José Tomás Boves post mortem

Emilio Acosta
Historiador

Después de la muerte de Boves en la batal­la de Uri­ca, cel­e­bra­da el 5 de diciem­bre de 1814, un armador asturi­ano lla­ma­do Loren­zo Gar­cía Jove, actu­aría como apoder­a­do legal de doña Manuela de la Igle­sia de Bobes, madre del Taita.

El apoder­a­do de doña Manuela solic­itó en 1815 ante el Capitán Gen­er­al de Venezuela, Sal­vador Moxo, el pago de todos los salarios del real­ista José Tomás Boves a su seño­ra madre en Asturias, España.

En el año 1817 doña Manuela solic­i­taría al coman­dante de armas de Oviedo la pen­sión que la Coro­na le otor­ga­ba debido a los ser­vi­cios mil­itares presta­dos por su hijo en Venezuela.

Cabe resaltar que Boves sería ascen­di­do por Fer­nan­do VII en 1819, cin­co años después de su muerte, al ran­go de Brigadier Gen­er­al de los Reales Ejérci­tos de Su Majestad.

Días después de la muerte de Boves, en una car­ta escri­ta el 29 de diciem­bre de 1814 por Manuel del Fier­ro, Brigadier Gen­er­al, detal­la clara­mente la fal­ta de un nue­vo líder como José Tomás Boves en los Reales Ejérci­tos de su Majes­tad en América:

«…en las últi­mas acciones habrán pere­ci­do de una y otra parte más de 12.000 hom­bres. Afor­tu­nada­mente lo más son criol­los y muy raro un español… Si en las demás partes de Améri­ca se encon­traran muchos Boves, yo le ase­guro a ust­ed que se lograrían nue­stros deseos…»

Val­ién­dose de los resen­timien­tos sociales de las clases más bajas, que eran obje­to de abu­sos y explotación por parte de la aris­toc­ra­cia criol­la, Boves se con­vir­tió en un ver­dadero peli­gro para la causa repub­li­cana. Esto se debe a que las insti­tu­ciones españo­las eran fér­reas defen­so­ras de los dere­chos de los indí­ge­nas, negros, par­dos y mes­ti­zos con­tra sus ene­mi­gos nat­u­rales, los criollos.

Su tes­ta­men­to de muerte indi­ca que solo deja un cabal­lo, una espa­da y 300 pesos, y que, de hecho, adeu­da a don Juan Vicente Del­ga­do, quién había sido Teniente de Jus­ti­cia en la Vil­la de Calabozo.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *