Parteras históricas de Siquisique

 

Henry Montero
Historiador

 Las generaciones actuales poco conocen o comprenden el significado que tuvieron las comadronas en la gestación o procreación de sus ascendientes en tiempos recientes. En muchas sociedades la mujer partera adquirió una notable influencia. En muchas poblaciones y sociedades del mundo aún existen y juegan un rol importante


En nue­stro país des­de el tiem­po pre­his­páni­co los par­tos eran asis­ti­dos por las comadronas. Inclu­sive has­ta medi­anos del siglo XX podrían obser­varse todavía la exis­ten­cia de las mis­mas, a pesar de la pues­ta en prác­ti­ca de los sis­temas san­i­tar­ios  y la instau­ración de los mod­er­nos méto­dos científicos.

En este sen­ti­do, en nue­stro pueblo Siquisique existieron innu­mer­ables parteras que ayu­daron a parir a las nuevas gen­era­ciones. Crispu­la Dorante, Edu­viges Bel­lo, Valenti­na Ereu de Car­ras­co, Rafaela López y Quinti­na Ure se con­virtieron en famosas parteras históri­c­as. Por sus manos pasaron miles de niños y niñas extraí­dos sat­is­fac­to­ri­a­mente en las primeras décadas del siglo ante­ri­or. Era tan­ta sus expe­ri­en­cias como parteras, que muchos médi­cos grad­u­a­dos recur­rían a ellas en extrema necesidad. 

Ramón Nona­to- pro­tec­tor de los par­tos siglo XIII

En el pro­ce­so de par­to nor­mal­mente las par­turi­en­tas invo­ca­ban al san­to Ramón Nona­to, pro­tec­tor de los par­tos. Dicho san­to apare­ció en el imag­i­nario reli­gioso Cris­tiano en el siglo XIII, y quién sobre­vivió del útero de su madre, después del fal­l­ec­imien­to de la mis­ma. Por eso, muchos niños y niñas se les colo­ca­ban el nom­bre de Ramón o Ramona respec­ti­va­mente. En los pueb­los las comadronas lle­garon a ten­er miles de ahijados.

El mun­do del par­to es antiquísi­mo como la propia humanidad. Un gran filó­so­fo antiguo lla­ma­do: Sócrates, era hijo de una partera, su nom­bre: Fenarete. Y de ahí que des­de la época antigua haya apare­ci­do un tér­mi­no aso­ci­a­do al par­to. Nos refe­r­i­mos a la mayéu­ti­ca que viene del griego ” maieu­tike” o al arte de ” parir”, que quiere decir que el ver­dadero conocimien­to nace de si mis­mo o de la inte­ri­or­i­dad. Inclu­sive el pro­pio nom­bre de Fenarete sig­nifi­ca ” dar luz a la virtud”.

Como puede obser­varse, dar a Luz hoy en día está aso­ci­a­do al par­to y la pro­creación o gestación. Estás comadronas no sola­mente ayu­daron a parir niños y niñas, sino tam­bién a pro­ducir ideas. Ojalá la sociedad y el pueblo de Siquisique reconoz­ca la valen­tía históri­ca de nues­tras parteras.

Foto de por­ta­da: Rafaela López y Quinti­na Ure, respec­ti­va­mente, las inosvid­ables parteras de tier­ras siquisiqueñas

Ref­er­en­cias Conceptuales
Men­doza Car­men Dolores (1991), Por Los Caminos De Ayer Y Hoy. Edi­ción UCLA

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *