Alfredo Pietri, autor de la letra del Himno al Árbol

Mario R. Tovar G.
Historiador y escritor

“Al árbol debe­mos solíc­i­to amor, 
jamás olvidemos que es obra de Dios.” 
Coro del Him­no al Árbol

Tal como reseña María Euge­nia Pin­aud M., en una nota pub­li­ca­da en el por­tal web: Plan­e­ta Vital.org., de fecha (24–11-2013), Alfre­do Pietri nació en Nir­gua, esta­do Yaracuy, el 12 de julio de 1874 y fueron sus padres fueron Domin­go Pietri y Cleotilde Daudet de Pietri. 

Den­tro de este con­tex­to, es per­ti­nente decir que Alfre­do Pietri  le dio la impor­tan­cia que se merece la nat­u­raleza y a ella ded­i­ca su amor. Asimis­mo, comen­ta Pin­aud, que sien­do un niño todavía, su famil­ia se trasla­da a la ciu­dad de Valen­cia, lugar donde recibe  sus primeras enseñan­zas des­de los 6 años de edad. 

 


Alfre­do Pietri, 
autor de la letra del Him­no al Árbol

 

 

 

 

 

Años después, Alfre­do Pietri, sien­do muy joven,  sigue la vocación  hacia la docen­cia, demostran­do espe­cial sim­patía por la nat­u­raleza. Este “amor por la madre nat­u­raleza”, lo lle­va a par­tic­i­par en un con­cur­so para selec­cionar la letra del him­no al árbol, real­iza­do en la ciu­dad de Cara­cas en 1910, donde se lle­va todos los máx­i­mos hon­ores en este con­cur­so, sien­do acom­paña­do por  su coter­rá­neo Miguel Ángel Grana­dos, quien fue el autor de la músi­ca del him­no al árbol.

Este acon­tec­imien­to lo  llevó a ocu­par un impor­tante sitial entre los ciu­dadanos ilus­tres de nue­stro país. Fue un poeta y edu­cador ejem­plar, que cuan­do tuvo edad sufi­ciente se dedicó a la enseñan­za, ejer­cien­do esta pro­fe­sión en los cole­gios donde ante­ri­or­mente cursó estudios.

Además fue fun­dador de las escue­las Peñalver, Julio Castil­lo y Miguel Peña, respec­ti­va­mente;  ésta últi­ma orgul­lo de la edu­cación pri­maria en Valen­cia. Debido a su estu­pen­da labor como docente fue galar­don­a­do con la medal­la de instruc­ción públi­ca en 1910, cuan­do tan sólo con­ta­ba con 36 años de edad.

Luego, pasa­do  un tiem­po, pub­licó ver­sos y escritos en prosa en per­iódi­cos y revis­tas que fueron de mucho interés para el públi­co lec­tor. La may­oría de sus artícu­los esta­ban ded­i­ca­dos a la nat­u­raleza,  donde una vez más  demostró ese amor y afec­to que por ella sen­tía.Alfre­do Pietri per­du­ra en la memo­ria de la comu­nidad de San Joaquín, cada vez que se entona el him­no del árbol, se le rinde hom­e­na­je a ese her­moso ser tan fecundo.

La comu­nidad lo apre­cia mucho por ser un hom­bre for­mador que enseñó a quer­er la nat­u­raleza, pues fue un hom­bre sen­cil­lo y humilde que estu­vo siem­pre enno­ble­ci­do por su vocación como docente.

Final­mente, Alfre­do Pietri fal­l­ece el 26 de mar­zo de 1952, dejan­do un impor­tante lega­do que bien vale la pena recor­dar  por todos sus paisanos yaracuyanos  y los vene­zolanos en general.

 

HIMNO AL ÁRBOL (VENEZUELA)
Coro
Al árbol debe­mos solíc­i­to amor
jamás olvidemos que es obra de Dios. (Bis)
I
El Árbol da som­bra, como el cielo fe
con flo­res alfom­bras su sóli­do pie
sus ramas fron­dosas aquí extenderá
y fru­tos y rosas a todos dará
II
Él es tan fecun­do rico sin igual
que sin el mun­do sería un erial
no ten­dría pala­cios el hom­bre ni hogar
ni aves los espa­cios ni velas el mar
III
Ni san­tu­ario dig­no para la oración
ni el augus­to sig­no de la redención
no exi­s­tirían flo­res ni incen­dio ni unción
ni suaves olores que ofren­dar a Dios

Letra: Alfre­do Pietri
Músi­ca: Miguel Ángel Grana­do, ori­un­dos de Nir­gua, esta­do Yaracuy


CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *