Un encargo para el general José Antonio Páez

Ulises Dalmau
Investigador histórico

Toda descripción sobre el desarrollo de la Batalla de Carabobo tiene un común denominador: el rol protagónico y decisivo que tuvo el ataque de la Primera División comandada por el general José Antonio Páez sobre el flanco derecho realista



Pero además hubo un encargo previo que cumplió el célebre llanero, imprescindible tanto para obtener esa importante victoria, como para los hechos posteriores que sellaron definitivamente la Independencia de Venezuela.

“Traiga todo el ganado que pueda” había sido la desesperada encomienda que le hizo llegar Simón Bolívar el 19 de abril de 1821 desde Barinas a través de Pedro Briceño Méndez. Y es que el ganado era un insumo de guerra imprescindible para la marcha y subsistencia de unas tropas republicanas que, inmóviles en Barinas por el Armisticio, sufrían de hambre y miseria insostenibles.

“Esté V.S. (vuestra señoría) cierto de que es impracticable la campaña y que se perderá el ejército por el hambre, o ten­dremos que aventurar temerariamente una batalla sin ganar más por esto, porque no es fácil destruir en ella completamente el ejér­cito español, y aun cuando se lograse, quedaríamos en el mismo caso de miseria y no podríamos sacar de la victoria todo el partido y ventajas que ella nos ofreciese” insistía Briceño en aquella comunicación a Páez.

Es así como el Centauro llanero, luego de orar al Nazareno en la iglesia de Achaguas y ofrecer su imagen en promesa por su suerte, salía del pueblo apureño el 10 de mayo con 1000 infantes, 1.500 jinetes, 2.000 caballos de reserva y 4.000 mil novillos.

No era una empresa fácil desplazar tal cantidad de hombres y bestias en tiempos de la guerra, pero Páez y sus hombres habían sido mandados a hacer para ello. Arrear ganado, sobrevivir a la intemperie, vadear ríos, mantenerse diariamente con un pedazo de carne asada y enfrentar los peligros estaba en la genética llanera.

Cuenta el Centauro llanero que los caballos “Todas las noches se escapaban en tropel sin que bastaran los hombres que los custodiaban para detenerlos en la fuga” ya que, por instinto, al haberlo hecho la primera vez a las 8 de la noche, los animales redoblaban su esfuerzo a la misma hora día tras día, hasta que lograban atraparlos y luego le alcanzaban en la marcha.

Páez escribió a Bolívar a finales de mayo sobre los problemas que retardaban su paso, y éste le contesta el 3 de junio que mantuviera su ritmo, pero sin forzarlo para no estropear a los animales y que continuara “haciendo marchas ordinarias y regulares, y cuidando muy particularmente que los caballos coman, beban y duerman”.

El 7 de junio de 1821, cuando los realistas -desplazados de San Carlos- organizaban sus posiciones en Carabobo, el general José Antonio Páez llegó al cuartel general republicano de la hoy capital del estado Cojedes, con una columna de 1000 caballos, estimando en dos días el arribo del resto de su infantería y caballería.

Un comentario en «Un encargo para el general José Antonio Páez»

  • el 13 junio, 2020 a las 4:00 pm
    Enlace permanente

    Excelente reseña sobre tan magno acontecimiento y en donde si hay que mencionar a un heroe gracias al cual el Ejercito Republicano fue el venceďor en carabobo ese nombre seriá JOSE ANTONIO PAEZ.El encabesaria la larga lista de heroes en ese ģlorioso dia.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *