Leonor Cáceres, la primera mujer en armas en defensa de su ciudad

Emilio Acosta
Historiador y escritor

Algunos de los suce­sos más atrac­tivos y descono­ci­dos de nues­tra his­to­ria son los de las mujeres que vivieron durante la época his­páni­ca en el espa­cio geográ­fi­co que hoy cor­re­sponde a Venezuela.

Cara­balle­da fue fun­da­da a ini­cios de 1568 en las tier­ras del cacique Guaica­ma­cu­to por el capitán español, Diego de Losa­da, sobre las antiguas ruinas de El Col­la­do, aldea his­pana que había fun­da­do el mes­ti­zo Fran­cis­co Fajar­do en 1560.

Leonor Cáceres

Tan solo un año después de su fun­dación, en 1569, los indios caribes de la isla de Grana­da después de haber saque­a­do e incen­di­a­do algunos pueb­los, lle­garon a Cara­balle­da con 300 hom­bres y 14 piraguas.

Los veci­nos sor­pren­di­dos por la ines­per­a­da invasión deci­dieron reunirse en numero de 20 e hicieron frente al ene­mi­go en una lucha ter­ri­ble por las calles del pueblo.

Los españoles, acos­tum­bra­dos a las guer­ras en Europa, se for­maron en cuadro y orde­nada­mente enfrentaron a la hor­da des­or­de­na­da de los caribes. Entre los 20 españoles que com­bat­ieron había una hija de un andaluz, lla­ma­da Leonor Cáceres, a quien refieren las cróni­cas de la época como una mujer con una extra­or­di­nar­ia belleza.


Los caribes lograron cap­turar a var­ios de los indí­ge­nas ali­a­dos de los españoles y tam­bién secues­traron a una mujer españo­la: la esposa de Duarte de Acos­ta, una veci­na de Leonor.

Leonor, ayu­da­da por Gas­par Pin­to, toma una rodela ‑pequeño escu­do redon­do- y una macana de uno de los caribes abati­dos y embiste con­tra los caribes, Gas­par Pin­to la ayudó a la dis­tan­cia jun­to con su arcabuz y rescatan a la mujer secuestra­da. Los asaltantes al verse ven­ci­dos se reple­garon en las playas cercanas.

En la his­to­ria de Venezuela, Leonor Cáceres, figu­ra en las cróni­cas ‑has­ta el momen­to- como la primera mujer que empuña las armas en defen­sa de su ciudad.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *