Bicentenario de la Batalla de Carabobo: ideología y propaganda

Ángel Rafael Lombardi Boscán
Director del Centro de Estudios Históricos de LUZ
@lombardiboscan

 “Y esto a causa de lo dulce que es vivir flotando en la inconsciencia, 
pues a nada temen más los mortales que al conocimiento de la verdad”.
Erasmo de Róterdam (1466–1536)

Las men­ti­ras patrióti­cas y sus fes­te­jos aca­pararan la agen­da dis­trac­to­ra en los próx­i­mos meses. La His­to­ria de Venezuela es un entra­ma­do del encubrim­ien­to de la real­i­dad del pasa­do. La Inde­pen­den­cia (1810–1823) es una edad de oro bajo el sig­no de la inven­ción. El paso de Colo­nia a Repúbli­ca (1750–1830) fue vio­len­to y las secue­las que dejó la guer­ra en el teji­do social, doscien­tos años después, nos siguen pasan­do fac­tura. Hemos con­ver­tido una trage­dia social, la ala­ban­za del crimen, en una efeméride.

Las ver­siones que han prevale­ci­do como dis­cur­so ide­ológi­co de los gru­pos de poder insta­l­a­dos en el Esta­do ter­mi­na sien­do pro­pa­gan­da y fal­si­fi­cación. Además, exal­tar a la guer­ra es una for­ma de locu­ra y estul­ti­cia. La Inde­pen­den­cia no colmó los ide­ales y prin­ci­p­ios por las cuáles se hizo. La lib­er­tad ter­minó sien­do secuestra­da por los mis­mos Lib­er­ta­dores devenidos en caudil­los con ejérci­tos pri­va­dos. El proyec­to nacional clau­dicó una y otra vez bajo las imposi­ciones de las dis­tin­tas hege­monías políti­cas como las de Páez, Mon­a­gas, Guzmán Blan­co, Cre­spo, Cas­tro, Gómez, Pérez Jiménez y las de más reciente data.

Nos han hecho creer que el proyec­to nacional es una instan­cia estadal e insti­tu­cional ori­en­ta­da bajo sanos prin­ci­p­ios lib­erales y repub­li­canos cuan­do en real­i­dad siem­pre ha sido par­tidista y con el apoyo del ejérci­to como guardia pre­to­ri­ana del Cesar de turno jun­to a sus cortesanos.

“¿No es la guer­ra el ger­men y prin­ci­pio de todos los hechos históri­cos y de todos los suce­sos mem­o­rables? ¿Y no hay nada más loco que la guer­ra? Veamos si no: se empren­den esas luchas grandes o pequeñas, por casusas casi siem­pre descono­ci­das; se con­tinúan con grades estra­gos para ambos con­ten­di­entes; ter­mi­nan sin haber repor­ta­do util­i­dad para nadie o con una util­i­dad que se ha logra­do oca­sio­n­an­do may­ores per­juicios. Entonces, ¿qué ingre­di­ente ha inter­venido en todo ello? Des­de luego, nada sig­nif­i­can los que han pere­ci­do en la con­tien­da”. Eras­mo de Róter­dam en “Elo­gio de la locu­ra” (1511). El úni­co país cuer­do de la Tier­ra a lo largo de la His­to­ria es Cos­ta Rica porqué elim­i­naron el ejército. 

Quienes con­trolan la legal­i­dad del país pre­sen­taron la ima­gen o logo que servirá para la con­mem­o­ración del Bicen­te­nario de la Batal­la de Carabobo ocur­ri­da el 24 de junio de 1821 que rep­re­sen­tó la der­ro­ta final del ejérci­to monárquico en manos de Bolí­var y Páez. Carabobo en el imag­i­nario patrióti­co nacional es la Arca­dia donde reposan todas nues­tras vir­tudes nacionales sus­ten­tadas en el tri­un­fo de la lib­er­tad jun­to a la eman­ci­pación de todo un pueblo oprimido.

La exé­ge­sis ofi­cial impone de for­ma rec­tilínea como los vene­zolanos, un rebaño domes­ti­ca­do, debe­mos enten­der el enfoque de la Fies­ta Bicen­te­nar­ia aso­ci­a­do a Carabobo: “1- La lan­za, el arma de los que no tenían más armas que la vol­un­tad de ser libres. 2- El cabal­lo: ani­mal que nos ata a la tier­ra y nos per­mite defend­er­la cen­tímetro a cen­tímetro. 3- El líder que es capaz de reunir a un pueblo y a un continente”.

Los que tenían la vol­un­tad de ser “libres” en 1810 fueron los propi­etar­ios del sec­tor man­tu­ano blan­co en estrecha alian­za con los penin­su­lares. Una minoría priv­i­le­gia­da que hizo la Inde­pen­den­cia no con­tra España sino con­tra Fran­cia porque ésta invadió en 1808 a la Metrópoli con la se sen­tían muy a gus­to y temieron que el vacío de poder pudiera alen­tar a las cas­tas a una sub­ver­sión con­tra ellos mismos. 

El Pueblo en la Inde­pen­den­cia sólo fue carne de cañón y no entendió las causas de todas sus des­gra­cias. Lo del cabal­lo es un recur­so sen­ti­men­tal; y lo de la tier­ra que se defendió cen­tímetro a cen­tímetro no se com­pag­i­na con todos los despo­jos ter­ri­to­ri­ales que hemos sufri­do en manos de nue­stros veci­nos luego de la Independencia.

Lo últi­mo es la men­ción a Bolí­var como padre de una idea de unidad e iden­ti­dad lati­noamer­i­cana fal­l­i­da en el tiem­po y que los mis­mos ali­a­dos y “ami­gos” del caraque­ño, como Páez, San­tander y Flo­res, la sabotearon sin ningún remordimien­to. Además, esa idea de unidad ter­ri­to­r­i­al se impu­so a través de un ejérci­to que luego de Ayacu­cho en 1824 fue percibido por los peru­anos y otros ben­e­fi­cia­r­ios de la “lib­er­tad” como inva­sor. En con­clusión: la his­to­ria en manos del Esta­do es un recur­so más para con­fundir a los incau­tos, en suma, una adox­o­grafía: el elo­gio de una mate­ria trivial.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *