Bolívar en Barquisimeto, un lugar olvidado

Carlos Guerra Brandt
Cronista

Grande fue el entusiasmo y la inmensa alegría que los patriotas barquisimetanos, casi toda la población salió a encontrar al general Simón Bolívar aquel 14 de agosto de 1.821 y darle la más calurosa bienvenida en su entrada siendo esta la escogida por la calle del puente de la Santísima Trinidad luego Ilustre Americano hoy carrera 17 entre las calles 21 y 22 y que desde ese mismo día la denominaron puente Bolívar


Como se lee en el texto y afirmado por Eliseo Soteldo, Vice Presidente y primer cronista de Barquisimeto, Bolívar llego a esta Ciudad de paso para Trujillo y a su entrada triunfal le fue colocado un lujoso arco adornado con palmas flores y banderas nacionales que fue construido en la esquina donde habitaba el presbítero Agustín González.

Durante un tiempo mucho se comentó sobre este acontecimiento que sin duda marco un importante sello en la historia local dada la característica del personaje, pero las afirmaciones realizadas por Soteldo ratifican  en sus notas y con base seria, que Bolívar cuando llegó a Barquisimeto se hospedó en una vieja casa ubicada en la hoy carrera 19 entre las calles 21 y 22  siendo testigo y quien parte de la nota vía de esta lujosa visita Don Juan Manuel Álamo padre del Dr. Antonio Álamo y quien fuera íntimo amigo de Soteldo al cual pudo obtener noticias y fuentes legítimas.

Ese día el Libertador en esa casa ya mencionada en esta casa que formaba una sola perteneciente a Don Walterio Pérez padre y al Dr. Eladio del Castillo en esa calle que antiguamente se denominó Libertador, según la tradición barquisimetana, Bolívar también bailó en esta casa habiendo dispensado gentiles atenciones con la galantería en él proverbial a la bella dama barquisimetana María del Corral Mayor. Esta señorita fue madrina de bautizo del que después fuera el eminente barquisimetano el Dr. Eliodoro Pineda hermano del Dr. Antonio María Pineda

Cabe mencionar que durante la administración del Presidente del Estado Lara el general Lino Díaz mando a instalar en esta histórica casa una placa conmemorativa que oficializaba el hecho y que desde hace muchos años fue retirada y hasta estos  momentos nunca se supo dónde fue a parar este objeto que marcaba en su pared frontal el lugar de un recuerdo muy histórico y de paso único tanto para la misma historia como igualmente para turismo que siempre en Barquisimeto quedaban antiguas reliquias de este tipo.

Es de esta manera que con toda la argumentación guardada es necesario concluir que esta esta casa nunca debió ser derribada por muy justa que haya sido su contribución a la modernidad de una vía, su conservación como en cualquier país del mundo este fuese el sitio más visitado siendo esta la más valiosa reliquia historia que contar y admirar a pesar del tiempo, de allí que cualquier habitante que pase por la carrera 19 sentirá hasta el día hoy una enorme pérdida de tantos y que hoy en día aún más se van perdiendo gracias a la ignorancia de la propia historia y al poquísimo interés que algo tan relevante para tantas generaciones que nunca les fue un tema que le proporcionarán un verdadero y amplio registro en sus gestiones.

Este, como tantos otros lugares siguen siendo una asignatura que los que pudieron mantener la historia intacta esa misma historia les seguirá pasando su auténtica factura.

Esto es lo que queda de la casa que hospedó al al Libertador Simón Bolívar, hombre más grande de América, que estuvo situada en la Carrera 19 entre 21 y 22

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *