Pablo Chiossone Anzola, dibujado por dos cronistas

Luis Alberto Perozo Padua
Periodista y escritor
luisalbertoperozopadua@gmail.com
IG/TW: @LuisPerozoPadua

Cuando conocimos al Dr. Pablo Chiossone en la Universidad Fermín Toro, nos dio la errada impresión de estar frente a un juez de esos malencarados y presumidos, no obstante, bastaron un par de horas para que descubriéramos a un extraordinario personaje. Adorado por la comunidad universitaria y admirado por los larenses en general.

Con el tiempo, sus pasos y sus acciones vislumbraron a un larense de una talla moral inquebrantable. Por su honorabilidad probada y su trayectoria intachable le devino le honroso título de Defensor de los valores de la venezolanidad y de las libertades ciudadanas, conferido por la academia sin un mínimo de lisonja.

La fotografía que ilustra esta semblanza fue tomada en 1979, en donde se observa al joven Dr. Pablo Chiossone cuando iniciaba labores como Defensor Público en el Edificio Nacional de Barquisimeto.

Estudios de profesionalización llevan al Dr. Chiossone a concursar, primero como defensor público y al tiempo a optar al cargo de Juez de Primera Instancia en lo Penal del estado Lara, ganando ambos concursos de credenciales hasta que fue jubilado por el Poder Judicial. 

Durante muchos años se dedicó a la docencia en la Universidad Fermín Toro, donde se ganó el respeto de toda la comunidad universitaria, siendo Decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas.

Coinciden juristas y estudiantes, que el Dr. Chiossone fue un intelectual y estudioso del derecho penal. Pablo Chiossone nació en Barquisimeto el 18 de octubre de 1935. Fueron sus padres Carlos Chiossone Villamizar (1909) y Zobeida Anzola Murriera (1912). Inició sus estudios en el Colegio La Salle para obtener el título de bachiller en el prestigioso Liceo Lisandro Alvarado de su ciudad natal.

El Dr Pablo Chiossone con su adorado nieto

Su anhelo mayor era estudiar derecho, por lo que un día empacó y se marchó a Caracas para inscribirse en la UCV, cursando el primer año, pero al poco tomó la determinación de terminar su carrera en la Universidad de Los Andes, en Mérida de donde egresó en 1960 como Abogado de la República de Venezuela. 

Un año más tarde, el 18 de diciembre de 1961, Pablo Chiossone y María Lourdes ‘Yuyita’ Ríos Carmona, juraron amor eterno ante el altar de Jesucristo en Nueva York, Estados Unidos. De esa unión nacieron Juana Inés (médico, especialista en medicina del deporte) nacida el 18 de octubre de 1962; y Pablo Ernesto, piloto comercial, nacido 17 de mayo de 1968.

Falleció el 20 de enero de 2018, en Kabul, Afganistán, tras un ataque del talibán al hotel donde estaba hospedado cuando prestaba sus servicios a una línea aérea comercial. La hora mortal del Dr. Chiossone se detuvo el 16 de junio de 2019.

Barquisimeto se ufana de tener entre sus más ilustres hijos al Dr. Pablo Chiossone, un defensor de los valores de la venezolanidad y de las libertades ciudadanas, así como protector del patrimonio histórico y cultural de Lara.


 

Dr. Pablo Chiossone, probo académico

Jorge Ramos Guerra
Historiador y escritor
ardive@gmail.com

Pablo Chiossone Anzola, fue un larense que se labró una vocación de servicio público como abogado y docente. Nacido en Barquisimeto el 18 de octubre de 1935,   regresaría de la Universidad de los Andes y cómo todo abogado de su época ejercería en las distintas ramas del derecho pero su «sensibilidad vital y de convicciones» según la “Idea generacional” del filósofo español José Ortega y Gasset lo induciría al derecho penal, porque allí conocería de las debilidades humanas para su defensa o sentencia, bien como juez y defensor público, con lo cual se requería de vocación de servicio público, en ambos cargos concursaría y ejercería con honestidad y autonomía.

Al respecto, en una entrevista confesa: «Llegué al derecho por una tradición familiar. Tulio Chiossone mi tío fue muy deferente conmigo, sosteníamos largas conversaciones sobre la justicia…mi pasantía por la defensa pública me permitió conocer muy de cerca la problemática del procesado, su entorno familiar, causas que lo indujeron a delinquir y de esta manera mis sentencias fueron apegadas a la ley, en el caso de las más severas, la fundamenta información de las mismas fueron ampliamente razonadas y en los delitos menores trate de perjudicar lo menos posible a quien delinquía por primera vez».

El Dr. Chiossone en una entrevista

Chiossone Anzola, formó parte de un Poder Judicial larense honorable. Jueces y litigantes se presentaban a juicio con probidad y un Colegio de Abogados, que ganó prestigio nacional y más allá, con las Jornadas doctor «J.M Domínguez Escovar» ya en su edición 46 *Controversia jurídica sobre el Esequibo venezolano* (2021).

Dr. Pablo Chiossone

En tan diversas actividades, el doctor Pablo Chiossone Anzola, fue un cultor de la amistad, franco en el diálogo y como ciudadano, participó en las actividades culturales, sociales y artística de la sociedad junto a su esposa, la pianista María de Lourdes Ríos de Chiossone, cariñosamente conocida como ´Yuyita´.

Aquel quehacer diario, lo compartiría con la docencia en bachillerato y las primeras décadas del siglo XXI como profesor de Derecho Penal en la Universidad «Fermín Toro» donde fuera Decano y hasta su fallecimiento el 17 de junio de 2019, director del «Centro de Estudio Jurídicos y Políticos» que en justo homenaje lleva su nombre echando sus bases para la investigación academia y la promoción de actividades extra-cátedra para la formación integral de los nuevos profesionales del derecho.

Su empeño en promover conferencias, conversatorios y puntuales clases magistrales en el contexto de las Ciencias Jurídicas y Políticas, recogidas para su publicación. 

El Dr. Chiossone con su familia

Cabe destacar también, que durante su decanato se construyó una “Sala de Juicio” donde los estudiantes, actuando como juez, fiscal, secretario y las partes en conflicto adquirirán cierta experiencia que les ayudaría en el ejercicio.

Sobre esos particulares, la Academia de Ciencias Políticas y Sociales al sumarse al duelo, emitió un acuerdo entre cuyas consideraciones reconoce que…

«El Dr. Chiossone fue un destacado educador, claro en su palabra y rico en sabiduría, que ocupó con brillantez durante varios períodos el cargo de  Decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad “Fermín Toro” de la ciudad de Barquisimeto, así como también se desempeñó, con entusiasmo sin igual y espíritu abierto, como Coordinador del Núcleo de Decanos de las Facultades de Ciencias Jurídicas y Políticas y de Derecho del país, viajando por todo el territorio nacional y procurando el trabajo solidario entre las universidades venezolanas… Que el Dr. Chiossone fue un destacado defensor de los valores de la venezolanidad y de las libertades ciudadanas»… y a la Historia voy, Victoriosa o vencida.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.