Domingo Antonio Méndez, preclaro hijo de Cabudare

Yolanda Aris 
Cronista Oficial del Municipio Palavecino
www.cronistaoficialdepalavecino.blogspot.com

Nació en Cabudare el 17 de agosto de 1818.  Hijo del rico comerciante de Cabudare, José Francisco Méndez  y María Lorenza Pérez. Casó con María de la Cruz Morán con quien tuvo 4 hijos, de los cuales sobrevivieron José Francisco y Teotiste. Luego, casó con Juana Francisca Ponte con quien tuvo a Amelia de Jesús y Jesús María.  Murió en Cabudare el 5 de julio de 1868. Vivió parte del proceso independentista y el desarrollo de la Guerra Federal.  Fue agricultor, comerciante, político y militar


Final­iza­da la Guer­ra de Inde­pen­den­cia, en Cabu­dare desem­peñó los sigu­ientes car­gos públi­cos: Alcalde,  Pres­i­dente del Con­ce­jo Munic­i­pal y Tesorero de Rentas. Fue Pres­i­dente de la Diputación Provin­cial de Bar­quisime­to, (equiv­a­lente al actu­al Con­se­jo Leg­isla­ti­vo Estadal), y en ese car­go fir­mó el primer decre­to de Abol­i­ción de la Esclav­i­tud en Venezuela, el 25 de noviem­bre de 1851, con el que pidió al Con­gre­so Nacional una Ley para otor­gar la lib­er­tad a los esclavos, con­tribuyen­do el ayun­tamien­to con 10.000 pesos para ind­em­nizar a los dueños de los esclavos.

Esta ini­cia­ti­va se con­solidó el 24 de mar­zo de 1854, cuan­do se aprobó la Ley de Abol­i­ción de la Esclav­i­tud, durante la pres­i­den­cia de José Gre­go­rio Mon­a­gas y con el impul­so de los cabu­dareños Simón Planas des­de el Min­is­te­rio de lo Inte­ri­or y Jus­ti­cia y de Vicente Amen­gual en el Congreso.

Calle Domin­go Mén­dez, al final el Cemente­rio de Cabudare

Fue seguidor del Par­tido Lib­er­al fun­da­do por Anto­nio Leo­ca­dio Guzmán en Cara­cas, ideas que influ­en­cia­ron la vida social, económi­ca, políti­ca y cul­tur­al de gran parte de los vene­zolanos durante la segun­da mitad el siglo XIX, y que pre­tendían se susti­tuy­era la con­cep­ción con­ser­vado­ra por un espíritu de pro­gre­so y prosperidad. 

En Cabu­dare for­mó el Comité Rev­olu­cionario jun­to con su padre; sus tíos, los Gen­erales Con­cep­ción y Juan Euse­bio Mén­dez; el Gral. Dr. Eduar­do Ortíz;  Gral. Igna­cio Anto­nio Ortíz;  Gral. José Víc­tor Ariza (Redac­tor de la Con­sti­tu­ción Fed­er­al de 1864); Anto­nio Men­doza; Julián Aveli­no Arroyo; Mar­i­ano y Evaris­to Par­ra; Jus­to y Encar­nación Guedez y otros. Fue ami­go de la famil­ia Monagas.

Heredó de sus padres una Capil­la, donde has­ta hoy, se rinde devo­ción al Nazareno de Cabu­dare, según señala en su tes­ta­men­to: “… mis padres por devo­ción al Niño Jesús, le con­struyeron una capil­la que lle­va este mis­mo nom­bre, de la cual sale en pere­gri­nación el miér­coles de la sem­ana may­or, cuya fun­ción con­tin­uó a mi car­go por la muerte de aque­l­los y dejo yo tam­bién a car­go de mis herederos…” (Art 16)

El Gen­er­al Domin­go Anto­nio Mén­dez par­ticipó, dirigió y finan­ció  acciones mil­itares durante la Guer­ra Fed­er­al, a favor de la causa lib­er­al, lo que pudo hac­er, por ser propi­etario de pos­e­siones de labor y cría, solares, casas en difer­entes espa­cios  de la  ciu­dad de Cabu­dare, Tina­ji­tas y Bobare, dueño de hacien­das de caña y trapich­es, propi­etario de gana­do vac­uno, cri­ador de  mulas,  bur­ros y caballos.

Capilla del Nazareno

Capil­la del Nazareno de Cabu­dare. Repro­duc­ción Luis Per­o­zo Padua

Fue pres­i­dente de la Provin­cia de Bar­quisime­to en 1860 y cuan­do se creó el Esta­do Sober­a­no de Bar­quisime­to en 1864, con­tin­uó en el car­go has­ta el 31 de diciem­bre, por lo que se con­vir­tió en su primer pres­i­dente, y en enero de 1865,  asum­ió el Gen­er­al Nicolás Patiño esa respon­s­abil­i­dad. Fue Senador y Diputa­do suplente al primer Con­gre­so Fed­er­al en 1864.

En abril de 1864, el Arzo­bis­po Sil­vestre Gue­vara y Lira, durante su visi­ta pas­toral a Bar­quisime­to, se hospedó en la  casa de Domin­go Anto­nio Mén­dez en Cabu­dare, adjun­ta a la Capil­la del Nazareno. Las par­ro­quias civiles Cat­e­dral y Con­cep­ción de Bar­quisime­to creadas en 1856, fueron declar­adas por él, como par­ro­quias ecle­siás­ti­cas. Además, vis­itó tam­bién, la Capil­la San­ta Bár­bara de Cabudare.

Una  escuela en Bar­quisime­to, y des­de 1941, una calle de Cabu­dare lle­van el nom­bre de este gen­er­al cabudareño 

José Ramón Brito, refiere que para su entier­ro en 1868, acud­ieron a Cabu­dare José  Ruper­to Mon­a­gas, Hermenegildo Zavarce y Guiller­mo Tell Vil­le­gas. La pres­en­cia de estas desta­cadas per­son­al­i­dades que eran sus ami­gos, evi­den­cia la impor­tan­cia social y políti­ca de este per­son­aje y las rela­ciones de poder en que se desenvolvía.

El Gen­er­al José Ruper­to Mon­a­gas, hijo del Gen­er­al José Tadeo Mon­a­gas,  esta­ba en Cabu­dare en ese entonces con asun­tos de nego­cios, y sería pres­i­dente de Venezuela entre 1869–70; Guiller­mo Tell Vil­le­gas, se desem­peña­ba como abo­ga­do en Bar­quisime­to ese año, y unos días antes, el 26 de junio de 1868, había sido nom­bra­do pres­i­dente interi­no de Venezuela, car­go que ocupó, has­ta el 20 de febrero de 1869, y nue­va­mente lo ejercerá en dos opor­tu­nidades más, (1870 / 1892), y fue tam­bién, sec­re­tario del pres­i­dente Anto­nio Guzmán Blan­co entre 1879–80; y el Gen­er­al lib­er­al Hermenegildo Zavarce, pri­mo del Gen­er­al Juan Crisós­to­mo Fal­cón Zavarce, cuya her­mana Este­fanía Fal­cón Zavarce, casó con el Gen­er­al Eze­quiel Zamo­ra. Zavarce fue Direc­tor de Guer­ra de Bar­quisime­to y Yaracuy durante la Guer­ra Fed­er­al. 


Fuentes con­sul­tadas
Doc­u­men­tales
Tes­ta­men­to de Domin­go Anto­nio Mén­dez. 18 de junio de 1868
Memo­ria que dirige el  Sec­re­tario de Gob­ier­no y Guer­ra a la Asam­blea Leg­isla­ti­va del Esta­do Bar­quisime­to. Cabu­dare. Imprenta del Estao. 1865
Bib­li­ográ­fi­cas
Brito, José Ramón. Sem­blan­zas de Cabu­dareños Ilus­tres.  En: Boletín del Cen­tro de His­to­ria Larense. Enero-junio-1987. Bar­quisime­to. 67 p (p. 7)
Brito, José Ramón. Hom­bres Ilus­tres de Cabu­dare. Bar­quisime­to, 1946. 48 p
MacPher­son, Telas­co. Dic­cionario del esta­do Lara. Históri­co, Geográ­fi­co,  Estadís­ti­co y Biográ­fi­co. Bib­liote­ca de Autores Larens­es. No. 3. Edi­ciones Pres­i­den­cia de la Repúbli­ca. Cara­cas, 1981. 558 p

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *