo lo con­cerniente a los tra­ba­jos para la insta­lación de las líneas. 

Bien por el pro­gre­so de Carora.”

De modo pare­ci­do a como fue intro­duci­da la imprenta en Caro­ra en 1875, la que pro­cedía de Mara­cai­bo, de man­era seme­jante lle­garon a la ciu­dad tam­bién proce­dentes de Mara­cai­bo los rol­los de alam­bre y los acce­so­rios para insta­lar le empre­sa tele­fóni­ca de carác­ter particular.

Obsérvese que las líneas tele­fóni­cas habrán de conec­tar pref­er­ente­mente con pobla­dos del semi­ári­do del exten­so Dis­tri­to Tor­res: el pueblo de Muñoz con­ta­ba entonces con unos 5.000 habi­tantes, San Fran­cis­co era habita­da por unas 3.000 per­sonas, Río Tocuyo con 8.000 almas, Alt­a­gra­cia con 2.000, Aregue con 3.000 almas, y Curarigua con 5.000.

Como hemos nota­do, los plan­i­fi­cadores de la empre­sa tele­fóni­ca no tomaron en cuen­ta para su expan­sión los pobla­dos del hem­is­fe­rio húme­do y llu­vioso del Dis­tri­to Tor­res, tales como El Empe­dra­do, el caserío de Que­bra­da Arri­ba, los pueb­los andi­nos de El Jabón y San Pedro, que tenía 2.000 habi­tantes. Obviaron tam­bién a los pobla­dos del semi­ári­do tor­rense como Burere y Are­nales y sus 3.000 lugareños cada uno.

A fal­ta de datos podemos inferir que el equipo para insta­lar la tele­fonía en el Dis­tri­to Tor­res pro­cedía de las com­pañías esta­dounidens­es Bell Tele­phone Com­pa­ny y la Nue­va Eng­land Tele­phone, creadas en 1877 por Gra­ham Bell y que cubría a las ciu­dades de New York y Chica­go. En 1889 se inven­ta la primera cen­tral automáti­ca de telé­fonos, y en 1915 se pro­duce la primera lla­ma­da tele­fóni­ca transcon­ti­nen­tal des­de New York a San Francisco.

En 1903 la ciu­dad de Cara­cas era servi­da por la Venezuela Tele­phone y Appli­ances Com­pa­ny. En la ciu­dad de Méri­da existía en 1911 una Com­pañía Anón­i­ma de Telé­fonos del Esta­do Méri­da, en tan­to que en Carú­pano se establece la Com­pañía Bermúdez Aris­men­di Benítez. Y Caro­ra no quería quedar atrás en la idea del pro­gre­so de la filosofía pos­i­tivista de entonces.

Solo nos res­ta decir que los par­tic­u­lares tenían más ini­cia­ti­va que el ende­ble Esta­do lib­er­al ante­ri­or al aparec­imien­to del petróleo, y que fueron los “godos o patri­cios caroreños” los que lle­van ade­lante la ini­cia­ti­va tele­fóni­ca como la que de man­era sim­i­lar dará nacimien­to a la Com­pañía Eléc­tri­ca en 1920. 

Es que los “godos” han ejer­ci­do una ver­dadera hege­monía ide­ológ­i­ca y cul­tur­al en Caro­ra, como la pen­só Anto­nio Gram­sci, pues ellos fun­daron cole­gios de pri­maria y secun­daria, clubes y aso­cia­ciones, dom­ina­ban los asun­tos ecle­siás­ti­cos, fun­daron per­iódi­cos y revis­tas, crearon la Raza Caro­ra y establecieron las grandes hacien­das ganaderas en el suroeste del Dis­tri­to Torres.

El telé­fono en el siglo XXI

El español Igna­cio Ramon­et plantea que el telé­fono inteligente se ha trans­for­ma­do en la prin­ci­pal her­ramien­ta de las per­sonas para estar conec­tadas e infor­marse de lo que sucede a su alrede­dor, con­tex­to al que los peri­odis­tas y los medios de comu­ni­cación han tenido que adap­tarse mod­i­f­i­can­do sus con­tenidos, estruc­turas y, en gen­er­al, la relación con sus audiencias.

De la mis­ma man­era, estas trans­for­ma­ciones tienen un impacto en la políti­ca. “Los peri­odis­tas no son más los inter­me­di­ar­ios entre los rep­re­sen­tantes y los ciu­dadanos (…) Gra­cias a las redes sociales, un pres­i­dente le habla direc­ta­mente a las per­sonas, al menos es lo que pareciera”, dice, y pro­pone que este real­i­dad cam­bia com­ple­ta­mente el vín­cu­lo entre ciu­dadanos y sus representantes.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *