Siquisiqueñeidad: Una identidad histórica

Henry Montero
Historiador

Siquisique ha sido una tierra histórica por excelencia, fundada un 9 de febrero de 1621, al pie de majestuoso cerro Guacamuco, al norte, el famoso Río Tocuyo, al Sur


Comprender por qué nos sentimos orgullosos de pertenecer a una comunidad histórica arraigada en nuestro sentir se convierte en una necesidad imperiosa. La identidad y sentido de pertenencia a una región no viene dado solamente por el sentido de pertenencia a una región, sino a la manera de ser de sus habitantes, sus querencias, vivencias acumuladas y por vivir, sus anécdotas, sus hechos significativos, y sobre todo la manera de expresarse a través de la historia.

Casa de Presbítero, Federico Salas

Nuestro sentido de pertenencia e identidad deviene de nuestra propia evolución como pueblo histórico. Somos descendientes de las etnias indígenas Ayamanes, Jirajaras y Xaguas. Somos un cruzamiento indígena que ha dejado impronta en nuestra cultura. Los primeros contactos con los Europeos fueron en nuestra zona en el año de 1530. Las crónicas de Nicolás Federnman así lo indican. Los primeros movimientos de resistencia indígenas lo demuestran fehacientemente.

El poblamiento interno de la colonización Europea se dio por nuestros caminos. La existencia de resguardos «Indígenas» en nuestro territorio disminuye ya en las primeras décadas del siglo XX. Aún así, en nuestra comarca se conserva o mantiene el baile ancestral Ayaman «Las Turas». Él mismo tiene más de 2000 años de antigüedad. Nos sentimos orgullosos de que por nuestras venas corre sangre indígena.

Siquisique, tierra de la dulzura del melón, la uva y otros productos. Tierra fértil, donde se observan jornaleros a la salida del sol

Siquisique ha sido una tierra histórica por excelencia, fundada un 9 de febrero de 1621, al pie de majestuoso cerro Guacamuco, al norte, el famoso Río Tocuyo, al Sur. Su propio nombre es hidrónimo, es decir, indica » Aguas». Aguas o corrientes que han estado en constante movimiento, o como decía, nuestro antiguo filósofo Griego Heráclito: » No me bañó dos veces en el mismo río». Así era, es y será Nuestro amado terruño privilegiado: Siquisique. Un pueblo en constante movimiento y dinamismo a lo largo de la historia. 

Siquisique, nuestro hermoso pueblo, siempre ha estado presente en la historia venezolana. Allí se selló la caída de la Primera República en 1812, cuando Domingo Monteverde dio al traste con los comienzos de la naciente República en la Guerra de Independencia 1810- 1821.

En nuestra comarca también se inició un movimiento de restauración de la Gran Colombia, a principios del año de 1831. Nos sentimos orgullosos de la extirpe de los guerreros de la Independencia como el «Indio Reyes Vargas».

Los Siquisiqueños no solamente somos hijos o descendientes de los antiguos pobladores indígenas, sino de los hijos y mujeres que dieron lo mejor de si en diferentes batallas y escaramuzas que se dieron en nuestro terruño. Nuestros hombres eran tan osados y valientes que el mismo General Rafael Urdaneta decía: Prefiero un Siquisiqueño en el frente de batalla.

En la Guerra Federal 1859 – 1864 la participación de Siquisiqueños en la misma fue apoteósica. Muchos nombres pasaron a la historia: General Víctor Rodríguez Párraga, primer presidente  encargado de la República de origen Larense en 1899, Fernando Adames, Benicio Párraga, Felix  Mora, Pedro Mora, Tomás Párraga y otros contribuyeron a elevar nuestro gentilicio a finales del siglo XIX. Nos sentimos orgullosos de la trascendencia de estos hombres en la historia nuestra.

Río Tocuyo y Cerro Guacamuco

Nuestra Siquisiqueñeidad no solamente se ha expresado a través de los personajes citados, y quiénes dejaron huella profunda en nuestro imaginario Siquisiqueño, sino también la impronta que han dejado insignes profesionales del deporte como han sido Alber castillo y Wuillians Ereu. Siquisique se puso en la palestra nacional, cuando Ereu se aprestaba a batear se escuchaba en todo el país el nombre de Siquisique. 

Este amado pueblo ha sido la tierra del famoso Yogus, o del cocuy, producto del Agave Cocui. Ya nuestros indígenas saboreaban la deliciosa bebida, que se ha convertido en la representación nuestra a nivel nacional e internacional.  Cuando se escucha el topónimo Siquisique, la gente asocia con nuestra madrecita tierra y su producto: el Cocuy.

Siquisique, tierra de la dulzura del melón, la uva y otros productos. Tierra fértil, donde se observan jornaleros a la salida del sol. Tierra de encuentros culturales de diferentes naciones. Por allí están han pasado diferentes representantes de diversas naciones. Desde isleños hasta libaneses, quiénes han dejado huella profunda en nuestro pueblo.

Nos sentimos profundamente orgullosos de nuestra manera de ser y convivir. Siempre estamos identificados con nuestras raíces históricas. El sentido de pertenencia a nuestro terruño privilegiado siempre ha sido una característica prevaleciente en nuestro devenir como pueblo. Nunca un Siquisiqueño niega su amado terruño.

Y es en este sentido, es que nos dirigimos a las autoridades locales: alcaldía y otros organismos, con la finalidad que el día 9 de febrero de 2021, día de la fundación del pueblo como doctrina de » Indios» sea declarado como día especial de la Siquisiqueñeidad.

Foto de portada: Casa Colonial de Miguel Díaz 

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *