Carlitos Gómez: El pulpero activo más antiguo de Palavecino

Con 65 años de servicios continuos, este hombre es considerado por
muchos una leyenda viviente, pues el último censo reflejó, que “la institución en
funcionamiento, bajo su dirección, tiene una data registrada sin similares”


A su juicio, y sin sonrojarse, el pulpero afirma ostentar dicha
condición, pero en toda la región larense


Otro record está por reconocerse en el Libro Guiness del año entrante, pues tiene 122 nietos y 84 bisnietos,
que según esta prestigiosa organización, es el venezolano en vida, con más
descendientes directos

Carlitos Gómez tiene pensado
seguir atendiendo la pulpería más antigua de Palavecino, “hasta que Dios
quiera”

Carlitos Gómez fue el primer
habitante de El Placer que tuvo un televisor.
Era a blanco y negro marca
Philco. Lo compró en 1954,
 y llegó a ser una gran novedad en el caserío, la
novedad concentró
al vecindario entero, y gracias a una planta eléctrica,
noche
tras noche, disfrutaron de la grandiosa telenovela: El derecho de nacer
CON LOS PRIMEROS RESPLANDORES DEL ALBA y el incesante cantar de los gallos, un mocito despacha presuroso la
clientela del caserío. Por sus descarnadas manos pasan cortes de carne de res,
quesos de cabra, bizcochuelos de maíz, chichas de arroz, panes, harinas, café,
papelón, jabones, escobas, entre otras cosas.
El negocio está bien equipado,
hasta se expende aguardiente blanco, y, lo más buscado es un insumo medicinal denominado
cocuy de culebra ciega.
Corría el año cuarenta y cinco en
una Venezuela agitada por la frágil democracia y los aires de dictadura. Fue
entonces cuando el 18 de octubre, el mismo día que tumbaron al presidente
Isaías Medina Angarita, este joven abre las puertas de la pulpería.
Era pequeña pero bien abastecida y
se encontraba ubicada en un apartado lugar del pueblo, un hermoso paraje
dominado por árboles de naranjas que deleitaban a propios y extraños, que al probarlas
confesaban un gran placer, por ello, el nombre que data de más de doscientos
años.
Allí trabaja “desde que Dios
amanece hasta que se acuesta” en esa noble institución de la Venezuela rural, “lugar
de encuentros y desencuentros, donde luego de sacudirse las alpargatas, los
clientes entraban para conversar un rato”.
Así describe Carlitos Gómez sus
inicios en la pulpería de María Engracia Gómez, su madre. Relata que el caserío
tenía sólo cinco casas con techos de tamo y paredes de barro, y no más de
veinte habitantes, con una calle real o principal de tierra.
Recuenta Carlitos Gómez que en
tiempo de invierno, nadie podía pasar, pero incluso en medio de estas penurias,
“el comercio de la zona era muy bueno porque venía gente de Santa Rosa,
Cabudare, Yaritagua y hasta de Acarigua, a comprar Naranjas y otros enceres que
expendíamos aquí”.
Asimismo, refiere que desde
Barquisimeto venían otros comerciantes (pulperos) a comprar el papelón en
grandes cantidades, “ya que Cabudare era una zona donde existían grandes
trapiches, como por ejemplo el de los hermanos Yépez Gil, donde se elaboraba
mucho y buen papelón”.
La manteca de cochino era otro
producto muy comerciable en la bodega de Carlitos Gómez, así como el café en
grano, “traído desde Loma Redonda, en las faldas del cerro Terepaima”.
-El queso era un producto muy
apreciado y no faltaba en la mesa. La mantequilla la comprábamos en latas
grandes para despacharla detallada. Además de todos los granos que se
cosechaban en la zona, indica con humildad.
Relata que el pan era
transportado hasta la pulpería en mulas con aguaderas, que eran una especie de
bolsas elaboradas con bejuco que caían a los lados de la bestia, “y venían muy
bien empaquetados a un costo de dos panes grandes por una locha”.
Con una sonrisa llena de picardía,
Carlitos Gómez narra que en los años cuarenta, con una locha se podían comprar
cuatro cosas: café, papelón, sal y mantequilla. También podía adquirir,
manteca, harina, granos y “hasta unos cuantos palitos de cocuy”. Allí se
detiene y ríe con gracia, como transportándole a ese pasado remoto, “donde todo
era barato”.
Describe que durante tres décadas
la economía venezolana no varió jamás, “los precios eran estables y durante
estos años una bodega que obtuviera como ganancia veinte bolívares, en el transcurso
de una semana, era mucha plata”.
El primer enfriador de la bodega, fabricado en 1950, hoy se exhibe 
como patrimonio colectivo

 Se modifica la tienda

 Años posteriores la Pulpería tuvo que mudarse
de su sitio original, porque la clientela creció y el reducido espacio hacía
incómodo e infuncional el despacho y almacenamiento de la mercancía.
Así que Carlitos Gómez construyó
una moderna estructura frente a su casa de habitación, más amplia, con 600 metros de platabanda
y paredes de concreto, “la cual me costó 14 mil bolívares (de los antiguos).
-Eso era muy caro para la época.
Mil bloques costaban 37 bolívares y un saco de cemento gris, cinco reales,
apunta.
Recuerda haber comenzado con 900
bolívares de capital, que representó, según él, “un camión grande de corotos
que los compré en la tienda de don Augusto Casamayor, quien nos fió prácticamente
la bodega, fijando la tarifa en diez bolívares quincenales”.
La pulperìa se equipó con un
moderno enfriador fabricado en el año 50 y costó siete mil bolívares. Aun se
conserva como ícono y patrimonio del establecimiento comercial.

 El record del pulpero

Carlitos Gómez nació en El Placer
el 16 de mayo de 1928. Hijo único de la unión de Doroteo Díaz y María Engracia
Gómez, ambos naturales de El Placer, antiguo distrito Cabudare.
En su partida de nacimiento no
aparece el nombre de la persona que asistió el parto de su madre, “pero la
comadrona oficial del caserío era Dolores Aguilar”.
Realizó sus estudios en la
escuela rural de la zona, más el quinto y sexto grado, los cursó en la escuela
Ezequiel Bujanda, con el doctor Reinaldo Leandro Mora, ex senador y Ministro de
Educación de los presidentes Rómulo Betancourt y Carlos Andrés Pérez.
A los 15 años abrió la bodega y
en 1958, contrajo matrimonio con Cruz María Menzoa, con quien tiene once hijos,
“pero el destino me regaló veintiún hijos más, todos muy buenos”.
Con orgullo señala que casi todos
sus hijos son profesionales, entre ellos, Pedro Giménez, quien estudió en
Houston, Estados Unidos, y otras ciudades de Japón, beneficiado por el programa
de becas del primer gobierno de Carlos Andrés Pérez.
Detalla Carlitos Gómez, que en la
actualidad, su hijo presta servicios a la Administración Espacial
y Aeronáutica Nacional, NASA, en Cabo Cañaveral, donde se desempeña como
ingeniero nuclear en proyectos de investigaciones espaciales.  
Pero la cuenta se hace cada vez
más larga al escuchar los relatos del bodeguero más antiguo de Cabudare, “pues
tengo 122 nietos y 84 bisnietos, situación que llamó la atención de los
editores del Libro Guiness, quienes me entrevistaron por considerarme, según
esta organización, el venezolano en vida con más familiares directos”.
Pero Carlitos Gómez se confiesa,
sin timidez alguna, ser un enamorado de su trabajo, además exhibe con orgullo
su condición de ser el pulpero más antiguo de Palavecino, y afirma incluso, ser
“el más viejo del estado Lara, porque son 65 años ininterrumpidos,  durante 365 días de todos estos años”.
Así finaliza la agradable
entrevista, con una imagen imborrable: su rostro marcado por una afable sonrisa
que desprende esperanza y toda una vida de cuentos y relatos.
 

Manuel “pachuco” Urquiola, ahijado del pulpero 
de
El Placer, asegura que la bebida



 es altamente curativa 


 El brebaje mágico

El relato se torna más fascinante
al adentrarnos a épocas remotas de la zona rural de Palavecino, de cuando las
fiestas patronales se celebraban con seis días de toros coleados y la
presentación de un sinnúmero de conjuntos y agrupaciones folklóricas de todas
las latitudes de la geografía nacional.
-Hasta Reina Lucero nos honró con
su hermosa presencia y su inconfundible vos, quien mostró gran emoción al ver
las improvisadas talanqueras armadas en medio de la vía con varas de juajua,
acotó.
Pero durante las fiestas la
bebida más buscada era un cocuy que contenía una culebra ciega en el fondo, de
unos dos metros de largo, además contenía alacrán, ciempiés, palo de arco, chuchuguaza
y marihuana.
Sostiene que el brebaje es
altamente curativo, “sus beneficios están demostrados desde hace más de sesenta
años, ya que tiene la virtud de sanar la artritis y otras dolencias óseas. Así
se hizo famoso esta bebida, la cual aun preparo y vendo”. 
Esta bebida está registrada en el
Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano, Región Occidente del estado Lara,
municipio Palavecino, LA 06, en su edición del año 2005. 

Aquellos precios y artículos

En la pulpería de Carlitos Gómez
se vendían artículos y víveres que hoy son añoranza para muchos y leyendas para
otros, en fin, vale aquí destacarlos por su valor histórico:
þ  El
refresco Green Spot se comenzó a despachar en la bodega en el año 1948, a un valor de 0,25
céntimos
þ  La
Chicha A1 es otro alimento de tradición cuyo
costo era de un medio
þ  Milkao
fue una conocida bebida achocolatada. Se vendía a dos lochas
þ  El
refresco Astor era uno de los preferidos
þ  La
cerveza Zulia de un tercio se distribuía en una caja de cartón a un precio de
seis bolívares
þ  La
leche en polvo Klin y Nido, también se vendían en la pulpería a Bs. 2,75, pero
son más contemporáneas
Botellas de refrescos y cervezas
ya desaparecidas
del mercado, se exponen en la antigua bodega 

þ  La
avena Quaker estaba marcada con un novedoso rotulado con las siglas PV, que
significaba precio de venta: 1,25 (dos y medio cuartillo)

þ  Cuatro
onzas de queso blanco costaban tres lochas
þ  El
litro de Kerosén una locha, ahora es más caro que la gasolina
þ  Una
pastilla OK para el dolor de cabeza, una locha
þ  Un
kilogramo de maíz en concha valía un medio
þ  Un
palito de cocuy de culebra ciega… era gratis

Luis Alberto Perozo Padua

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *