Tito Mendoza emprendió un viaje celestial

Tito Men­doza y Pedro Infante en el Hotel Lara 1957. Por Gise­lo Blan­co,
fotó­grafo de Últi­ma Hora que luego tra­ba­jó en EL IMPULSO
 
Tito Men­doza fue un bar­quisimetano enamorado 
de la ciu­dad y devo­to de la Div­ina Pastora

“La fotografía logra el milagro
de la eternidad. Es la prueba del haber sido y del seguir siendo contra la
voluntad del tiempo”

Las ante­ri­ores líneas de la
peri­odista Vio­le­ta Vil­lar Liste, describen, con rig­or, la esen­cia de Rafael
Clemente Men­doza Sotil­lo, cono­ci­do en el mun­do del peri­odis­mo como Tito.
Luego de 65 años sumergi­do en
la fotografía, Tito par­tió a otras instan­cias supe­ri­ores. Se marchó a plasmar
imá­genes celes­tiales y con­tar cróni­cas en la eternidad, ya no con su cámara
Pen­tax y su libret­i­ca reple­ta de nom­bres y acon­te­ceres del Bar­quisime­to añejo.
Tito fue recono­ci­do por el
Cole­gio Nacional de Peri­odis­tas, Sec­cional Lara, como uno de sus miembros
fun­dadores, asimis­mo el Cír­cu­lo de Reporteros Grá­fi­cos, lo acogió en sus filas,
nom­brán­do­lo inclu­so, Aso­ci­a­do de Honor.
En un repor­ta­je para la página
Gente del diario EL IMPULSO, pub­li­ca­da el 7 de mar­zo de 2010, Tito rev­eló entre
dientes, dado le desagrad­a­ba la lison­ja, que muchos fueron los reconocimien­tos de
gremios, insti­tu­ciones, medios de comu­ni­cación, entre otros, pero el que
siem­pre abri­ga­ba en su corazón, era la amis­tad de grandes pro­fe­sion­ales como
Fran­cis­co Vil­lazán, Elio Otaiza, Enrique de Lima, Oscar Pray, Fed­eri­co Marchena,
Víc­tor Querales Ugas (Sombri­ta), Fran­cis­co Chávez Chávez, Alfre­do Defendini,
Luis Pas­cual Suárez, Car­los Eduar­do López, y más con­tem­porá­neos: Lar­ry Camacho
y Rafael Chávez, sin dejar de recono­cer otros pro­fe­sion­ales del reporterismo
grá­fi­co bar­quisimetano que a pesar de su prodi­giosa y envidi­a­ble memo­ria, se le
escaparon entre las gri­etas de la memoria.

En el mundo periodístico

Tito cre­ció entre un linotipo y
un cúmu­lo colos­al de fotografías. Des­de muy mozo, sin­tió una inusitada
incli­nación por el fotope­ri­odis­mo, y aunque el tér­mi­no no se conocía como tal,
él entendió que ese era el camino que ambi­ciona­ba recorrer.
Empezó en el Diario Última
Hora, luego for­mó parte de EL IMPULSO, más tarde lo encon­tramos en El
Infor­mador para pasar a Prim­i­cia, un per­iódi­co deporti­vo; en Cabu­dare, junto
Home­ro Boscán, estu­vo en Cróni­ca Metropolitana.
El fotope­ri­odista Carlos
Eduar­do López, pres­i­dente de la Fotote­ca de Bar­quisime­to, nar­ra con devoción
que Tito fue, por largo tiem­po, el proyec­cionista del Cine Rialto. 
“Bonachón, sol­i­dario, generoso,
dado, de pro­fun­dos val­ores humanos. Era un ado­rador del cul­to mar­i­ano, que
todos los domin­gos acom­paña­ba a Oswal­do Sil­va Morales, pres­i­dente de la  Sociedad Div­ina Pas­to­ra frente a la iglesia
San José en la pro­mo­ción de las activi­dades de esta orga­ni­zación. Tito
par­tic­i­pa­ba esto­ica­mente a todas las pro­ce­siones de la Vir­gen por
Bar­quisime­to”, ase­gu­ra Car­los Eduar­do López.

Barquisimeto, su lugar de ensueños

Entre sus pal­abras centrales,
López añade que Tito, por siem­pre estu­vo vin­cu­la­do a Acción Democráti­ca. Fue un
per­son­aje rep­re­sen­ta­ti­vo de Bar­quisime­to, por tal razón, era un promotor
incans­able de Bar­quisime­to, cuyo imag­i­nario mostró a la ciu­dad como un lugar de
ensueños. 
Las grá­fi­cas de Tito han
llena­do las pági­nas de todos los per­iódi­cos larens­es. Con orgul­lo relata­ba que
fue colab­o­rador de revis­tas nacionales y algu­nas de sus cap­turas fueron a parar
a diar­ios de Esta­dos Unidos.
Libros, fol­letos, revistas,
pasquines, con­tienen hoy el mági­co uni­ver­so de imá­genes cap­tadas por Tito
Men­doza, las cuales se inscriben en las cróni­cas de la his­to­ria de
Bar­quisime­to, ciu­dad que lo vio nac­er el 16 de noviem­bre de 1930.
Fue un libro de crónicas
peri­odís­ti­cas. Su lega­do: una vas­ta pradera de conocimien­tos. Su tesoro: una
colos­al can­ti­dad de fotografías y neg­a­tivos que super­an las 15 mil, en donde
que­da plas­ma­da, bue­na parte de la inmarce­si­ble his­to­ria de Lara  y sus personajes.
Tito Men­doza par­tió este lunes,
a las siete y trein­ta de la mañana, después de per­manecer varias semanas
hos­pi­tal­iza­do luego de una caí­da en una calle bar­qusimetana que le pro­du­jo una
con­tusión cere­bral y después un ACV. 
Sus restos serán sepul­ta­dos, este martes 21 de abril, a las 11 de la
mañana en el Cemente­rio Munic­i­pal de la ciu­dad cap­i­tal larense. 

Luis
Alberto Perozo Padua

En Twit­ter @LuisPerozoPadua
Fotos:
Fotote­ca de Barquisimeto

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *