Tito Mendoza emprendió un viaje celestial

Tito Mendoza y Pedro Infante en el Hotel Lara 1957. Por Giselo Blanco,
fotógrafo de Última Hora que luego trabajó en EL IMPULSO
 
Tito Mendoza fue un barquisimetano enamorado 
de la ciudad y devoto de la Divina Pastora

“La fotografía logra el milagro
de la eternidad. Es la prueba del haber sido y del seguir siendo contra la
voluntad del tiempo”

Las anteriores líneas de la
periodista Violeta Villar Liste, describen, con rigor, la esencia de Rafael
Clemente Mendoza Sotillo, conocido en el mundo del periodismo como Tito.
Luego de 65 años sumergido en
la fotografía, Tito partió a otras instancias superiores. Se marchó a plasmar
imágenes celestiales y contar crónicas en la eternidad, ya no con su cámara
Pentax y su libretica repleta de nombres y aconteceres del Barquisimeto añejo.
Tito fue reconocido por el
Colegio Nacional de Periodistas, Seccional Lara, como uno de sus miembros
fundadores, asimismo el Círculo de Reporteros Gráficos, lo acogió en sus filas,
nombrándolo incluso, Asociado de Honor.
En un reportaje para la página
Gente del diario EL IMPULSO, publicada el 7 de marzo de 2010, Tito reveló entre
dientes, dado le desagradaba la lisonja, que muchos fueron los reconocimientos de
gremios, instituciones, medios de comunicación, entre otros, pero el que
siempre abrigaba en su corazón, era la amistad de grandes profesionales como
Francisco Villazán, Elio Otaiza, Enrique de Lima, Oscar Pray, Federico Marchena,
Víctor Querales Ugas (Sombrita), Francisco Chávez Chávez, Alfredo Defendini,
Luis Pascual Suárez, Carlos Eduardo López, y más contemporáneos: Larry Camacho
y Rafael Chávez, sin dejar de reconocer otros profesionales del reporterismo
gráfico barquisimetano que a pesar de su prodigiosa y envidiable memoria, se le
escaparon entre las grietas de la memoria.

En el mundo periodístico

Tito creció entre un linotipo y
un cúmulo colosal de fotografías. Desde muy mozo, sintió una inusitada
inclinación por el fotoperiodismo, y aunque el término no se conocía como tal,
él entendió que ese era el camino que ambicionaba recorrer.
Empezó en el Diario Última
Hora, luego formó parte de EL IMPULSO, más tarde lo encontramos en El
Informador para pasar a Primicia, un periódico deportivo; en Cabudare, junto
Homero Boscán, estuvo en Crónica Metropolitana.
El fotoperiodista Carlos
Eduardo López, presidente de la Fototeca de Barquisimeto, narra con devoción
que Tito fue, por largo tiempo, el proyeccionista del Cine Rialto.
“Bonachón, solidario, generoso,
dado, de profundos valores humanos. Era un adorador del culto mariano, que
todos los domingos acompañaba a Oswaldo Silva Morales, presidente de la  Sociedad Divina Pastora frente a la iglesia
San José en la promoción de las actividades de esta organización. Tito
participaba estoicamente a todas las procesiones de la Virgen por
Barquisimeto”, asegura Carlos Eduardo López.

Barquisimeto, su lugar de ensueños

Entre sus palabras centrales,
López añade que Tito, por siempre estuvo vinculado a Acción Democrática. Fue un
personaje representativo de Barquisimeto, por tal razón, era un promotor
incansable de Barquisimeto, cuyo imaginario mostró a la ciudad como un lugar de
ensueños.
Las gráficas de Tito han
llenado las páginas de todos los periódicos larenses. Con orgullo relataba que
fue colaborador de revistas nacionales y algunas de sus capturas fueron a parar
a diarios de Estados Unidos.
Libros, folletos, revistas,
pasquines, contienen hoy el mágico universo de imágenes captadas por Tito
Mendoza, las cuales se inscriben en las crónicas de la historia de
Barquisimeto, ciudad que lo vio nacer el 16 de noviembre de 1930.
Fue un libro de crónicas
periodísticas. Su legado: una vasta pradera de conocimientos. Su tesoro: una
colosal cantidad de fotografías y negativos que superan las 15 mil, en donde
queda plasmada, buena parte de la inmarcesible historia de Lara  y sus personajes.
Tito Mendoza partió este lunes,
a las siete y treinta de la mañana, después de permanecer varias semanas
hospitalizado luego de una caída en una calle barqusimetana que le produjo una
contusión cerebral y después un ACV. 
Sus restos serán sepultados, este martes 21 de abril, a las 11 de la
mañana en el Cementerio Municipal de la ciudad capital larense.

Luis
Alberto Perozo Padua

En Twitter @LuisPerozoPadua
Fotos:
Fototeca de Barquisimeto

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *