Cuando la Independencia se hizo contra 1500 españoles en 1810

Ángel Rafael Lombardi Boscán
@lombardiboscan
Director del Centro de Estudios Históricos de la Universidad del Zulia

Trabajar por tantos años nuestra Independencia Nacional nos ha llevado a comprender éste proceso de una forma más realista. Seguimos repitiendo formulas conceptuales producto de la ideología y propaganda de Estado que no tiene nada que ver con lo estrictamente ocurrido


Es bueno pre­cis­ar los hechos por enci­ma de los recuer­dos fron­dosos revesti­dos de un orgul­lo nacional tal­la­do de ilu­siones. Los his­to­ri­adores no tra­ba­jamos esto y mucho menos esta­mos oblig­a­dos a exal­tar las glo­rias patrióticas.

El pen­samien­to mági­co es pro­pio de los pueb­los prim­i­tivos y la sociedad vene­zolana debe hac­er un esfuer­zo para seguir ésta recomen­dación del mis­mo Simón Bolí­var cuan­do dijo que: “La esclav­i­tud es hija de las tinieblas, un pueblo igno­rante es el instru­men­to ciego de su propia destruc­ción”. Los mitos patrióti­cos se pueden man­ten­er pero no para negar la real­i­dad, tan­to la pasa­da como la pre­sente. Cuan­do el mito es un ancla hay que cues­tionarlo y superarlo.

Para que exista una guer­ra de lib­eración tiene que haber una fuerza o ejérci­to de ocu­pación y España nun­ca tuvo en Améri­ca esto. Sólo algunos Regimien­tos de Fijos y Vet­er­a­nos que se rota­ban en las prin­ci­pales for­t­alezas y eran una tropa muy escasa. España nun­ca temió a una revuelta inter­na de la población la cuál a pesar de estar estrat­i­fi­ca­da bru­tal­mente y bajo el some­timien­to de la élite blan­ca no rep­re­sen­tó una seria ame­naza a la Metrópoli. No así los ingle­ses, france­ses y holan­deses que aso­laron el Caribe.

[drop­shad­ow­box align=“none” effect=“lifted-both” width=“auto” height=”” background_color=“#faa326” border_width=“1” border_color=”#ffffff” ]EN CIFRAS


1.500 españoles penin­su­lares; 2.500 Man­tu­anos, la élite blan­ca criol­la a la que perteneció Simón Bolí­var; 10.000 canarios (inmi­grantes); 190.000 canarios criol­los; 400.000 par­dos; 70.000 negros esclavos y 120.000 indios. Total en 1810 de 800.000 habi­tantes. Esta es la población de Venezuela antes de la Inde­pen­den­cia. Los datos lo apor­ta John V. Lom­bar­di un inmi­nente his­to­ri­ador esta­dounidense exper­to en el tema y que goza de un amplio reconocimien­to inter­na­cional y cuyas cifras son las que los prin­ci­pales exper­tos repiten.[/dropshadowbox]

Lo primero que lla­ma la aten­ción es que prác­ti­ca­mente no hay españoles en Venezuela y que sus fuerzas armadas mucho menos. Y es bueno aco­tar tam­bién que España entre los años 1808 y 1814 tuvo ella mis­ma su propia Guer­ra de Inde­pen­den­cia en con­tra del inva­sor francés. La inmen­si­dad del Océano Atlán­ti­co y lo rudi­men­ta­rio de los medios de nave­gación de la época fueron bar­reras muy altas para garan­ti­zar inter­cam­bios flu­i­dos entre Europa y América.

Luego está la élite blan­ca man­tu­a­na herederos de los primeros con­quis­ta­dores y que nacieron en el país, los lla­ma­dos Amos del Valle. Esos man­tu­anos fueron los que hicieron la Inde­pen­den­cia en primer lugar en nom­bre de España como jun­ta autonómi­ca en 1810 y luego de la mano de los más rad­i­cales el 5 de julio se declararon inde­pen­di­entes. Y nun­ca sospecharon que habría guer­ra y destrucción.

Luego están los canarios, un número ele­va­do, tam­bién naci­dos en el país pero exclu­i­dos de las preben­das sociales y acu­mu­lan­do odios y resen­timien­tos. En 1812 fue el Par­tido Canario con Mon­teverde a la cabeza los que aca­ban con la Primera Repúbli­ca pre­si­di­da por el Gen­er­alísi­mo Fran­cis­co de Miranda.

Más aba­jo los Par­dos, la población may­ori­taria, la carne de cañón en la guer­ra, los lla­ma­dos sec­tores pop­u­lares y exclu­i­dos por parte de la sociedad legal. Al vivir en las som­bras odi­aron a los blan­cos criol­los más que a los mis­mos real­is­tas lo cual expli­ca a Boves en 1814 y las aren­gas de con­no­ta­dos líderes del real­is­mo como Cortabar­ría que des­de un ini­cio los alen­tó para rebe­larse con­tra sus amos: los blan­cos criol­los. Tác­ti­ca­mente se hizo esto para ganar el apoyo de la may­oría pero sin ofre­cer­les una sin­cera refor­ma social. Moril­lo, en 1815, acabó con todo esto restau­ran­do el Antiguo Rég­i­men e imponien­do la dic­tadu­ra militar.

Negros e indios fueron invis­i­bles. Y aún hoy, luego de 200 años, a pesar de la pal­abr­ería igual­i­taria siguen sien­do invis­i­bles en la actu­al sociedad criol­la. Para enten­der todo esto hace fal­ta abrir muy bien los ojos y empezar a cono­cer los hechos y sus­traer­nos de la ideología.

Obra Vuel­van Caras. Autor: Arturo Michelena

Una guerra civil

En 1919, un libro, “Cesaris­mo Democráti­co”, expli­ca todo esto no como una guer­ra de lib­eración con­tra España sino como una guer­ra civ­il pavorosa entre los mis­mos españoles amer­i­canos que lo eran todos a excep­ción de los 1500 penin­su­lares que fueron ali­a­dos de la élite blan­ca. Hay un dato sobrecoge­dor y se lo debe­mos al his­to­ri­ador inglés John Lynch que la may­oría de los vene­zolanos tam­bién igno­ra: en la guer­ra murieron 262.000 amer­i­canos españoles que esta­ban en Venezuela. Poca glo­ria se puede exal­tar en un cemente­rio del tamaño de una bóve­da celes­tial como ter­minó sien­do nues­tra Guer­ra de Independencia.

Nues­tra Inde­pen­den­cia fue una guer­ra civ­il y esto echa por tier­ra todo el dis­cur­so de los héroes y la glo­ria patrióti­ca alrede­dor de Bolí­var, el Negro Primero y Jose­fa Came­jo. Dis­cur­so mitológi­co encubri­dor de la ver­dad históri­ca que es impor­tante cono­cer a todo ries­go. Decía Niet­zsche: ¿Cuán­ta ver­dad esta­mos dis­puestos a sopor­tar los hom­bres? Y en la Bib­lia hay una aren­ga en Juan acer­ca de la ver­dad como lib­eración humana. Los ciu­dadanos nos mere­ce­mos vivir en la ver­dad como inte­gri­dad filosó­fi­ca que asume el con­trol de su pro­pio des­ti­no y para ello hay que hac­er las paces con nue­stro pasado. 

Hay que esper­ar has­ta el año 1815 cuan­do España, luego de zafarse del inva­sor francés que tenía ocu­pa­da la penín­su­la ibéri­ca, fue capaz de enviar un Ejérci­to Expe­di­cionario de vet­er­a­nos en la guer­ra (12.000 sol­da­dos) para recon­quis­tar a Venezuela y la Nue­va Grana­da, algo que real­izó con éxito.

Es a par­tir de ese momen­to en que podemos decir a cien­cia cier­ta que la guer­ra civ­il inten­tó ser ata­ja­da, sobreto­do, entre los años 1813 y 1814 en que Bolí­var y Boves despar­ra­maron el ter­ror, para dar paso a una con­frontación con dos ban­dos más o menos delin­ea­d­os con sus propósi­tos definidos. Los real­is­tas par­tidar­ios de seguir vivien­do en una sociedad patri­ar­cal y de Antiguo Rég­i­men enfrenta­dos a unos rebeldes alza­dos en armas par­tidar­ios de una Repúbli­ca sin ten­er claro en sí mis­mo como tenía que fun­cionar esa Repúbli­ca en el supuesto de ter­mi­nar tri­un­fan­do en con­tra de sus adversarios.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *