Recuas de burros y mulas: Un camino a Barquisimeto

Henry Montero
Historiador

La historia de la región de Barquisimeto no puede ser contada sin el intercambio comercial de la misma con el resto de las zonas geográficas cercanas


Bar­quisime­to siem­pre ha sido con­sid­er­a­da la metrópo­lis com­er­cial por exce­len­cia. Des­de la época pre­his­páni­ca has­ta nue­stros días se ha man­tenido un inter­cam­bio com­er­cial, y por ende, económico.

En este sen­ti­do, ya des­de la época colo­nial se obser­va un flu­i­do com­er­cial entre las comar­cas de Baragua, Siquisique, Caro­ra y la ciu­dad Ceniza. En la ruta com­er­cial va a jugar un rol de enorme impor­tan­cia los caminos de Recuas de bur­ros y mulas. 

Era la loco­mo­ción o la “máquina” que ponía en cir­cu­lación el mun­do de las mer­cancías de la época. Un tiem­po históri­co car­ac­ter­i­za­do por una loco­mo­ción sen­cil­la que gen­er­a­ba una dinámi­ca com­er­cial ince­sante. O como lo plantea Lame­da Acos­ta I. E ” en un caserío ubi­ca­do cer­ca de Baragua, lla­ma­do Ojo de Agua habían más de 40 arreos de bur­ros, o sea, como quién dice: 40 camiones”. 

Un arreo de bur­ros esta­ba com­puesto por 8 bur­ros o mulas. Sin olvi­dar el Cam­panero. Se pueden imag­i­nar las par­tidas y lle­gadas de los mis­mos a las famosas pulperías estable­ci­das en la ruta com­er­cial y su des­ti­no final.


Bar­qisime­to a prin­ci­p­ios del siglo XX

Una ruta o camino real de Baragua a Bar­quisime­to era el sigu­iente: Are­nales, Pie de Cer­ro, Algo­dones, La Sabani­ta, La Esper­an­za, Agua Bue­na, Siquisique, Agua­da de los Per­ros, Entra­da del Cam­bur­al, Los Cañi­tos, Matatere, Uvedal, Cau­jar­i­to, Cogol­lal, Puer­ta de Bobare, Durigua , Los Cam­a­gos y Bar­quisime­to, sien­do éste el camino más cor­to entre Baragua y la ciu­dad ancla­da en el río tur­bio o ceni­zo, pero el menos tran­si­ta­do por la escasez, durante casi todo el año, de pas­tos y agua para los arreos.

Los arrieros llev­a­ban a Bar­quisime­to: Que­so de Cabra, Pieles, Cor­dobanes de los curtiem­bres, Chin­chor­ros, Hicos, Chinelas, Alpar­gatas, Mor­rales, Sacos y el famoso cocuy 7 x 8 de pura pen­ca, o lla­ma­do tam­bién 56. Por cier­to, la com­er­cial­ización de cocuy de pura pen­ca se vendía en todo el país. Las recuas lle­ga­ban inclu­sive a las zonas fron­ter­i­zas del país.

Lam­en­ta­ble­mente el mun­do de los arreos bajó con­sid­er­able­mente con la irrup­ción del oro Negro,  la apari­ción del mun­do auto­motriz y la dec­li­nación de nues­tra economía Baragueña y Siquisiqueña. Nues­tra gente empezó a migrar. Y en nue­stro imag­i­nario quedó graba­do para siem­pre los caminos reales y los famosos arreos. 

Foto de por­ta­da. Arreo de Bur­ros en Bar­quisime­to siglo XX

Ref­er­en­cia Bibliografíca:
Lame­da- Acos­ta I. E. (1956). Pasa­do y Pre­sente de Baragua. Edi­ción: Tipografía Barquisimeto

 

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *